lunes, 17 de diciembre de 2012

XXIX CARRERA POPULAR 2012. VILLA DE ARANJUEZ

No recuerdo cuantos años llevaba sin volver por esta carrera, ya clasica, que siempre me habia dejado buen sabor de boca, excepto hoy. Muy alto el listón me lo habia puesto. Objetivo salir a 4 min para intentar bajar de 41 min. Tras el sub-42 de hace un mes en Alcala y con un entrenamiento muy bien asimilado no parecia demasiado dificil.. O eso me pensaba yo.
Aranjuez, como clásica del circuito madrileño, hace que vuelen los dorsales, y este año la representación los RdFs es escasa..algunos ya se quedaban fuera por lesiones y otros por compromisos navideños..
En fin, tras una semana de poco dormir incluyendo cena de ex-compis el viernes y cumple de amigo el sabado me encuentro con un dia fabuloso para una carrera; 11 grados y nublado, ni rastro de la lluvia. Todo pintaba perfecto!
Puntuales a las cita donde Isaac reparte las bolsas con los dorsales, gracias Agus de nuevo por la recogida.., bonita camiseta, bolsa, calcetines y dorsales personalizados, Guay!

Distinto color de dorsales para controlar las salidas por cajones. Primer lio. Ux y Buesa pensaban acompañarme en mi objetivo, pero Buesa es relegado a la siguiente ola, 2 min. mas tarde. Asi que nada, me quedo con Uxio que me cuenta que el entreno va marchando y vamos a ir juntos a ver que pasa.
Un poco de nervios ante la salida y puntuales a las 12:00 arrancamos con unos primeros 200mts caoticos hasta rodear la primera fuente y empezar a correr de verdad. Vamos subiendo poco pero de ritmo bien, el garmin esta configurado en auto-lap para que me avise de cada km y ver como vamos. El primero por debajo de 4:00, Ux delante girandose cada 2 por 3 a escasos metros. Alucinante como corre la gente. No hay muchos adelantamientos vamos todos a ese ritmo!
Km 2, pica aun más hacia arriba pero no estamos perdiendo mucho sale a 4:02 y el pulso en su sitio. Dejamos atras las ultimas casas para hacer un par de kms muy llanos por carretera que salen a 3:59 y 4:06 respectivamente, el km 5 ya esta dentro del parque. Antes de entrar en el parque Uxio me saca ya unos 50mts, pero es que le veo que va de cine y ya le he dejado claro esa gran frase nuestra "Tu si vas bien tira!".
Llegada al km 5 en 20:16. No esta mal pero algo no va, no me siento bien.  Estoy cansado. Uxio se va y a mi me estan dando unas ganas de parar y tirar la toalla. Lo rumio un poco en la cabeza, no se que hacer y no por no llegar a perseguir a Uxio que va fino fino. Pulso igual, ritmo 4:15... Va... No se que hacer...me cuesta apretar asi que aflojo y me quedo en 4:30. Paso el km 6 a 4:20 y continuo asi sin mirar ni pulso ni ritmo ya que no tiene sentido y quiero acabarla. Km 7 a 4:32 algo ha mejorado el pulso se nota que este ritmo y en llano voy mejor. Salimos del parque y empiezan a pasarme algunos de la segunda oleada, pienso en aflojar y esperar a Buesa, pero si me paro me quedo y encima este vendra como un tiro! Na! Hay que seguir, no queda nada. Km 8 en 4:27, sigo sin mirar ni pulso ni ritmo, parece que en este ritmo voy bien. Ya no me lo planteo como una carrera, esto es una serie de 5km y un trote para soltar...
Me acuerdo de Aki. Manda huevos! hoy que me podia dar zapatilla...
Del km 8 al 9 es la parte dura ya que gira y sube para volver a la salida, me preocupaba mucho como llegar aqui...eso era ayer. Ahora me da lo mismo y noto que voy mejor, incluso pasando a gente. Km 9 a 4:23, ya estamos todos enfilando la llegada. Aprieto algo y empiezan los calculos, 38min de carrera llevamos y me quedan al menos 900mts.. Bueno pues a seguir, otra vez sera. Completo el 10 en 4:10 para dejar el crono en 42:27 que me deja muy chafado ante lo bien que me hubiera salido de estar un poco mas descansado. Ya en meta delante veo a Uxio, muy bien sub-41 sufridito pero mejor marca personal. Le cuento brevemente lo acontecido y por detras al poco llega Buesa que, pese a no estar entrenando especifico la distancia, consigue mejor marca personal..
Vamos al punto de encuentro donde al rato aparece Isaac con su gran comentario sobre la carrera; "Buff, esta carrera madre mia...que largos tiene los kms..." Que grande!
Rapido me despido y me marcho para no darle mas vueltas. Llevo un mes pensando en esta carrera y en prepararla para acercarme al sub-40. No esta facil, el entreno creo que va bien, pero existen otros factores... Y hay dias que no todo sale como uno quiere.
La nota cómica fue ya por la tarde, cuando al ver las clasificaciones descubro que los Danis hemos corrido con los dorsales cambiados! Osea que la MMP de Buesa es mia jeje.
Ahora a pensar en la San Silvestre y procurar estar algo más descansado pues ganas de correr no me faltan!

lunes, 19 de noviembre de 2012

XIII Carrera Popular Grutear - 10Km Alcala de Henares

A petición del gran Arta, y por no dejarle del todo abandonado a nuestro querido blog, me he animado a escribir y contar como nos fue ayer a unos cuantos RdFs en Alcala de Henares.
Cuando este verano me empece a plantear el dedicar el resto del año a carreras de 10Km e intentar así mejorar mi marca personal en 10Km(40min40seg en Intercampus hace ya..), el objetivo final es la San Silvestre y como no Aranjuez ambas en diciembre con lo que en el otoño tocan series y mas series...
Para ir cogiendo sensaciones en noviembre necesitaba buscar algo. Rivas era una opción, pero Laetus la ha colocado en diciembre... Me acordé de esta carrera que realize hace unos años con Sergio y Buesa, bastante rápida, muy llana, giros bruscos y un poco desastrosa la organización. Recuerdo el cabreo de Buesa forzado a parar 150mts antes de meta para tomar, a mano, los tiempos de la gente...
En fin, ahora parecia que la cosa mejoraba. Inscripción online, chip de tiempo, etc...

Una de las cosas buenas de esta carrera es que no es tan masiva como las de Madrid y aunque hay mucho giro y son calles estrechas se puede correr bastante bien.
Convencidos solamente Buesa y Uxio en una primera convocatoria y luego más tarde, como no, mi gran sombra este año. Aki.

En el CSIC fue el único que estuvo a mi lado para correr, literalmente a medio metro de mi toda la carrera... Ambos acabamos por debajo de 45 min. Todo un reto! Ya que veníamos de estar más cerca de los 50minutos en Madrid corre por Madrid, un mes antes.
A ultima hora se apuntaron 2 más, Luis culpable de mis mejores marcas y responsable máximo de mi gusanillo tardio por esta afición a las carreras populares y Jose Luís, con el que he compartido muchas dehesas antes de existir los RdFs...


