martes, 22 de noviembre de 2011

Plantillas y deporte

He visto este artículo de Sportlab y me ha parecido interesante compartirlo. Algunas molestias desde hace unos meses en el talón izquierdo me estaban haciendo pensar en la necesidad de ponerme unas pero...
PLANTILLAS Y DEPORTE 11/11/2011
Es complicado. La presencia de las plantillas en nuestro mercado es importante: térmicas, ortopédicas, deportivas, personalizadas... Esa presencia generalizada y la recomendación de ellas por parte de empresas, laboratorios, instituciones y distribuidores solventes le han dado rango de efectividad. Es como cuando corre un bulo: de tanto oírlo se transforma en verdad, en leyenda urbana, en tópico creíble, en mito difícil de erradicar del conocimiento popular.
Algo así pasa con las plantillas. Aún más con las que se llaman personalizadas. Parece que son la panacea y no lo son. El uso de las plantillas es sólo recomendable cuando lo es, lo que no ocurre siempre. Sin embargo, el mercado las recibe de buen grado porque son el consejo del “que sabe”. El producto debe venir avalado por sus propiedades, resultado, rendimiento y por el servicio del vendedor, pero no por criterios erráticos o condicionados.
Con esto no pretendemos sembrar discordia ni cuestionar a muchos honrados profesionales que llevan a cabo un trabajo bien realizado, sino poner en tela de juicio ciertos sistemas de apoyo al deportista que giran alrededor de la plantilla. En muchos casos son imposiciones/consejos de las marcas a sus puntos de venta para generar un negocio añadido al de la venta del producto.
Intentamos defender nuestros criterios con argumentos científicos y contrastados por SPORT LAB. Nuestra labor es investigar y llegar a conclusiones certeras con las que trabajar. Con ello corremos ciertos riesgos, pero no somos tibios con lo que hemos contrastado y en lo que a vuestra salud se refiere.
Hemos decidido argumentar nuestra posición porque hemos detectado un incremento en el uso y demanda de plantillas personalizadas entre los deportistas. Cada vez nos visitan más por dolencias músculo-tendinoso-esqueléticas derivadas del uso injustificado de plantillas personalizadas durante la práctica deportiva. También nos preocupa la promoción aventurada que realizan centros y laboratorios deportivos, tiendas e incluso deportistas, preconizando su uso y argumentando mejor rendimiento y menos lesiones.

El uso de órtesis, lo que incluye plantillas, tiene sentido cuando las circunstancias así lo aconsejen, como, por ejemplo, deportistas con alteraciones congénitas o patológicas causadas por algún accidente. Sólo puede saberse tras un concienzudo estudio, no antes.

Nuestros pies están diseñados para ir descalzos y especialmente para que nuestros desplazamientos trascurran principalmente por terrenos irregulares, accidentados y/o montañosos. La cultura en la que vivimos nos impone la utilización de calzado y además que nuestros desplazamientos trascurran por pavimentos regulares, poco accidentados y, por supuesto, sin dificultades.
Esta última situación real en nuestras vidas atrofia nuestras estructuras más básicas y en un periodo breve esto se traduce en afecciones varias: dolencias articulares, lesiones tendinosas, desajustes biomecánicos del pie-rodilla-cadera, problemas de columna vertebral, dificultades en la locomoción, etc.
Ante estos problemas, si acudimos a un especialista podríamos encontrarnos con unas plantillas personalizadas que “nos suben por aquí, nos sujetan por acá y nos estabilizan por allá” como recomendación. Al principio, por supuesto, nos ayuda a sentirnos mejor pues las plantillas realizan el trabajo que nuestro sistema músculo-tendinoso debería llevar a cabo. Pero a largo plazo, este vago favor desencadena una mayor atrofia de nuestras estructuras musculares y tendinosas que desestabiliza aún más a nuestro cuerpo.

