lunes, 31 de enero de 2011

XII Media Maratón de Getafe: Probando mis límites

Aprovechando que tenía que hacer un buen entrenamiento, 21Km entre 155 y 165ppm, me propuse probar lo que había leído en este post: una puesta en práctica de lo que se llama Intermitent Fasting, o Ayuno Intermitente. Es decir, me presenté a la media maratón habiendo comido por última vez el día anterior a las 19:00h (unas 16h de ayuno total excepto agua, café y te). Por un lado es una forma estupenda de entender el funcionamiento de nuestro cuerpo, conocer el tiempo que podemos correr a alta intensidad y también, por qué no, de desmitificar un poco las famosas "cargas de hidratos".

Dejando de lado el típico frío en Getafe en esta época del año todo salió como estaba planeado. En línea de salida nos ponemos juntos Uxío y yo, y un poco más alante Arta con Ennio, Isaac desaparecido.

Los primeros km marcamos un ritmo cómodo a 155ppm pero que va subiendo según nos vamos calentando, sin superar nunca las 165 y que normalmente están en 159: pasamos el 10K en 45´31", vamos bien. A partir de aquí decidimos apretar un poquito más, llevamos unos geles de hidratos con cafeina que sobraron de Astromad por lo que si nos da la pájara podremos usarlos de salvavidas. El ritmo se incrementa y ni rastro de falta de energia, vamos entre 161 y 165ppm de forma constante y corriendo a menos de 4´30". Aproximadamente en el km 18, nos dan caza Arta y Ennio que están haciendo una segunda mitad de lujo... me pongo a su ritmo pero subo mucho de pulso por lo que aflojo para seguir con el entreno, ahora empiezo a notar que la energía se está acabando. Sin embargo, decido exprimirme hasta el final y seguir sin tomar el gel; Uxío aprieta los 2 últimos km y me lleva con el gancho pero aguanto "a su rueda" como puedo, las pulsaciones disparadas pero en 1h35´46" mejor marca personal en la distancia.

El Garmin de Uxío (el mío se ha vuelto a joder) marca un consumo de 1.500Kcal, que coincide con las 1000Kcal/h de media que se consumen corriendo "a ritmo". Supongamos que ese, más o menos, haya sido mi consumo calórico también. Según mi última prueba de esfuerzo mi RQ (Coeficiente respiratorio) al ritmo que corrí sería aproximadamente 0,97, lo que supone que el 90% de la energía la obtuve de carbohidratos y el resto, un 10%, de las grasas. Unas 1350Kcal vinieron de las reservas de carbohidratos de mi cuerpo que, en una persona no entrenada serían:

  • 20 calorías en sangre
  • 400 en forma de guclógeno en el hígado
  • 1600 en forma de glucógeno muscular
Si consideramos el consumo de calorías debido al metabolismo basal durante las horas de ayuno (unas 100Kcal/h procedentes sobre todo de las grasas y con una mínima aportación de los HC) mis sensaciones en carrera casi, casi se podrían haber predicho matemáticamente. ;-D

Lo más importante de todo esto es ir rompiendo con algunas creencias del tipo: "a los 20´ de hacer deporte se acaba con la glucosa y se empieza a quemar grasa", "la noche antes de una media maratón hay que atiborrarse de macarrones", "no se puede rendir si entrenas en ayunas", etc...

Para mi ha sido una valiosa lección que me ayuda a conocerme mejor. Eso sí, ¡qué hambre después!

sábado, 8 de enero de 2011

SAN SILVESTRE VALLECANA 2010 - By Isaac



EL DISFRAZ

En efecto, la elección del disfraz fue una odisea, si se propuso al principio el de Marta Domínguez, se desecho porque, como buenos cristianos que somos, no queríamos ser de los primeros en empezar a tirarla piedras. Al final se reutilizaron los disfraces de presos de los Rdf, junto con tres de policías de los nuevos runners, y otro de Guardia Civil –del cuñaaaooo..- Antonio-.

Y he aquí la importancia de saber idiomas (al final van a tener razón los anuncios para hablar ingles), HOWE … me indico que el disfraz de policía que llevaba, en su escudo ponía algo así como “policía caliente”, parecía más que era un disfraz de boys para despedidas. (espero aprovecharlo algún sábado por la noche en casa, en plan poli-malote con esposas, por eso.. de la rutina)

Tengo el convencimiento que si bien todos tenemos un niño dentro, algunos en cuanto nos ponemos alguna careta, disfraz o nos maquillamos, nos sale ese niño en su versión más gamberra, –entre los que me incluyo- no paramos de pitar, bromear y armar jaleo. Y no fue hasta que nos quitamos el disfraz en el coche, que volvimos a ser personas serias –sic- y adultos semi-responsables. (luego no dejo de regañar a mi hijo por no parar de hacer trastadas, lo que es la vida…)