La foto de grupo, momento 100% Agus que siempre se le hecha en falta en estos Saraos. Falta Buesa en la foto, la noche madrileña le dejó reventado... Otra vez será. Y Sergio??!!,  Donde andará?? No nos escribe, no sabemos si entrena o no? Estará tan fuerte como siempre??? Los RdFs están cada vez mas misteriosos...
Aki dormido ya lo veis.. Uxio, buff fatal con un catarro...
Ademas de los miembros RdFs, los miembros del Club Agujetas. Club historico que no llegó a contar con más de 3 miembros, los allí presentes.
Luis, que acaba de salir de una lesión, así que intentaría ir a mi ritmo, Genial!. La idea es ir a 4'15" y Jose Luis a por su primer 10Km de la temporada.
Arranqué fuerte para pillar sitio con Luis y en la primera curva, ya esta ahi! Aki como no!, no me lo quito ni con agua caliente...
Ambos, Luis y Aki, van marcando un ritmo fuerte en los primeros metros. Pasamos el Km 1 en 4:06... Madre mia como va Akilino... Seguimos a este ritmo y con problemas de aglomeración en algunos giros pero parece que 4:05 es el ritmo. Voy bien, no tengo sensación de ir pasado... Primera vuelta en 20'38", coño?!?! pienso... Hacemos 42min sin problemas, me entran los agobios pero esta vez son más de cabeza, ya que las piernas van bien y ruedan sin problemas aguantando a estas 2 liebres que llevo hoy... Hay momentos que me coloco delante, pero los menos... Llegamos al Km. 6 Luis esta delante y parece que ha calentado motores.. El Garmin dice que 4:10 el Km. Luis coge 15metros de ventaja y en el Km 7. empiezo a ver que me cuesta mantener la distancia. Aki, pegado a mi culo! literal..
Aqui no habla ni el tato, solo le comento a Aki que Luis se pira... no hay fuerzas ni para contestar.. Solo me dice en un giro, Abrete!!! para que pase... vamos rodando bastante rapido y el empedrado de alguna de las calles se hace durito, en el Km 8. Aki ya no asoma más, sigo apretando pero el ritmo es un poco más bajo, Luis ha desaparecido. Tanto giro, es imposible ver más de 25mts...
Escucho a uno que va acompañando, venga 8 minutos y ya esta! Joer... pienso. Mi matematica de toda la vida para los 2 últimos Kms es, ya esta hecho.. 10min y listo.. Pues no, ahora son 8... vamos a 4:00!!!
El Km 9 lo consigo dejar por fin atras y el último vuelvo a ver a Luis, pero no puedo apretar más...
Entro en la plaza dandolo todo, los últimos metros antes de meta a 3'35".... Lo puedo ver en el reloj!! menos de 42 min. Clavo el crono en 41min 39seg, saludo a Luis que me ha metido 30 seg y espero ver entrar a Aki, se ha descolgado un poco pero al final llega en 42min10seg.. Mejor marca personal!!!
Uxio aparece en poco tiempo, también baja de los 42min... (Y eso que estaba fatal...)
Jose Luis entra en meta con 54min30seg, contento ya que esperaba estar en torno a una hora.. Huida sin tiempo para más de los RdFs, y yo por mi parte aproveche la visita a Alcala para tomar un pincho de tortilla y una cerve con los amigos y empezar a creer que es posible mejorar mi marca personal en 10Km.
Ahora, toca pensar en la siguiente, Aranjuez en 4 semanas donde espero salir a 4 pelaos y, como dice mi coach, ver si no peto! jaja
Y por supuesto, estar preparado que en cualquier, cuando menos me lo espere.. saldrá de entre el grupo perseguidor Aki, me pasará y tendre que rendirme a su ritmo bestial!! bajaré la cabeza y asumiré la derrota...
Pero hasta que ese momento llegue.. le toca verme el culo gordo que dicen que tengo ;-)




jueves, 11 de octubre de 2012

Calella Challenge 2012

La verdad es que después de leer a Isaac y lo que ha puesto de esta mujer, casí no me atrevo. Madrid corre por Madrid, la proxima esperadme para la foto. Y aquí va el rollo crónica, ideal si padeceís insomnio si queréis solo la carrera el último apartado. ;-))






Desde mi Atalaya y con Perspectiva
Los previos de un Triatlón distancia Ironman

Ha pasado casi una semana desde que hice un sueño realidad. Acometí lo que siempre me había parecido un imposible, participar en un Triatlón distancia Ironman y terminarlo. Fue en la Challenge de Calella y lo he conseguido. Desde poco después del momento de entrar en la meta he tenido ganas de sentarme a escribir la crónica. Han surgido cientos de ideas, de cosas que quería contar. Hoy en una pequeña ciudad cercana a la costa del mediterráneo, Alcoi encuentro el momento de sentarme y escribir.

A principios de año empezó a forjarse la idea de ir a Elche a participar en el Medio Ironman con Buesa, me lo planteé con algo más cercano al miedo que al respeto. Varias veces estuve a punto de echarme atrás, incluso a tres semanas de la prueba y estando inscrito tuve serios problemas físicos que me llevaron a solicitar la devolución de la inscripción. Finalmente fui y acabé. Cierto es que no me resultó fácil, pero acabé. Nada más acabar me dije que tendría que intentar el “máximo” reto. Distancia Ironman. Así poco a poco, empecé a subir el volumen de entreno y a planificar Calella. Nunca, ni siquiera ahora, tuve certeza de que podría hacerlo, más que eso era miedo, auténtico miedo a estar embarcándome en algo que me superaba. Pero quizá era el momento, acabo de superar los 50, la mitad de mi vida decía bromeando, y me puse a ello.

Buesa, con la experiencia que da el haberlo acometido y conseguido, decía que lo duro no era hacerlo, sino prepararlo. Gran verdad, el valor es ponerse a prepararlo, las sesiones interminables de bici, los largos y largos de piscina de 25 metros, calzarse las zapatillas para correr después de unas horas en la bici. Yo seguía con ello. Aumentando el volumen de trabajo paulatinamente, adaptando un plan de entrenamiento que saqué de una guía de la revista Triatlón. (La revista casualmente nos la regalaron en la bolsa del corredor de Elche). Descubrí por el camino que debía dejar de lado el karate durante un tiempo, era demasiado para el cuerpo. Lo mejor de todo es que a mi alrededor daba la sensación de que todo el mundo tenía más confianza que yo en mis propias posibilidades.

Has sido un camino jalonado de obstáculos más o menos grandes, lesiones, sobrecargas, problemas personales. Sin embargo más que suponer una carga, el duro entrenamiento me servía una vez más de válvula de escape, de terapia. Cierto es que no me he cuidado como cuando preparaba los maratones “en serio”. Me he ido de juerga siempre que he podido, la cerveza y los Gin Tonics han sido parte fundamental de la bebidas de recuperación e incluso a veces pre competición, ¿verdad Dani/Uxio?. Costaba salir a hacer horas y horas de bicicleta sólo, pero salía y siempre volvía mejor anímicamente de lo que me había ido. Mi  preparación para la prueba no ha coincidido con la de mis compañeros de fatigas, aunque en alguna ocasión si he podido disfrutar de su compañía.

El verano sirvió para nadar en el mar hasta parecer una sardina, días en lo que salía a nadar en la playa de San Juan (Alicante) en dirección a El Campello con bandera verde y al volver se me hacía eterno y el oleaje me mareaba, había cambiado a bandera amarilla. Encontré rutas para hacer bici duras, pero preciosas. Había que evitar las carreteras de la costa, ya que eran muy peligrosas, solo quedaba  ir hacía el interior lo que siempre significaba fuertes pendientes. Debía madrugar más que si fuese a trabajar y volvía cuando el resto de la familia se levantaba. Correr a la una del mediodía con mucho calor y humedad para acostumbrar el cuerpo al calor. Luego se vería que no hubiese hecho falta.
Mucho entrenamiento y en mitad de las vacaciones la hernia dijo basta, y más de una semana sin casi poderme mover. Se volvía a alejar la posibilidad de ir. Durante todo el tiempo decía que iba a Calella, eso sí, con la boca pequeña, no sé si se notaba. Baste demuestra sobre la confianza que tenía, que no hice la inscripción hasta tres días antes de cerrarse a mediados de Septiembre.

Volví al entrenamiento, me preocupaba sobremanera no llegar a las transiciones antes de los tiempos de corte. El agua por lo que hacía en la piscina y lo que había hecho en Alicante era “alcanzable” pero la bici era otro cantar. No conseguía medias superiores a los 27 Km/hora  y eso en distancias de entre 50 a 90 Kilómetros.  Eso me hacía sospechar que cuando acometiera los 180 seguramente tendría que ir más despacio y podía no llegar a tiempo al corte de la bici. Era casi obsesivo, el Excel echaba humo. Justo cuando era el día de tirada más larga que proponía el plan de entrenamiento, tuvimos que viajar a Alcoi. Alcoí es una ciudad donde sólo hay dos posibilidades, subes o bajas. Para salir de casa de Carmen, mi mujer, solo se puede subir. Cuando salí a hacer la tirada de seis horas los primeros 10 kilómetros eran de subida o de subida, el porcentaje medio es del 7%. Conseguí hacer una tirada de cinco horas y medía. El resultado un punto más para mi obsesión, solo 110 Kilómetros. Con esos mimbres lo cálculos decían que no pasaría el corte. Cierto es que Calella es bastante “llano” y ese día había subido tres puertos, pero el coco es el coco.

