sábado, 21 de noviembre de 2015

Camino de Santiago. 22 a 25 Octubre 2015. Cuaderno de Bitácora: Mariano, Alejando y Agustín

Hemos disfrutado de 4 días del Camino de Santiago. Algo que tenía en cartera y que por unas u otras cosas no veía la posibilidad de hacerlo. Como dice @buesa “La primera vez porque era demasiado joven, ahora porque soy maduro y tengo familia y más tarde porque seré un anciano. Nunca encuentro la ocasión para cumplir con este deseo/objetivo/cosa.”.
A primeros de Agosto empezó a rondarme por la cabeza lanzar la propuesta a mis Runners de Fortuna, para hacer una grupeta como en nuestros inicios y enganchar al grupo.
Tanteamos por casa y zas, @yoli contestó cenando en Nasica “pues vete”. Gracias Cielo.
Calentón inicial y casi todos compraron el burro, pero al final “El Camino” nos ha puesto en nuestra ruta: familia, trabajo, maratón de Valencia, baja forma – respeto a los km, me quedé con mi hermano @mariano que dijo rápido “cuenta conmigo aunque me quede a dormir en el garaje”. Me acordé de @Alejandro villar con el que siempre hablamos del Camino como contraposición a una Titan Desert y dijo “déjame un par de días que lo hablo en casa”. Ya teníamos montado equipazo.
Qué gran amigo Internet y toda la información en páginas como www.caminosantiago.org
Los preparativos con la ayuda de @esaizobr y @pguilmain fueron un infierno. Desde el 3 de agosto a la vuelta de vacaciones, trabajo, trabajo y más trabajo, no me dejaban ni respirar para revisar tantos pequeños detalles. Al final reparto de tareas y cerramos ruta Astorga–Santiago, logística con 1er día de vuelta a por el coche, y resto con empresas de trasporte; hoteles – albergues según referencias e ir metiendo utensilios en el armario conforme me acordaba de ello.
El día 21, a 24h para salir, casi me quedo en casa por trabajo “como te vas a ir, ¿y si sale?…”. Tras más de un mes de ver si cerramos el proyecto, te das cuenta que lo importante también puede esperar hasta el lunes.
Nervios como el primer día de cole, despierto desde las 3h, esperando que el reloj corra para buscar a Mariano 5:30h destino Villalba donde cambiar nuestras bicis al coche de Alejandro. Ponemos el piloto automático y rumbo Astorga.

15 llamadas de trabajo antes de salir hasta que se termina la batería del móvil y me puedo vestir pensando “que hago aquí con la de plancha que tengo pendiente”. Me cuesta vestirme, olvido no sé cuantas cosas pero necesito salir y rodar para soltar todo lo que llevo dentro.
Parada inicial para sellar la credencial, fotos en la Majestuosa Catedral de Astorga y vemos la 1ª fecha del Camino que nos indica la ruta. No hablamos pero nos reímos, soltamos frases para liberar la tensión que produce ponerte en ruta y empezamos a meter molinillo para soltar piernas.
Parada en la Iglesia de la Asunción y continuamos para tomar café y coger fuerzas para la Cruz de Ferro. 15km de subida desde 800 a 1500 metros que pican hacia arriba y sin embargo son agradables por las ganas de avanzar que tiran de nosotros. Camino con buen agarre, pequeñas sendas de a uno, algún peregrino a pie y llegamos a zonas con mucha piedra y grandes desniveles que hacen que parezcamos serpientes retorciéndonos. Mi bici está poco acostumbrada a pistas y piedras, algunas con filos hacen que pierda aire en la trasera, parada a inflar y unos km más arriba pinchazo en toda regla, toca cambiar goma y según consejo de Alejandro, llevarla bastante inflada.
Imponente la llegada a la Cruz de Ferro con su monolito que te controla a lo lejos. Asombra ver a los peregrinos, cabeza apoyada, hablando para sí mismos o no se sabe con quién.
Parada para respirar, mirar, sonreír, fotos, hablamos con una pareja de Argentinos y Alejandro tira su piedra con algún deseo a dejar allí.
Coronamos el Alto de los Cerezales y bajada con algún peligro por las piedras que el agua ha dejado al descubierto. Nos encanta la entrada a Riego de Ambrós y decidimos comer allí. 1ª enseñanza: nunca comer en los 2 primeros bares nada más entrar que están plagados de peregrinos. Seguimos nuestro instinto y junto a la Iglesia de Santa Mª Magdalena encontramos un bar que nos llama la atención “La Franja del Camino”. Menú del Peregrino con verdura y entrecot + solecito gratificante que nos hacen disfrutar del descanso.
 Toca arrancar y duro es. Bajar de 1.000 a 500 metros con mucha piedra y ahora sí, mucho peligro, hacen que pongamos pié a tierra en más de una ocasión, dándonos cuenta que lo importante es llegar. Con los brazos y hombros cargados de la tensión, llegamos a Molinaseca y su precioso puente con piscina natural y agua cristalina. Calle principal, estrecha, de adoquines y casas de madera que nos abrazan a su paso con un encanto raro. Ya queda menos para Ponferrada y continuamos ruta hasta el hotel El Castillo.
Desplazarnos en taxi 70€ para volver a por el coche. Comentario de la conserje y decidimos ir en autobús. Cruzar toda la cuidad vestidos de romanos, parada en la óptica y disfrutando en el autobús sobre como configurar el Garmin de Mariano que el día antes desconfiguré al  intentar meterle las rutas.
Que bonita cuidad para pasear y fotografiar. Tranquilidad para mirar y ser conscientes que el Camino había empezado para nosotros.
Cuaderno de Bitácora: Viernes 23 de Octubre: Ponferrada-Fonfría con 66km y salida a las 915h por la espesa niebla que nos envuelve.
Paradas en preciosas Ermitas. Compro un rosario en Vega de Valcarce para la colección de María y subidón hasta Laguna de Castilla de 530 a 1156 metros. Bar A Escuela para tomarnos una cola-cola con una naranja y ver como otros peregrinos están descalzos con los pies en alto y al sol. Continuamos con más subida hasta el Santuario de Santa Mª a Real Do Cebreiro y acertamos con la comida en la Venta Celta charlando con Matilde. Como estaba el pulpo, caldo, huevos fritos y queso con miel de postre. Alejandro como más de 2 trozos de pulpo, lo tenemos abducido.
Las subidas son cada vez más largas y empinadas, pero disfrutamos de cada parada y unas vistas preciosas gracias a un bonito día soleado.
Otra vez toca arrancar y continuamos subiendo, esto no se termina nunca. Tramos 15-18% desnivel y llegamos al Alto do Poio. Las gallinas cruzan a sus anchas por la caterra. Nos vamos a hacer unas fotos casi sin aliento y aparecen 2 chavales que vienen desde Alicante. Mariano les pide que le firmen en el maillot, está alucinando.
Llegada a Fonfría Hotel-Albergue Casa Lucas. Aldea con 10 casas, 1 Bar, muchas vacas con la calle llena de cacas. El Bar es como la cocina de tu casa, totalmente familiar y nos tratan con tal. Partida de cartas y cena con pollo de corral y carne del dueño, incluidas castañas de postre. Como nos dijo Kevin, a todo el mundo nos da por escribir lo que pasa y sentimos en el día y cada uno a su cama boli en mano.
Nos llama la atención en el Albergue que dejas las botas en unas repisas en la entrada que tienen unos tubos para poder secarlas cuando ha llovido.
Cuaderno de Bitácora: Sábado 24 de Octubre: Fonfría-Melide con 93km y se terminó el sol.
No podemos salir pronto ya que la lluvia y niebla no dejan ver el día. Logramos arrancar pero la lluvia no te permite ver casi nada y decidimos hacer la bajada hasta Traicastela por la Ctra Para evitar las rocas mojadas.
Desayuno tras 25km en Sariá y Alejandro tiene llave del albergue. La dejamos en el hotel Alfonso IX y zas, allí están nuestras maletas que van camino del siguiente punto.
Impresionante Portomarín surcado por el Río Miño y su catedral en lo alto. Paramos para una foto y el gallego simpático dice “no te hago ninguna foto”. Luego pidió a su Sra que nos la tirara.
Nos metemos por senderos empinados y pedregosos donde ya no nos abandona el olor a mierda de vaca por todas las aldeas. Imposible no pillar alguna.