La plantilla ha conseguido rellenar los huecos que nuestro pie, que no pisa bien, deja en su contacto anómalo con el suelo. Los músculos que debían intervenir no lo hacen porque la plantilla sustenta en una posición errónea el pie y resto de estructuras músculo-esqueléticas conectadas.
En el caso de un deportista el problema aún es mayor pues la plantilla personalizada impide que la bóveda plantar pueda trabajar en su totalidad. El arco plantar está diseñado para almacenar energía elástica mientras cargamos nuestro peso sobre él. Posteriormente, esa energía almacenada nos empuja en la dirección que deseamos.
Dicho de otra forma: imaginad que ponéis vuestra mano en la mesa con las yemas de los cinco dedos apoyadas en su superficie rígida. Presionad la mano hacia abajo como si quisierais hundir en el suelo la mesa. Vuestra mano flexaría hasta tocar casi con la palma la superficie de la mesa. Si liberarais la presión de repente, la mano se descomprimiría de forma súbita provocando que el brazo subiera hacia arriba. Algo así sucede con el pie.
De regreso al pie y ahora sobre la bicicleta, cuando un ciclista empuja el pedal durante la primera mitad del recorrido de la biela, deforma (aplanando) progresivamente su bóveda plantar almacenando una energía elástica. Posteriormente, al dejar de hacer presión sobre el pedal en la segunda mitad del recorrido de la biela (el pie se comba de nuevo), se libera dicha energía elástica ayudando a la pedalada, según un perfecto diseño de la Madre Naturaleza. En el caso de un corredor, saltador o simplemente cuando caminamos ocurre lo mismo.
Si en estas situaciones colocamos una plantilla personalizada y, por lo tanto, adaptada a la anatomía de nuestro pie, impedimos que nuestro bóveda plantar pueda trabajar extendiéndose y, como consecuencia, se produce una inhibición de la fascia plantar y del tendón de Aquiles, así como un inadecuado trabajo de las musculatura del tríceps sural (gemelos y sóleo). Todo esto quiere decir que, al no extenderse la bóveda plantar, se le inhibe de su función elástica, así como al resto de mecanismos directamente asociados. La consecuencia más fácilmente deducible es la disminución considerable de nuestro rendimiento, desajustes biomecánicos varios y por último lesiones.

Para esta situación cada día más frecuente, las soluciones definitivas son las que se dirigen al ORIGEN del problema, no a las consecuencias. Se trata de solventar, no de enmascarar. Esto es sólo posible mediante un análisis biomecánico llevado a cabo por verdaderos especialistas. Posteriormente se dará respuesta a través de ajustes concretos e individualizados en la técnica deportiva que permita estabilizar al deportista de forma autónoma, se desarrollan programas de reeducación motora específicos en cada caso, se compensan cadenas cinéticas a través de la prescripción de ejercicios concretos y así sucesivamente hasta solucionar realmente y para siempre el problema.
Dadas las mayores exigencias físicas, es muy importante que el deportista entienda que esto es parte fundamental del entrenamiento y no dejarse llevar por cómodas soluciones.

jueves, 13 de octubre de 2011

III Challenge Barcelona Maresme - Soy finisher


Consigo dormir tranquilo, sin sobresaltos y, como últimamente, me despierto antes que que suene el móvil. He dormido 7 horas del tirón. Desayuno lo de siempre, ni un experimento de última hora y fiel a mi paleodieta: nueces, dátiles, kiwi, plátano, manzana, un zumo y algo de proteína que obtengo de una barrita que he llevado. No hay café en el apartamento y lo echo de menos. No he hecho carga de hidratos ni nada por el estilo, la reducción del volumen de entrenamiento de las semanas previas deberían ser suficiente para llegar repleto. Además, anoche cené lo que me apetecía.

Mientras, voy preparando los bidones: 3 de 500ml con isotónico que además contienen 35gr de hidratos de carbono, 2 de 750ml con “bebida para deportistas” comercial por si acaso y 1 de 500ml en el que meto los 6 geles que llevo para la bici. Cada uno de los geles aporta 51gr de hidratos, así que las cuentas son que tengo que tomar un gel cada hora y uno de los bidones cada dos horas, para tener unos 75gr de hidratos/h. Calculo que cada 2h pasaré por el avituallamiento personal, así que le pido a Manel que cada vez que pase me dé un bidón de los míos.