Me decía una y otra vez, que nunca había abandonado una prueba y que no quería que esta fuese la primera vez, pero peor aún era imaginar que yo no abandonaba sino que no me dejaban acabar por no pasar el tiempo de corte. Ahora sé que realmente era MIEDO.

En todo este tiempo no había hecho ningún Tri más. A mediados de Agosto nos fuimos a Allariz, era distancia sprint, por tanto tenía que estar chupado. Del agua salí entre los 15 primeros de mi tanda, (luego vi que de todos los tiempos salí el 30), pero entre la bici y la carrera conseguí bajar hasta el 105. En la bici, lo volví a hacer, no tomé nada y apreté más de lo que debía (aún así no pase de los 27 km/h de media. La carrera fue un duro deambular a casi 6 minutos el kilómetro. Conclusión, si en un sprint voy así, ¿Cómo voy a intentar un Ironman?


El destino tenía un nuevo as en la manga, al volver de Allariz Carmen se cae de la bici y se rompe el codo, la deben operar y no puede hacer nada. Diez días sin entrenar y la perspectiva de no poder dejarla sola y tener muchas más cosas que hacer en casa. Decidí abandonar la tentativa para mejor ocasión. No era viable, faltando tan poco, tantos días sin entrenar, sin el apoyo logístico para Calella…

Sin embargo en casa, no cejaban, pensaban que podíamos hacerlo, se había convertido en una meta de todos, tengo suerte. Sandra (mi hija mayor) dijo que ella vendría a Calella. Los otros dos, Bea y Jorge, se pusieron también las pilas y entre todos y la fuerza de Carmen seguimos adelante. Solo faltaba yo.

Buesa nos pasó el libro de la “Paleodieta”, de él he extraído cosas realmente interesantes aunque no he seguido la dieta. Aunque lo mejor con diferencia fue la idea de las bebidas de recuperación de las que da una formula en una tabla del libro. Tomando como base esa fórmula y añadiendo algún elemento adicional como la Glutamina y otros BCAA’s he desarrollado mi base de recuperación y alimentación para los Tris. La probé con éxito en Elche (lo que ingería a lo largo de la prueba fueron tres bidones y medio del preparado y un plátano).

Con esta base y habiendo probado los geles y barritas de Nutrisport que serían los que la organización proporcionaría en la prueba, había confeccionado mi “plan” de alimentación para la prueba.

Hay una canción de una tal Diego Torres, se llama “Color Esperanza”, es verdad que es un poco moña, pero me gusta y en una estrofa dice nooooooo“que es mejor perder que nunca intentar”. Solo Dios sabe cuántas veces me he repetido esa frase en el último mes y medio. Finalmente me inscribí y reservé hotel. Alea Jacta est.

Quedaban dos semanas para emprender la aventura, la ansiedad era grande y empecé a buscar por la web “consejos” para acabar un Ironman. Descubrí a través de un Blog la existencia de un grupo en Facebook, “Cualquiera puede Hacerlo”. Un grupo cerrado de gente que hace cosas especiales (como un Ironman) y que considera que no es nada excepcional. A pesar de mi poca inclinación a las redes sociales, pedí entrar a formar parte del grupo. En este grupo hay un “CABALLERO”, llamado Ramón García López, que parecía tener bastante experiencia, es más, después de su primera respuesta estoy seguro que cuenta con una cabeza muy, pero que muy bien amueblada. Nunca estaré suficientemente agradecido no solo a sus sugerencias/consejos, sino al hecho de hacerme ver que mi plan de alimentación era absolutamente inadecuado.

Investigué más, y tras sacar una media de los gastos calóricos del último mes en las tres disciplinas (Garmin Center bendito), obtuve un valor para cada una de ellas por kilometro. Bien, el resultado de aplicar este valor a las distancias de un Ironman me daba un gasto superior a las 12.000 Kilocalorias a lo largo de la prueba. Los que saben de esto dicen que no se podrían ingerir más de 4.000 en el mejor de los casos. Yo en un cálculo grosero había planificado por toda ingesta unas 1.500. A partir de ese instante replanifiquè de nuevo.


No habían los hados terminado de jugar conmigo. Meses atrás una molesta infección uretral me hacía perder el líquido elemento a raudales cual si manantial yo fuese, llevando a visitar al señor Roca o familiares tan asiduamente de día como de noche. Pues el maldito COCO (Staphilo creo que de nombre) vino con toda la parentela de nuevo a visitarme la última semana. Yo en mi ignorancia pensé el martes y miércoles que seguramente el caudal de micción habría aumentado fruto de la retención de líquidos previa y la disminución de entrenamiento de la semana. El jueves ya caí en la cuenta, tamaño número de visitas a la loza podría deberse a mi querido COCO. Tras no pocos obstáculos conseguí el antibiótico que me libró de las visitas la vez anterior. Quizá podría evitar la deshidratación.

Claro que a lo largo de la semana, lo de la “hidratación” parecía que no iba a ser un problema. El riesgo de lluvia había ido aumentando paulatinamente desde el 35% el domingo anterior hasta una previsión del 80% el jueves. De hecho lo previsto era que la dichosa “gota fría” estuviese justo encima de Barcelona hacia el fin de semana. Más MIEDO.




Ya metidos en harina

Viernes 28 de Septiembre.

 A pesar de que Sergio me dejó el portabicicletas para el maletero, aún no lo había probado con una bici. Caía agua a lo largo de todo el trayecto hasta Calella. Con estos precedentes tome una difícil decisión, desmontar la bici, y llevarla dentro del coche. Solo faltaba que se me descojonara o se callera en medio de la carretera.
Llegamos a Calella con viento que te levantaba del suelo, lluvia y un pronóstico para preocuparse. Tenía molestias estomacales, culpaba a los nervios que se me habían agarrado al estómago. En cuanto al COCO, no parecía que el antibiótico estuviese pudiendo con él.

Sábado 29 de Septiembre

Al intentar salir del hotel para ir a recoger el dorsal, nos encontramos con la sorpresa anunciada de la lluvia. No llovía, jarreaba, tras veinte minutos de espera, decidimos salir, no parecía con intención de aflojar. Con la mochila de la Challenge empapada en la espalda nos volvimos al hotel, teníamos que cambiarnos, estábamos empapados. Tras el Briefing que tuvo que ser en Catalán ya que el de cristiano había pasado, vuelta al hotel. No tenía más calzado ya que el de la carrera. Para poderme poner algo seco me puse unas zapatillas de Carmen, dos números más pequeños.

La lluvia y el viento no cesaban, y mi ansiedad, miedo y cabreo se incrementaban por segundos.

Si bien hasta este sábado había dudado de que esto de los Runners fuera de verdad un grupo, cambié radicalmente de opinión, nunca me he sentido tan apoyado. Fue aquí donde me salió el segundo mantra del viaje. ¿Quién dijo que esto iba a ser fácil?, me lo repetía y lo repetía en voz alta después de cada “ataque” de cabreo.

Carmen después de dos días de paliza y sin su rehabilitación del brazo, lo tenía que parecía una pierna en lugar de un brazo, pero aguantaba el dolor. Sin embargo la ansiedad y el miedo también la estaban pudiendo, “tanto esfuerzo para esto”.

Más leña al fuego. Al volver de la cena, Bea, que se había quedado en Madrid, nos llamó y nos dijo que había tenido que volverse del curro y que no paraba de vomitar. Conseguimos que el médico fuese a verla y mi santa madre a cuidarla.

