miércoles, 22 de febrero de 2012

martes, 21 de febrero de 2012

Los 10 primeros minutos

Son los primeros 10 minutos al comenzar... Cuantas veces nos hemos planteado, nada más salir a entrenar darnos media vuelta y volver para casa.... La cabeza te dice, que haces aqui.. si hoy no es un buen día, podias estar comiendo con tus compañeros... vaya madrugon te pegas... si estas muerto...Anda que ya te vale...
A mi me ha ocurrido bastantes veces, ultimamente poco la verdad, y quizas por eso quiero ahora compartirlo. En lo que llevo entrenando esta temporada, casi siempre entrenando solo, la motivación ha estado ahi día tras día. Pero por motivos de trabajo, preocupaciones, falta de sueño a vuelto a surgir la vocecita que me intenta frenar.
¿Como lo supero?, pues muy sencillo, me repito. 10 minutos, sigue... al menos 10 minutos y vemos como vas. En ese tiempo empiezo a recordar los 10 minutos de otras cosas similares, el comienzo de una peli, un libro, algún articulo que me han recomendado... Alguna que otra presentación comercial.. En fin pequeñas dosis de paciencia....
No solo estos 10 minutos sirven para que la cabeza vuelva a sentirse parte integra del esfuerzo, sino para que la maquinaria vaya poco a poco ajustandose a los niveles normales de pulso y ritmo.

A mi me funciona. Creo que solo una vez me he vuelto tras esos 10 minutos a casa, eso si andando pues tenia un gripazo de narices.

Asi que ya sabeis, si se acomodan los malos pensamientos decirles.. 10 minutos hablamos en 10 minutos.. y a disfrutar.... Ahora me voy a entrenar ;-)



lunes, 20 de febrero de 2012

Duatlón Villa de Madrid medio siglo y uno más

A pocas horas de arribar a mi primer medio siglo, halagado por el privilegio de tener amigos que me invitan a escribir en el blog y con la esperanza de que más amigos me lean, la crónica del que fue el XXII Duatlón Villa de Madrid, o su otro nombre desde el año pasado: "Duatlón del Resacón".

Mañana soleada con temperatura ideal para competir, o simplemente para disfrutar haciendo una de las cosas que más nos gustan. Después de verme sorprendido por mi familia con una cena rodeado de ellos y un puñado de mis mejores amigos, madrugamos y nos vemos en la recogida de dorsales.

Iroman Buesa, el gran Uxío y un servidor, recogimos el dorsal y nos fuimos para boxes. Mi percepción personal es que podemos calificar a Laetus por la organizacción de este año de la prueba con mucha mejor nota que el año pasado.

Está claro que mi sino desde que empece de la mano de los Runners en este mundillo, es que siempre tenga algo que contar, anecdótico. El Villa de Madrid de este año no ha sido una excepción. El amigo Murphy me regaló un cambio de zapas, con lo que tuve que poner pedales de montaña y llevar las zapas de montaña. Salvo por el rollo de ponérselas en la transición, esto no hubiese sido un problema si no llega a ser porque (Murphy de nuevo) un cordón de la zapatilla derecha se desató y se insertó entre plato y cadena y se enrolló en el eje del pedal. Dónde mejor que en la última curva bajando de Garabitas. Por suerte no acabé en el suelo, salí ileso, lo único malo es que cuando conseguí sacar cordón y calzar zapatilla oí detrás de mi el run run de la moto de cola, me había quedado el último.

Después aproveché las lecciones aprendidas de mis maestros Runners, le eché huevos y me metí en un grupo que bajaba de Garabitas me llevaron hasta las pistas de tenis sin casi dar pedales y a 53 km/h. En la siguiente subida oí que me animaban y no era mi angel de la guarda pero casi, Ironman Buesa me animaba a la vez que se llevaba a cola a cuatro o cinco duatletas. !Qué piernas!.

Llegué y llegué dentro de control, todos los que iban detrás menos uno se retiraron (o los retiraron). Con calambres en los gemelos y con miedo a romperme empecé a correr los últimos 2,5 y para mi alegría pasé a otros dos corredores. Llegando a meta Uxío y Dani aún tuvieron tiempo y ganas de darme ánimos para esos últimos metros.