LA GRAN SUDADA

Tras aparcar cerca de la llegada, de cuyo lugar no quiero acordarme (vamos…que ni idea, como para volver), nos pusimos a correr unos dos kilómetros para encontrar en la salida de metro de Vallecas con el resto de los Rdf,. Una advertencia, después de correr dos km. NO ES ACONSEJABLE luego meterse en el metro en hora punta san silvestrana, embutidos en un disfraz con tela “casi-Climalite, pero que no”. Empezamos todos juntos a la vez a sudar como pollos en el vagón del metro. Y como no, a tocar el pito de policía y empezar a bromear durante el trayecto sobre nuestra relación policías-ladrones, que si eran unos delincuentes peligrosos, que no se fiaran que estaban detenidos por delitos sexuales, que si eran concejales de urbanismo, que si los canalillos no tenían la medida reglamentaria…

EL GRAN AKI

Tras llegar con la hora justita a la salida, cerca del Bernabeu me encontré con una mujer que estaba dando abrazos gratis, y tras darle el correspondiente abrazo (esta la vida para rechazarlos), Agus me indico que era la mujer de AKI ,, eso fué lo más cerca que pudimos estar de él durante la carrera, y esta vez fúe por culpa nuestra por llegar tarde, porque no debemos menospreciar los temidos elementos externos que tanto nos ha afectado a Felipe II y al que suscribe. Y reconocer su valentía otro año más, el correr con su disfraz de preso separado del resto de los RDF.

LA CARRERA

Tras muchos empujones y aglomeraciones, llegamos a nuestro cajón de -45, y a ver en una pantalla gigante, los buenos que son los de NIKE, los maravillosos anuncios que hacen, y las estupendas prendas que fabrican……..menos la camiseta de este año, que tanto la calidad como su cuello van cada año menguando. Se echo de menos un DJ como el año pasado con música cañera, pero claro, quitaría minutos para algún anuncio. Aprovecho para decirles a los de NIKE que nosotros ¡no tenemos la culpa de que exista decathlon!.

Tras la salida, una subida que al empezar siempre jode, y tras ella la remodelada calle Serrano, el ritmo que se marco fué al tran-tran, saludos pitos y al tran-tran sin prisas, marcando el ritmo howe. La mayoría del recorrido lo realizamos por los laterales todos juntos para recibir los gritos, aplausos y ánimos de la gente. En especial saludaba a cualquier policía que me encontré en el recorrido, en plan colegas de profesión, y pude comprender que la violencia policial esta sobrevalorada, es llevar el uniforme durante unas horas blandiendo su porra en la mano, y querer golpear a cualquiera persona o cosa que se me acercaba (será la erótica del poder y del uniforme).

Mi amigo Jose-Luis -el policía más alto-, tras ponerse a la altura de alguna corredora, empezó a darle la brasa, y ella tras una sonrisa forzada al principio, pasados unos minutos de tener que aguantar a los pesados de turno, cambio de ritmo y se puso cerca de 4,30, ¡que manera de correr!.,,tras lo cual….. aprovecho para aconsejar a cualquiera corredora profesional que este interesada en bajar su marca personal, no requiera los servicios de Eufemiano Fuentes, si no que existen otros métodos más sanos y limpios para alcanzar ese objetivo, como por ejemplo contratarnos para que cuando las fuerzas empiecen a fallar, ponernos a su lado y por no aguantarnos, se cambia y sube el ritmo hasta la meta…100x100 asegurado.

Al pasar por Atocha –ya es un clásico- la foto de rigor con la familia de Agus. Al empezar la subida de la Avd. Albufera empecé a dejar de una vez de tocar el pito (lo siento Buesa y Howe por la brasa), al quedarme sin aire mientras subía, ejercicio este muy recomendable para los triatletas para mejorar su capacidad pulmonar….

Fue una carrera sin vencedores ni vencidos, los que ostentan una gran marca, con los que empiezan en esto, todos juntos, polis y presos entrando a la meta de la mano, -escena esta muy emotiva-, hasta alguna lagrima se me mezclo con el sudor… y, terminamos muertos, pero del calor, que gran sudada, ¿Cómo es posible que el año anterior, granizara, terminamos con las manos congeladas y este año asfixiados? será por las energías-renovables-que-hay-de-lo-mío de Miguel Sebastián, y otra pregunta ¿para cuando unos disfraces transpirables para correr??? Seguro que se forrarían….

Y como no se quien dijo, es verdad que la cena de nochevieja después de correr, a parte de comer con más ganas, te bebes hasta el agua de los floreros.
Se ha producido un error en este gadget.