Como la cena fue eterna y encima fuimos tarde se hicieron las 12:30, hora en la que nuestros educados vecinos anglosajones de habitación decidieron comenzar su particular juerga. La juerga duro casi hasta la hora de levantarme, por tanto dormí cerca de …………..nada.

La hora de la verdad.

Domingo 30 de Septiembre.

A las cinco en punto me levanté y me fui a desayunar, no me atrevía a asomarme a la ventana, no parecía que lloviese. Decidí tomar solo una tacita de café para no aumentar el efecto COCO, como no había fruta en el buffet, me preparé un par de tostadas, solo pude con la primera. Carmen lo tenía claro, lo del estómago no eran solo los nervios, el antibiótico también estaba haciendo su efecto. No me lo tomé esa mañana, que gran acierto.

Con el estómago bailando, sin haber ingerido todo lo que me hubiese gustado y tras repasar bici y enseres por última vez, emprendí el camino de boxes subido en mi flaca. No llovía, no hacía mucho viento, era increíble. Llegué a boxes, dejé la bici en el “charcal” con moqueta en que se había convertido aquello.

Me fui a cambiar, faltaba más de una hora, afortunadamente me encontré con dos miembros del club Aguaverde con los que me puse a hablar, conocían a mucha gente por allí y conversaban con todos sobre tiempos, planes……….puffff que agobio. Mis nervios y mi estómago estaban a punto de matarme. “Yo quiero estar ya en el agua”.

Salimos hacia la cámara de llamadas. Aunque no me apetecía ni pizca, me metí en el mar para que no se notara que tenía que volver a “calentar” el neopreno (ya había perdido la cuenta de la veces que había orinado). Vi con preocupación cómo los Pros y las Chicas ingerían geles y bebidas calóricas antes den irse a nadar. Yo había desayunado poco, no podía meterme nada y tenía náuseas. El MIEDO con mayúsculas y en negrita corría por todo el cuerpo, era angustioso. Además me sentía cansado, inseguro, no había dormido.

Por fin cámara de llamadas. El speaker nombra UNO a UNO a todos los Pros, por favor que acabé yaaaaaaaaaaa. Salen los Pros, las Pros, el resto de las chicas. Nos toca a los abuelos.
Allá vamos. los primeros doscientos se me hacen muy cortos, cuando el Garmin dice que llevo 500 lo miro y me quedo helado. 7:50, no puede ser y si es, tengo que ir más despacio. Sigo nadando y veo que no me tuerzo, voy bien, empiezo a coger chicas. El segundo quinientos ya es más razonable 10:02, empiezo a sentir OSTIAS por todas partes, ya me han cogido los primeros de los grupos de edad. En el giro del 1.650 una aguadilla y un “SORRY”. Cien metros y empieza el retorno. Vuelve a  haber mucha gente alrededor. Nunca entenderé porque si apenas damos patada cuando vamos con el neopreno en “un larga distancia”, basta que le toques los pies a alguien o que te adelante para que empiece a patear como un poseso. 2.000, me dan arcadas, no he tragado agua pero me dan arcadas. Si no fuese porque estoy en medio del mar, me bajaba. 2.500, me amenaza un calambre en el gemelo izquierdo, no puede ser. 3.000, otra vez náuseas. Empiezo a ver la boya que da el giro a la playa. 3.500, solo queda llegar a la playa, se hacen eternos los 300 últimos.

Tras salir del agua, veo que he hecho mucho peor tiempo del que esperaba 1h 23. Voy andando, primera prueba superada. El estomago sigue mal. En la carpa saco las cosas de la bici. Iba preparado para el frio y la lluvia, tengo que seleccionar lo que me pongo: Culllot, Mallot y manguitos. No es fácil ponerse la ropa tan ajustada estando mojado, de hecho el mallot se atasca y gracias a otro triatleta puedo bajármelo por la espalda. Los cristales de sol de las gafas para cambiarlos no aparecer, más nervios.

He tardado una eternidad pero ya salgo, voy a por la bici, sin equivocarme de box, raro en mí. A pesar de haber conseguido desarrollar la habilidad de evacuar mientras nado (lo hecho he dos veces), necesito pasar por los servicios que hay al final de boxes.

Salgo con la bici, comienza el sector en bicicleta y mi habitual pelea con los Garmin. Tengo la sensación de que no ha funcionado bien. Intento arreglarlo y en la primera curva casi me llevo a un tipo en una cabra que me dijo de todo en un idioma que no entendí (no era catalán). Me paré, puse el Garmin en la flaca y lo inicié como si fuese sólo bici. Tenía frio, ya iba carretera adelante a por la siguiente etapa de mi viaje.

A partir de este instante se hizo patente mi esquizofrenia. Tenía a mi ángel y a mi demonio subidos uno en cada hombro. :

-No vas fino, te sientes cansado, tienes frio, esto no tenía buena pinta, vas a tener que dejarlo.
- Bueno si el estómago se asentara un poco, cogerías fuerzas comiendo y todo iría mejor.

Esta batalla iba en la cabeza, empecé a beber de mis fórmulas y parecía que el cuerpo aguantaba, me comí una barrita-bomba que yo llevaba y el estomago no solo aguantó si no que parecía que iba a mejor. Pero aunque pueda parecer mentira, en una bajada me sentía somnoliento y llegué a cerrar los ojos mientras bajaba y daba pedales.

A partir de aquí, llegué al primer avituallamiento, cogí geles, seguí con mis bidones y fui a mejor. Empezó a perder voz el Pepito Grillo negativo. La vuelta hacía Calella empezó a ir mejor, se pasó en un suspiro. Llegaba a Calella y el primer avituallamiento de mis chicas no estaba donde esperaba. Me llegó de sopetón, tuve que parar para cambiar mis bidones “mágicos”. Llegué a la rotonda, ya tenía la primera vuelta.

El trayecto de la segunda vuelta se me hizo más corto, sin embargo el viento soplaba con más ganas a medida que avanzaba. No importaba, a la vuelta lo llevaría a favor. Cada vez iba mejor, llegue al 113 y me otorgué el primer premio. Carmen y Sandra me habían dado en el avituallamiento de Calella una bolsita además de los bidones. La  bolsita llevaba dentro tres medias noches untadas con mantequilla y un par de lonchas de pechuga de pavo. Me supo a gloría, después de tanto dulce el contraste y masticar era un placer.

Sé que costará trabajo creerlo, pero cuando discurría el kilometro 125, aproximadamente, oí a mi derecha el ruido de una nueva bici dispuesta a adelantarme. Giré la cabeza para ver cómo un señor que de gran, no grandísima, envergadura me adelantaba. El individuo en cuestión debía superar los dos metros con holgura, y su diámetro era semejante al del muñeco de Michelin, no al moderno, al antiguo, seguro que superaba los 150 kilos de peso. Vestía una enorme camiseta color naranja chillón en la que se podía leer en letras grandes “DUFF BEER”. Más tarde volvería a encontrármelo. Afortunadamente hace años que aprendí a respetar todo, a no menospreciar a nadie en carrera y a seguir a mi ritmo. Eso hice, aunque he de confesar que lo primero que me pidió el cuerpo fue no dejarme adelantar por ese señor.

Pocos kilómetros después al pasar Mataró el cielo comenzó a tornarse oscuro y a arreciar el viento, la lluvia hizo su aparición, si bien no molestaba era fina, el canguelo atacó de nuevo.

Durante varios tramos del trayecto pregunté en varias ocasiones la hora a algún espectador, seguía obsesionado con llegar antes del corte. Estuve todo el tiempo pensando que más temprano que tarde desfallecería e iría más despacio. En esto llegué al cruce de la glorieta donde se giraba para la tercera y última vuelta (LLagostera). Yo aún retornaba de la segunda, pero me animó volver a encontrar tanto competidor en la carretera. Fui volado hacía Calella, volví a ver a mis chicas, esta vez el avituallamiento fue mucho mejor. Ni ellas ni yo nos lo podíamos creer, ya llevaba más de 140 kilómetros.