Ni los isquios, ni el soleo, ni los relajantes musculares ni la semana sin entrenar han podido. Sé que solo vosotros me entendéis, en casa me dicen que estoy mal de la cabeza. Objetivo cumplido en 1h 40 minutos he terminado y no he sido el último. La alegría más grande fue ver la clasificación, después de las dos tandas fueron muchos más los que quedaron detrás.

Os debo unas cervezas.

sábado, 11 de febrero de 2012

Correr o morir - Kilian Jornet

Sin ningún lugar a dudas Kilian es un corredor excepcional. Por su juventud, sus logros y su humildad está entre uno de los deportistas que más admiro.

Sin embargo debo confesar que, aunque perseguido con avidez, el libro no me ha gustado en absoluto. No sé por qué pero me queda la sospecha de que "se lo han escrito". Demasiado místico, demasiado dolor-euforia-dolor. Tal vez es el libro que Kilian necesitaba escribir, desde luego, no es el que yo esperaba leer.

Escrito como una secuencia de crónicas de diferentes carreras: Tahoe Rim Trail, Transpirenaica, Ultra Trail Mont Blanc, subida y descenso del Kilimanjaro; sus logros son tan sorprendentes como poco atractiva su forma de contarlo.

Sólo se salva un breve capítulo dedicado a qué es para Kilian correr y, como bien sugiere el título, para él correr es su vida. Correr o morir.  Correr es el camino a la felicidad, pero es que ese camino es la Felicidad. No te lleva a ningún sitio, porque lo único que deseas es quedarte en él.

Con Kilian sobran las palabras, hay que verlo correr:


martes, 7 de febrero de 2012

Correr - Matt Fitzgerald

No pude resistirme al sugerente subtítulo de este libro: entrenamiento de la fuerza mental, el método CUERPO-MENTE para correr por sensaciones. Más cuando en esta fase de la temporada, con entrenamientos más bien aeróbicos y sin objetivos de ritmo cardiaco estoy saliendo a entrenar muchos días sin el monitor cardiaco de mi FR-310xt.

Todo lo que dice el autor tiene bastante sentido ya que todo gira alrededor de una idea fundamental: si estamos de acuerdo en que el entrenamiento debe ser diferente para cada individuo, debemos ser capaces de escuchar a nuestro cuerpo y así identificar qué es lo mejor para nosotros. Al mismo tiempo, debemos emplear las mejores prácticas que se han demostrado efectivas para correr mejor: series, fartlek, cuestas, tiradas largas. Ideas principales con las que me quedo:

  • Confianza, confianza, confianza: Como ya hemos comentado muchas veces la confianza viene entrenando. Entrenando nuestro cuerpo/insconciente "sabe" cuando estamos preparados, y se lo trasmite a nuestra mente que entonces "cree" que estamos preparados. Por lo tanto hagamos los entrenamientos de forma que nuestra confianza aumente.
  • Como principiantes debemos fiarnos de los métodos y principios establecidos, para luego aplicar nuestra intuición. No olvidemos que nuestra intuición es, en realidad, nuestro inconsciente captando muchísimos datos de los que extrae información antes de que nosotros lo sepamos.
  • Hagamos que nuestro entrenamiento sea agradable. Disfrutemos. Esto no quiere decir que no haya entrenos duros, también debemos entrenarnos para sufrir; quiere decir que debemos disfrutar hasta esos progresivos que nos sacan los ojos. ¿Sabéis esa sensación de carrera cuando más a tope pero vas sonriendo?
  • Conócete: ¿Qué volumen de entrenamiento te viene mejor?¿Cómo asimilas la intensidad?¿Qué tipo de periodización?

Y para terminar:

  • Todos tenemos nuestra propia mejor zancada. Trabajemos para hacerla más eficiente, no para cambiarla por la zancada de Kenenisa Bekele: no es posible.
  • Aceptemos las lesiones.
  • Utilicemos nuestro miedo y nuestra ira como motivación para correr
  • Trabajemos la fuerza y la movilidad






Se ha producido un error en este gadget.