A pesar de que son las 6:00 a.m. Todos quieren venir conmigo: Diana, Isa y Manel. Me ayudan y animan en todo momento y son un apoyo fundamental.

Llegamos bien a Calella, antes de las 7:00 a.m., que es cuando abren boxes. Inflo por última vez la rueda delantera -que no ha perdido mucho- y nos tomamos el ansiado café en un hotel que está lleno de triatletas.

El Sol está saliendo mientras revisamos nuestras bicis

Echo un último vistazo a la Ridley, le coloco la rueda delantera y dejo el puente de freno abierto -a pesar de los esfuerzos de ayer si lo cierro la rueda se queda frenada- y doy un poco de presión a la trasera tras pedir una bomba prestada. Todo está listo aquí.

Me dirijo a la carpa. Allí me voy cambiando y poniendo el neopreno. Reviso por última vez el contenido de las bolsas y las cuelgo en su lugar. Es un buen sistema.

Soy de los primeros en entrar a la carpa
La bolsa verde, que contiene la ropa de calle para cuando terminemos, se deja en otro pasillo. Estoy listo para ir a la playa, pero como hace un poco de frío me quedo dentro observando al resto de competidores. Vistiéndose, ayudándose unos a otros, bromeando los menos. Hay, más bien, un cierto ambiente de concentración con cada individuo revisando su equipo con cariño pensando en lo que está por llegar.

Cada uno a lo suyo, concentrados y preparados

Finalmente me vence la impaciencia y me voy a la playa, me queda más de una hora para mi salida pero quiero ver el resto de oleadas: primero los pro, masculino y femenino, luego los grupos de edad.

El mar es un plato y la visibilidad perfecta. / Foto de Manel
Termino de enfundarme el neopreno y me quedo mirando al mar. No voy a meterme porque no quiero quedarme frío mientras esperamos nuestra salida. Algunos lo hacen y luego se arrepienten. Mantengo las gafas -que estreno, aunque son el mismo modelo de siempre- en las manos para que no se me empañen y compruebo que mi Garmin está a tope de batería y con el multideporte configurado correctamente. Me invade una extraña calma. No hay rastro de nerviosismo, tal vez las semanas previas -con las torceduras y espera de la bici- han acabado llevándose lejos toda la presión y sólo queda el vacío de la concentración. Ha sonado un poco zen, ¿no?

Entre la multitud veo a mis generosos acompañantes, y me alegro muchísimo de poder compartir con ellos estos últimos minutos antes de la salida. Risas y fotos de última hora, que no muestro aquí por pundonor.

¡Llamada! Escucho algo de gorros rojos y me voy corriendo al cajón. Un juez me para poniéndome la mano en el pecho: están entrando los pros, a mi me quedan más de 30 minutos. Otra vez para atrás, pero ya no encuentro a los demás. Vuelvo a mirar al mar. Conversaciones de última hora, abrochar algún neopreno y -ahora sí- a nuestro cajón.

Listo para la salida con el resto de triatletas de mi GE
La organización nos pone primero la mítica "The final countdown" de Europe, para pasar luego a una lacrimosa melodía de esas que te ponen los pelos de punta. Una profunda voz anuncia que falta un minuto, a lo lejos están los grupos que han salido antes, detrás de nosotros queda otro. Me coloco las gafas, pongo las manos y el cronómetro y "cabooooommm" cañonazo de salida al más puro estilo Kona.