La tercera y última vuelta, era mucho más corta y la afronté con “la seguridad” de que ya no me quedaba sin llegar, eran las cuatro y cinco. Treinta y tres kilómetros por delante. Llegaba antes de las seis, seguro. Esto me animo sobremanera y la lluvia que volvía a caer no me molestó. Una vez empezó el retorno de la tercera vuelta hacía Calella me dediqué a contar los que quedaban por detrás, aún eran más de treinta, y yo ya estaba entrando en el último tramo de 3 kilómetros hacía boxes.

Cierto es que este tramo se me hizo eterno, con las revueltas por el caso urbano hasta boxes. Allí estaban mis chicas, preguntándome cómo estaba, inquiriendo con la mirada, buscando signos en mi rostro. “Estaba de maravilla”. Cuando bajé de la bici, no sabía andar, eso me hizo torcer un pelín el gesto, lo que les llevó a confusión. Luego se disiparía.

Esta vez la transición fue vista y no vista. Salí trotando a una babel de corredores, se oían gritos y ánimos en muchos idiomas, se veían todo tipo de rostros, concentrados, doloridos, sufridores, …. Vuelta a ver a mis chicas. Sandra gritó “Animo Papi ya solo queda el maratón”. Es cierto, yo pensé lo mismo ya solo me quedaba el maratón. He hecho bastantes, 18, quizá ahora debería decir 19, y al acometerlos se me hacían un mundo. Sin embargo, entonces “sólo” me quedaba el maratón y así lo sentía.

Me dije a mi mismo que la primera vuelta iría corriendo, despacio pero corriendo. Me impuse un ritmo cómodo, me “enrollé” a hablar con una mujer del Club Calella Triatlón, habíamos coincidido al salir de una “parada técnica”, sin embargo era su segunda vuelta. Fuimos media vuelta juntos charlando hasta que me di cuenta de que a lo mejor prefería no tener mi compañía. Seguí adelante y nos perdimos (nos veríamos más tarde). Llevaba un cómodo ritmo por encima de 6 minutos/kilometro. El cuerpo y el coco me pedían ir más rápido. No me atreví. Al final de esta segunda vuelta me repetía que si aguantaba sin pararme una segunda, antes terminaría y así no se me haría largo. Luego ya andaría en las dos últimas.

Nunca me gustaron las carreras que son vueltas a circuitos. Esta vez sin embargo las vueltas se convirtieron en un acicate. Veías a tu gente más veces y pasabas “casi” por la meta en cada vuelta, viendo como entraban tus compañeros de fatigas. La segunda vuelta empezó con un regalo, un ibuprofeno que me dieron mis chicas. Hasta entonces no me había atrevido, el sueño de la bici y el estómago, me prevenían contra complicaciones con el ibuprofeno. No obstante las rodillas me decían que iría bien. Decidí tomarme un gel y un poco de agua y probar. Me sentó bien, seguía con ese punto de angustia, pero no desfallecía. Me tome el ibuprofeno, seguí corriendo. Llegamos al retorno de la segunda vuelta. Tenía ganas de andar, pero simplemente me repetí, “paso a paso” una vuelta más y las dos últimas aunque las hagas a gatas llegas en tiempo.

Al terminar la segunda vuelta ya habían menos corredores. Me vi obligado a hacer una nueva “parada técnica”. Nuevo gel y un poco de agua. He de decir que había puestos de avituallamiento cada 2,5 Km y que desde que probé en la segunda vuelta, en cada uno caía un gel y medía botella de agua. El ibuprofeno me sentó de cine, ahora creo que eso fue lo que me dio luego alas. Estaba acabando mi segunda vuelta. Mis chicas de nuevo me animaron. Me acordé de una compañera, recién llegada al mundo del running que en la Vig-Bai me dijo haber leído “El Dolor está garantizado lo de sufrir o no, depende solo de ti”. Es cierto, Sufrir en sentido estricto. Lo que nosotros llamamos sufrir, no es sufrir. Nos duele, lo sabemos y lo superamos, NO SUFRIMOS. Yo este 30 de Septiembre no iba a sufrir. Tercer mantra.

Era la tercera, y ya empecé a oírme diciéndome, “ya lo has conseguido”. Diciéndole a la meta, “espérame que ahora vuelvo”. “Bueno, ahora sigues trotando hasta salir de Calella, que las chicas te vean correr”, me decía. El “Diablillo prudente” (ya no era negativo), del  hombro repetía “paso a paso, aún es pronto”. Decidí  ir “walk&run” 5 minutos corriendo y uno andando. La primera vez que fui a parar fue en el avituallamiento de después de meta. Pero sin darme cuenta tras ingerir el gel y el agua ya estaba trotando otra vez. Me dije que mientras pudiese correr era tiempo de estar en danza que me ahorraba. Era de noche, lo había visto en los videos de Hawai, y me encantó. Había soñado con momentos así. En la carretera de Santa Susana (Punto de retorno), no había ni farolas, pero la organización colocó dos potentes grupos electrógenos que casi conseguían evitar la oscuridad. Durante el retorno me decía,  ya, ya lo has conseguido, estaba eufórico. Pero “el prudente” decía “si aún te quedan 19 km”, “un tirón o cualquier otra cosa acabarían con todo, Tranquí despacio”.

Sentí una sombra detrás de mí, casi no respiraba. Aceleré un poco, allí seguía. Bajé el ritmo, allí estaba. Me paré en un puesto de avituallamiento, sin mirar atrás, pero sentí cómo se paraba sin medrar la distancia. Aguanté unos segundos de más antes de volver a empezar a correr, la presencia continuaba a mi espalda. Torné a trotar de nuevo, y continuaba al mismo ritmo que yo. Miraba de reojo pero sólo percibía una sombra. Así durante 4 kilómetros. Si adelantaba a alguien, allí estaba. Si aceleraba, allí estaba. Si paraba en el avituallamiento, aún me seguía. Al entrar en la zona de boxes de Calella, la presencia se materializó en un veterano triatleta que me dijo que era Lituano y que me dio las gracias por llevarle hasta la meta, era su última vuelta a mi aún me quedaba otra para disfrutar.

Nueva “parada técnica” al inicio de la última vuelta. Otro ibuprofeno y a disfrutar de cada paso, ya no me plateé siquiera si andaba o no, simplemente iba, simplemente sabía que cuando llegara a Santa Susana, solo me quedaría la vuelta, que además era un poco cuesta abajo. Que no había parado de “recoger cadáveres” y los treinta que contaba en la bici, se convertían en más y más. Eso también me animaba. En la mitad del retorno, oh ¡!!!!Sorpresa!!!!, me volví a encontrar a mi “amigo” de la camiseta naranja. Si, el de DUFF BEER, corría dirección Santa Susana, nos saludamos y extendió la mano para chocarla. Tuve que saltar, y no soy bajito. Como ya decía, años a, aprendí a respetar a todos los que salen a correr aunque solo sea por eso. Pero esto era el máximo que he visto, este “HOMBRE” estaba acabando un Ironman.

Enfilé la gran recta, antes de llegar al circuito de boxes, y sorpresa, empezaron los fuegos artificiales en el horizonte. Disfruté mirándolos mientras corría. Luego me enteraría por Carmen y Sandra, que poco después a la vez que los fuegos estallaban, comenzó a sonar mi himno de guerra, “Highway to Hell” de ACDC. Según la tabla de tiempos que les había dado, y que hasta entonces había clavado, tocaba que entrara en ese momento.

Sin embargo, a mi aún me quedaba, casi dos kilómetros. Cierto es que hubiese sido ideal, pero no menos cierto, que después de los fuegos empecé a acelerar el ritmo, para acabar con el ritmo más rápido de todo el maratón.

Entre con mis chicas cogido de la mano. Lo habíamos conseguido. Si habíamos, todos. En mayor medida ellas dos que yo. Lo de ellas con mayor mérito si cabe, como dijo mi “amigo Ramón” de “Cualquiera puede conseguirlo”. Yo me había entrenado para esas 14 horas, ellas no. Y también aguantaron.