La frase del día “bajar despacio que os saco un video (de Alejandro); nunca más se supo”
Toboganes continuos que pasamos de 440 a 660 metros. Cuando llegan las gordas nos ponemos en modo cheerunning y para arriba parece que sin gran esfuerzo. Quedan 30km y el esfuerzo empieza a notarse y los km se hacen largos. Alejandro empieza con su frase “esta es la última” y para nada, otra más al fondo, y otra, y otra, y otra. Finalmente llegamos al hotel previo paso por gasolinera para manguerazo y quitar barro y mierda de vaca por todos lados.
 Cuaderno de Bitácora: Doming 25 de Octubre: Melide-Santiago de Compostela con 53km y eso se acaba.
Los ruidos de los peregriños nos despiertan antes de lo que quisierámos. Alejandro no encuentra unos calcetines y 1 tiene un solo guante.
Planificamos el desayuno a unos km de la salida y acertamos con un buen café y muchas tostadas de pan en el Café Bar Santiago Castañeda (Arzua).
El camino es lento por senderos muy boscosos, con mucho peregriño con ganas de llegar. El timbre de la bici, que ya teníamos amortizado, hace las delicias de Alejandro para avisar a los peregrinos a pié de nuestro paso.
Las subidas y bajadas de las que os avían avisado no acaban nunca pero la ilusión hace el resto y más cuando vemos El Monte del Gozo.  Pocas fotos ya que queremos llegar a las 12h a la misa del Peregrino y no da tiempo para casi nada.
Llegada a Santiago con visita a la Catedral tras tener que esquivar una carrera de 10 km que termina en medio de la plaza, quien me lo iba a decir. Emoción total en la plaza del Obradoiro tras unos abrazos entre este gran Equipo que hemos formado. Logramos entrar a la Catedral tras dejar la bici en consigna en Correos y abrazo al Santo. Ha llegado el momento de pedir al Santo por todas nuestras intenciones: “Qué Santiago nos conceda lo que nos merecemos y guíe a nuestras familias y la gente que queremos”.
Nos despedimos en el Restaurante Camilo (Rua da Raina) como no: pulpo, calamares y demás.
Logramos contactar con un taxista muy majo que nos llevará a nosotros y nuestras bicis hasta Ponferrada donde cogeremos nuestro coche.
Esa última mirada a la Catedral para dar las Gracias al Apóstol por permitirnos llegar hasta Santiago y disfrutar del Camino.  Dar las gracias por poder compartirlo con mi hermano Mariano y Alejandro. Esperamos volver a vernos…


Fin del Cuaderno de Bitácora tras 267km, 4 días de rodaje y un montón de pequeños Grandes momentos.  Gracias equipo.
Se ha producido un error en este gadget.