Me cambié, recogí los trastos, y nos fuimos paseando al hotel. Tras una ducha estuvimos de cañas hasta tarde. Jamás pensé que lo acabaría, pero mucho menos así. Fueron 14 horas, pero también un segundo. Hasta que no estábamos con la primera jarra de cerveza en la mano, no caímos en que habíamos empezado a las cinco de la mañana una aventura que nos había llevado hasta las 10 y pico de la noche. Se hizo muy corto.

Después de esto no he parado de preguntarme si fue mi mente la que me hizo fuerte, o ha sido la mente la que durante estos meses ha hecho suficientemente fuerte al cuerpo. La única conclusión a la que he llegado me la dio el chubasquero que vestía Sandra el sábado mientras llovía a cantaros. En la espalda llevaba la leyenda “Al mal tiempo buena cara” rubricado con una sonrisa enorme. Un regalo del maratón de la Expo de Zaragoza.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Reflexiones de un poeta (Isaac... Lope de Vega)

En las carreras populares,, en las que nada más salir, vas a otro ritmo y desapareces entre la multitud, tal vez …. es el peso de ser un RDF, tener como compañeros de espada a afamados triatletas y tener un blog y un tuiter en los que no nos gusta poner “que mierda de tiempo he hecho” “hoy la he cagado y me he cagado al final, un doble-doble” y querer poner siempre “hoy el barreiros se ha salido” o “mejor MMP otra vez”. Porque sí, soy un RDF y no quiero defraudar a nadie, cuando en realidad, a  los únicos que nos defraudamos somos a nosotros mismos.
Ante los numerosos acontecimientos le informo:

1. Con respecto al no coger el teléfono, no me di cuenta. Mil disculpas ¡ porfa¡ no me borres del muro del facebook..
2. Con relación a la “famosa bolsa de maratón”, que si bien contiene una botella de vino, si lo hubieras acompañado con una mísera paletilla de jamón 5J (con lo que has sacado por las acciones de BANKIA) habrías quedado de lujo,,,,los detalles, Agus ,,, los dichosos detalles…
3. ¿Por qué no puedes tener una enfermedad normal como todo el mundo??, tendiditis, fascitis, pero no ….como eres especial,, tienes la enfermedad de HAGLUND, parece más un sitio nuevo de descargas de Internet mega-haglund con opción Premium.

Haz caso al medico, deja de correr, para que las pruebas salgan positivas y con un poco de reposo -que falta te hace- te puedas recuperar y así poder evitar que te operen.. Y si dios quiere el próximo año podremos correr una nueva Maratón…

Entiendo que vayas por la segunda botella de vino, porque entre el trabajo, crisis, el MEGA-HAGLUND y los problemas que nosotros mismos nos creamos, al final todos nos daremos a la bebida.

2012_Sept_23 Madrid Corre por Madrid (otra vez). By Isaac

Si alguien espera leer en esta crónica, marcas personales, tiempos de paso o las pulsaciones durante la carrera,… mejor dejar de leerla. Si esperas aprender algo de la dieta disociada, o cualquier técnica de carrera, mejor deja de leerla, no te conviene,,, si te llamas Buesa y esperas leer una introducción de un libro de runners con algo que aprender,, mejor no sigas ,, esta crónica solo habla de conistas, aglomeraciones, medicinas alternativas y jugadores de poker, eso sí todo pasó en esta carrera de Madrid corre con mucha gente por Madrid.

Lo primero que pienso al verme en la fotografía, es que parezco una CORISTA enseñando pierna, y que al pie de foto podría poner en el wassap que enviaría: “a mis amigos de chueca, para que veáis que aparte de pendón de noche, también salgo a corredme.. de día,,…ja, ja….”, ¡SEÑOR¡…. ¿Porqué no me he casado con una mujer que tenga estudio fotográfico como otros? y así, con sus sabios consejos no hacer el tonto cuando digan, “una foto”.

CRUZ BLANCA, ..¿UN BAR?
En la esquina del Bar Cruz Blanca –aclaración para algunos-, fue el punto de encuentro y tras la quedada general, faltaba por llegar el gran AKI, que como buen anfitrión (con los dorsales de todos) le gusta hacerse esperar en todas las fiestas…, tras las primeras impresiones, saludos, besos, algún cuñado (que nunca faltan), comentar las visitas al coreano, el recurrido tiempo, llorar la ausencia de Buesa, y por cierto ¿Cuántos imperdibles lleva encima Agus? Estoy seguro que para la mitad de la prueba, por el “por si acaso”, alguno hasta cree que la acupuntura se lo hace el solo en casa viendo un video de Youtube y los imperdibles los usa como alfileres... será por la crisis o por reciclar.

 
LA CARRERA
Siempre correr la primera carrera de la temporada te hace ilusión, pero esta carrera es cada vez más popular, unas 10.000 personas, que viendo como iba mucha gente –soplando, descompuesta, gente casi parada-, había más domingueros que nunca, corredores ocasionales, al que alguien le dijo después de tomarse unas cañas el clásico “no hay cojones”, y que encima se molestaban si les adelantabas o rozabas,.. algunos me decían “donde vas, tienes prisa” y las mayoría de las veces terminas pidiendo perdón. Entre las crisis de la media edad y los malditos médicos que no paran de diagnosticar “sobrepeso” y que “tiene alto el colesterol”, el runners se esta globalizando, y si quieres hacer un tiempo medio-digno y bajar 50´ el raro eres tú, por intentar adelantar a la gente y por quitarles su momento de gloria a algunos.

Hasta la salida del retiro un gran tapón, y empieza el baile por intentar correr en grupo, pero zigzeando entre la gente, que si me freno, que si acelero, que no me dejan pasar….vamos divertida con sus mini cambios de ritmo, subida por la Gran Vía , giro por Preciados y con temor de no comerme otra vez alguna papelera o bolardo, (me paso en la carrera del CSIC el año pasado con un bolardo, y no se si me dolió más la caída o que la gente se ría de tí y te digan veinticinco personas distintas “estas bien, estas bien”, coñazo solidaridad-cotilla). Aki, Ennio y Howe empiezan a desaparecer –esa carrera no va contigo pensé-, yo sigo con Agus el coreano y Sergio. Y lo que son las cosas, en el avituallamiento no me apetecía agua, pero fue empezar el paseo de Prado, gran sudada y me faltaba lo que antes rechacé.., y como siempre me animé un poco, pero fue empezar a subir Atocha y notar lo vacío de kms y cuestas que tengo el zurrón.


Nada más entrar en el Retiro, tras esperarme Agus y Sergio (como jode que te esperen durante la carrera, te sientes paquete-paquete), aunque con el deposito en reserva y pidiendo aire, tenia preparado mi sprint ratonero para el final,,, pero Sergio -el hombre impasible- me indico “la carrera esta hecha, ahora hay que dejarse llevar hasta el final” ¿Como es posible que después de 10 km y fundido tenga el mismo tono de voz? me lo dijo con tanta convicción, que nada, me deje llevar y entramos los tres a meta corriendo a por la “banana” de recompensa.

En dicha carrera, pude ser testigo de un gran pique, -aunque lo intentaban disimular entre bromas- que existe entre Aki y Howe, y que tras empezar su particular partida de poker, varios engaños en sus cartas y hacer creer que no llevan nada en la mano final, Howe “el trilero que casi no había estudiado para el examen” alcanzo la gloria con el permiso de Ennio “Morricone”, y fue el gran vencedor,,, moral, pero el gran vencedor…y se fue a casa a que le hicieran una foto de su gran victoria personal.

Cómo se aprende con estos RDF, que cual jugadores de POKER, nadie enseña sus cartas, los “tocados” exageran su lesión y los que están en forma lo intentar esconder “pero…si apenas he salido a correr” o “he cogido un montón de kilos”, MENTIRA, TODO MENTIRA…. todo por el ansia de terminar antes que el otro, en la clasificación y poder echárselo en cara hasta la próxima carrera .. en el fondo todos somos unos crios cuanto competimos, o quizás muchos nunca terminaremos de crecer..

Pues si,, advertido estabas, si la crónica has leído, nada habéis aprendido, y nada interesante os habéis perdido ….son solo pequeñas historias de;-
Uno con barba que al poker han desplumado, pero cinco camisetas de botín se ha ganado.
Uno al que su ego ha aumentado y encima una foto en casa lo ha inmortalizado.
Del sur ha llegado, un encantador de serpientes que nos ha recitado.
El músico de su “misión” se ha cansado y con su larga zancada a todos ha ganado.
La corista, que aunque la noche le ampara, cuando sale de día sin tacones se tropieza, por no estar atento y por estar mirando a cualquier pieza.
Aquiles, con sus viajes al lejano oriente para su meditación, que a todos ha sorprendido, por su pañuelo maño anudado y que va como un toro en su recuperación.

jueves, 5 de julio de 2012

Malditos Runners

Os dejo una entrada que me ha parecido brillante; Tengo permiso de la autora para reproducirlo aquí, aunque os recomiendo su blog




Os odio.

Odio a todos los que correís.

Os odio a todos, adoradores del running, satisfechos y contentos correteando por el Retiro, por el paseo marítimo, por la playa, por la montaña, colapsando las ciudades con las miles de carreritas con las que alimentaís vuestraafición  adicción, carreritas para mostrar el poder de vuestra secta. 

"Mira como molamos. No es tan dificil".

El típico gancho. Mira que facil, mira que satisfacciones da. Ven con nosotros, déjate llevar, no te resistas...vennn...vennn.

Salgo a correr y quiero suicidarme. Cualquier otro escenario vital me parece mejor que ese sufrimiento supremo al que me someto. No consigo esa cara orgásmica de placer sacrificado, de practicantes del sexo tántrico que lleváis vosotros. Os lo cuento y me decis:

"Persevera que ya verás como le coges el gusto"

¿Cuánto hay que perseverar? ¿ Cuánto tiempo? ¿ Cuánto hay que sufrir? 

"Empieza poco a poco"

¿ Cómo de poco a poco? En el minuto 3 ya estoy al borde del suicidio, del exterminio, me veo a mí misma prendiendo fuego a la sección "running" de Decathlon, me veo con un lanzallamas en la salida de la carrera de la mujer, de los bomberos, de Norte contra Sur, de Atléticos contra Madridistas, en la mediamarathon de cualquier ciudad, en el marathon del Aneto...llegando allí y chamuscando la ropa esa altamente inflamable ( pero transpirable) que lleváis todos.

No soy capaz de abstraerme del pensamiento de que correr es un deporte antipático, elitista y completamente idiota. Un sinsentido.

¿Para que se corre? Joder, para llegar antes a algun sitio o porque te persiguen. Corro y no me persigue nadie, claro que al paso que voy no tendría sentido que nadie me persiguiera, con que vaya caminando a mi lado y persevere, pasados 40 minutos me verá pararme y danzar el baile de la victoria: ¡¡he sobrevivido!!!

Entendería correr para perseguir a alguien, para alcanzarle...correr para llegar sin resuello a los brazos de alguien. Eso molaría y tendría recompensa, pero correr para no llegar a ninguna parte, simplemente para volver al punto de partida..¿ hay algo más tonto?

¿Qué es lo que no me estáis contando? 

Voy corriendo y pensando: esto es una gilipollez. Cualquier otro deporte (quitando el curling y alguna otra creación nórdica provocada por el aburrimiento supremo de tener noches de 6 meses) tiene un sentido. Nadas para no ahogarte, juegas al tenis para pasar la pelotita al otro lado, juegas al futbol para meter gol, tiras con arco para acertar en la diana, haces gimnasia rítmica para ver si con las costillas puedes tocarte las rodillas sin partirte por la columna...no sé..cosas con sentido...pero ¿correr?

  "Te sirve para aislarte y encontrarte a ti mismo"

¿ De verdad? ¿ De verdad hay que correr, machacarte las piernas, las rodillas, los riñones, para encontrarte a ti mismo? ¿ Cómo de escondidos estáis en vuestro interior que simplemente sentados en un sofá no sois capaces de veros? No sé qué me da más miedo, pensar que soy una simple que solo conduciendo soy capaz de encontrarme a mi misma o pensar que esa fiera de odio descontrolado hacia todos los runners del planeta que brota de mi cuando me calzo las zapatillas ( de pronadora, por supuesto) es mi verdadero yo.

Os odio por esa falsa mística. " Contínua que ya verás como al final le coges el gusto y le encuentras el sentido"

¿ De verdad? ¿ Funciona también ese mantra si me dedico a arrancarme las uñas?

Cuando habéis agotado esos pensamientos, recurrís a lo material, a lo práctico a ver si así podeís convencerme: ¿ por donde corres? ¿ respiras bien? ¿ tienes las zapatillas adecuadas? ¿ estiras antes? ¿ estiras después? mejor madruga para correr. ¿ Cuantos km corres? ¿ Tienes la aplicación pititín que te mide los pasos, las calorias, y las pulsaciones?

Malditos. Os odio. Tengo zapatillas, sujetador de correr, ropa transpirable, reloj pulsómetro, respiro bien, sin ahogarme ni causarme flato, estiro antes, estiro después y corro cuando puedo y donde puedo. Y sigue sin funcionar....decidme el secreto!!!!

Ya veras como al terminar te sientes mejor.

Aquí os doy la razón. Es pararme y sentir como todo mi cuerpo me agradece que haya parado el sufrimiento y la tortura. Mi alma aletea feliz pensando que en las siguientes 24 horas puede descansar tranquila sin tener que estar a la defensiva por si el puto gen deportivo salta y empieza: deberias salir a correr, deberias salir a correr, eres una vaga, no tienes fuerza de voluntad.... Durante las siguientes 24 horas estoy a salvo de vuestros cantos de sirena.

Cuando me entran dudas y pienso en abandonar la secta, en que aquello no es para mi, entonces me decis:  " Si dudas entre salir o no salir a correr...opta siempre por salir"

Sois malos y poco empáticos. Si os digo " no sé si ir a correr" lo que quiero que me digáis es, no salgas..ya fuiste ayer..estás estupenda y no te hace falta. Descansa un día que te sentará bien.

Os odio muchísimo. Muchísimo. Me estáis engañando.

Quiero vuestras drogas para correr y  volver a casa como vosotros: felices, sudorosos, satisfechos y diciendo "molo mil".

Decidme cual es el secreto. Ponedme en contacto con vuestro camello. Presentadme a vuestro Tom Cruise. Dejadme entrar en vuestra secta. Decidme a quien tengo que adorar.

Eso o reconoced que sufris como perros y dejad de engañarme. 

Malditos runners

jueves, 28 de junio de 2012

XXVII. TRIATLON DE SAN-SEBASTIAN 2012 ( Memorial Onditz)

Da mucha rabia llegar lesionado a cualquier evento del calendario, pero a esta más... San Sebastian no es un sitio cualquiera...
 Tanto Sergio como yo llegamos tocados. Sergio con dolores en la cadera y yo con mi tendinitis cronica en la inserción del soleo, que tras dos sesiones parecia estar bajo control.
Los animos no estaban muy competitivos tras dos semanas de amagos de entreno y baja motivacion, pero ahi estabamos ambos dispuestos a disfrutar de un triatlon recomendado por muchos.
El sábado tuvimos suerte de poder dedicar un rato a conocer parte del circuito de bici y comprobar la subida que existe desde el Km. 25 hasta el 30 aproximadamente que se corona el monte Igueldo para acabar, a toda bajando a toda pastilla hacia la concha en un descenso precioso.
Amanecimos con poca hambre, tras el homenaje cena del sabado, y con pocas ganas la verdad de meternos un triatlon en el cuerpo. Desayunar y listos para dejarnos caer desde el alojamiento en Igueldo que nos vino mas que bien para despertarnos del todo.
Una organización perfecta, que cubre nuestros errores de no traer los chips de Madrid, nos deja paso a colocar los trastos y comprobar que peque es Eneko Llanos, que ganaría en la carrera a pie a Godoy un par de horas mas tarde.

Arrancaba la natación, sin tener muy claro las boyas a seguir pero al no ser de los primeros no es un problema.. jeje...

La playa es ancha, pero el destino, la primera boya no tanto.. recibo una, dos y hasta tres leches en la cara y piernas... mas que nadar parece que voy protegiendome... no soy capaz de encontrar un hueco donde no me maltraten! Una vez pasada la primera boya la cosa se tranquiliza y no voy muy fino me noto algo lento.. No tengo las sensaciones de Ecotrimad y no es por oleaje pues al ser en la bahia el agua esta como un plato, seguimos girando otra boya y sigo despistado.. la playa esta en frente pero la gente va hacia la derecha???? Que lio?? bueno sigamos al mogollón. Efectivamente falta una última boya antes de enfilar la arena.
Termino el agua, cansado y no muy comodo, no soy capaz de bajarme la cremallera ( este Sergio me ha debido hacer un nudo marinero..) al final tengo que pedir ayuda para bajarmela. Tras una larga transición llego a coger la bici y una vez ajustadas las zapas espero al grupo que me lleve. He rodado muy poco en las ultimas semanas, y desde Ecotrimad tengo los cuadriceps justitos.. no estoy para tirar la verdad. Ahi viene el primer grupo, van fuerte pero me engancho... Bien no me descuelgo pienso.. pero dura poco. Aparece un repecho de 50mts de quitar plato y levantarse... Bye bye my friends...  me quedo solo. Los primeros kilometros es un sube baja y ya cuando cogemos la carretera se empieza a formar un grupo muy majo que nos permite rodar rapido un buen trecho. Justo un par de Kms antes del comienzo de la subida a Igueldo me tomo el gel y me preparo para asumir que son 5Km  de repechines con calma a ver que tal vamos. En el grupete que vamos algunos les da por apretar y como es normal, algunos de estos se descuelgan mientras pasito a pasito vamos subiendo. Alguna de las rampas son tela y  la ultima con gente animando recuerda a una etapa de montaña. Una vez arriba, vistas espectaculares y kilometros para lanzarse hasta la concha. Una vez terminada la bici comienzo a correr y en seguida las piernas me avisan que no he entrenado nada de nada en los ultimos 15 dias, asi que aflojo ritmo y tiro de la mochila. Son 3 vueltas al paseo de la concha que esta super animado de gente y corredores.
Sufriendo bastante completo la primera vuelta y aparece Sergio que deja la bici y comenzamos la segunda vuelta para mi, primera para él. Vamos charlando y comentamos lo chulo del tramo de bici. Sergio no va nada mal, me pide la gorra y marca un ritmo más alto que el mio con lo que a mitad de mi segunda vuelta se marcha para sacarme unos metros. No soy capaz de seguirle y, dado que el Garmin sigue en modo bici ( La cague bien, no arranque en multi modo y toda la prueba fue bicicleta con lo que mi ritmo era de 12 o 13 km/h) me cuesta calcular si voy bien o muy lento.  De cualquier modo voy sufriendo de lo lindo en cada vuelta me refresco los cuadriceps que van muy cargados y ya en la tercera vuelta empiezo a sentirme mejor. Llegada a meta en un discreto 2h38min, 28min el agua, 29,8km/h la bici y 48min para la carrera, con lo que me deja mucho margen para mejorar. Quiero volver a Donosti, quiero nadarlo mejor y por supuesto correrlo decente. Ahora toca un mes de Julio dedicado a recuperar el tobillo del todo y ver como acabamos para septiembre una temporada extraña...

lunes, 4 de junio de 2012

III Duatlon Pinto

Ayer, unos cuantos RdFs volvimos por este Duatlon de Pinto que tan gratos recuerdos nos dio en el 2010  ya en su tercera edición y gracias a las gestiones de Sergio y logistica de Agus pude asistir, puesto que tengo MTB oficial tras el disgusto del robo de mi Cube hace casi ya 2 años...
Aki con su nueva y flamante 29' me esperaba en Atocha para ir juntos a Pinto en cercanias, su cara delataba que la noche había sido larga y con pocas horas de sueño.
Sergio tenia todo listo y tras 20 min de aligerar peso a la MTB de Agus empece a ver que es una buena burra con cuadro de carbono y todo!!,  (no exagero lleva como 1Kg extra en accesorios...)
Llegamos con media hora de tiempo para dejar las bicis y colocar las zapas en la zona de transición y listos.
Decidimos empezar a trotar por el parque para ver el recorrido y descubrir que hacia más calor del que pensábamos... Antes de dar la salida corriendo al ropero a por la gorra.
Salida desde atras tranquilita, aunque poco a poco vamos situándonos.. A mi lado Aki, que no se despega y apunta maneras... Esta muy fino el tio.
Finalizando la primera vuelta calculo que vamos a 4:30 más o menos y Aki parece que quiere tirar, yo no me animo y le dejo que se marche unos 10 metros delante.. La segunda vuelta sigo controlando y Aki no parece irse mucho más con lo que llegamos muy cerca a la transición, calzado pequeño prestado ( gracias Agus) y listo para rodar. Le digo a Aki, venga vamos! y nos ponemos a rodar por las pistas, empezando con una subida no muy dura pero que va colocando a cada uno.. Con lo que sufrí en la bici la primera vez no me cebo mucho.
Al salir tan atras, vamos pasando gente todo el rato, Aki viene pegado a mi y voy buscando quien tire ya que el viento es importante hacia Parla....
Los dedos gordos van embutidos con las zapas tan pequeñas y la cadena de la bici suena que se va a partir.. Madre mia pienso, si se jode la bici no solo a volver tener que volver andando sino ademas descalzo!!
En la bici me sentí muy bien, se notan los kilómetros de entreno, y fui todo el tramo cogiendo a gente.
una curva muy cerrada antes del campo de tiro para visualizar quien viene detrás ya que por aqui me dio caza Sergio la otra vez, pero no, esta vez no aparecieron con lo que imaginaba iba bastante bien. Al llegar de nuevo al parque me encuentro con Joaquin que esta terminando la prueba, y primer puesto! 1h10min!
Soltar  la bici, liberar los dedos gordos y a correr.. Lo primero echarme agua para refrescar y a dar lo que quede.. son 3Km.. No me quedaba mucho así que aguante y no me exprimí a tope, me pasaron un par de corredores y al final uno es como es y saque lo que me quedaba para acabar a 4' el último kilometro y cazar alguno que otro en el camino.
Muy contento con el tiempo total 1h23.
Carrera : 25'13"  a 4:29
Bici: 44'57" ( a 26,6 km/h)
Carrera: 12'22" a 4:26 
comparando con la edición del 2010, son 2 minutos menos pero lo mejor es la sensación de acabar entero una prueba.
Lo curioso de ambas es que no salgo en las clasificaciones ni de la de ayer ni la de hace 2 años.. seré como el ciclista fantasma????

Tras la paliza del Ecotrimad, y la falta de motivación causada por intentar algo que no pude acabar en buenas condiciones me apetecia muchísimo entrar en meta de otra manera...
Tres minutos después entraba Aki, que en algún  momento de la bici fue perdiendo fuelle y menos mal, por que su plan era aguantar ahi a rebufo y luego darme zapatilla en la carrera a pie. La verdad es que si me hubiera apretado como en la primera parte, vamos le dan por saco y que se lleve la victoria! jeje. Otra vez sera...
Un minuto después entraba Sergio que en la bici hizo una remontada espectacular dando caza a Aki, y controlando la carrera desde atras. En la foto de meta podéis comprobar que lo dio todo.

Eso si, para refrescar el resto del domingo caluroso nos fuimos a la piscina con la familia y disfrutamos de una comida en el merendero. Nada más, creo que esta prueba se puede convertir en un clásico, sobretodo si sale todo tan redondo como ayer!

Se ha producido un error en este gadget.