Cada uno a su ritmo, queda mucho por delante
La salida es tranquila, sin golpes. Las boyas se ven perfectamente y he memorizado las distancias, me dirijo a la primera sin desviarme lo más mínimo. Me doy cuenta de que fue un acierto cambiar las gafas. En los últimos triatlones se me empezaban a empañar y eso me sumía en una tensión terrible por no poder orientarme bien. Primer giro a derechas y un largo recto de 1450m. Voy a mi ritmo, sin pies pero bien orientado, al rato me empiezan a pasar nadadores del último grupo. Hago cálculos: debo llevar unos 1000m, si los mejores me han metido 5 minutos ya es que voy alrededor de 2´/100m. Sigo a mi ritmo y pronto giramos para volver, un largo de 1750m donde empiezo a coger a algunos participantes. Uno incluso sin neopreno nadando a lo Weismuller. Siguen pasando las boyas y no hay rastro de cansancio. Giro la última boya y veo el arco en la arena. ¡Esto está hecho! Salgo del agua en 1h16´15" según mi crono y con una sonrisa enorme me dirijo a la carpa.

Fuera neopreno, gafas y gorro. Me pongo el maillot ciclista, las zapatillas y a por la bici. Según me subo me invade una enorme sensación de comodidad. ¡Por fin he dado con las medidas de los acoples! Y empiezo a pedalear por una zona llena de resaltos que va paralela a la vía del tren. Tranquilo, vigilando el pulso y pensando en cuándo empezar a comer. Mi mayor preocupación es no tener "pájara" ni acalambrarme.

Clemente Alonso, ganador, iniciando el segmento ciclista

 Me pongo al pulso establecido y enseguida noto que voy bien, mucho mejor de lo que pensaba. Pasando a gente y una velocidad que no esperaba. A la ida  el falso llano es ascendente pero llego enseguida al punto de giro y se nota que la velocidad aumenta. Termino la primera vuelta en menos de 2h10´ a unos 33km/h de media. En la rotonda de giro me asusto porque no veo a Manel, y voy con el primer bidón vacío... Sin embargo, Manel -perfecto conocedor de las carreras- se ha puesto en un tramo que pica hacia arriba.

Inestimable la ayuda de Manel con los bidones, ¡gracias!

Cuando doy el primer sorbo es como si me elevaran del suelo, ¡está fresquito! Manel, Isa y Diana han comprado hielos para mantener los bidones lejos del calor. ¿Cómo no voy a terminar así? La segunda vuelta es la peor, empieza a soplar el viento de cara y paso la primera crisis cerca del km 100. Me empiezo a animar yo solo al grito de ¡vamos, vamos, vamos! Cada gel que me tomo, o cada trago al bidón es para mi un premio -así me lo planteo- de forma que cada 15 minutos tengo una recompensa. No es mucho pero a mi me funciona. Comienzo la última vuelta, más corta, de unos 50 km y empiezan a entrarme las ganas de correr. Me voy cruzando con triatletas mucho más retrasados y me sorprendo pensando en todo lo que les queda. Sigo a un buen ritmo, pasando mucha gente, aunque alguno me adelanta e incluso me saluda. Se trata de Javi, un compañero de trabajo de mi hermano, que ha visto mi nombre en el dorsal y me pasa como un misil en su cabra. Poco después tomo la rotonta para hacer el giro de 180º y ya, con viento a favor, de nuevo hacia Calella.

Termino la bici muy entero y con ganas de correr

De nuevo a la carpa, donde me tomo mi tiempo. Me quito el maillot y me pongo una camiseta, me cambio de calcetines y calzado. Vaselina y a correr.
Salgo regulando el pulso hasta que sienta que el interruptor ha cambiado de modo bike a modo run, porque en esos momentos el cuerpo me pide correr mucho más rápido y sé que esto me puede pasar factura si lo hago. Cuando siento el cambio me pongo a mi ritmo y, en seguida, alcanzo a Javi. Charlamos un rato pero el me anima a que tire y así lo hago. No pienso en ningún momento en que estoy corriendo una maratón. Simplemente me desplazo entre puestos de avituallamiento. Cada 2,5Km un sorbo de coca-cola, agua por la cabeza y al coleto. Cada 5Km, coca-cola, isotónico y agua. Termino la primera vuelta. "A por la media maratón".

Durante las 2 primeras vueltas apretaba el calor

Las sensaciones son buenas, siento el cansancio pero no hay rastro de dolor o calambres de ningún tipo. Siento los ánimos de los míos al pasar por el km 10 y los gritos de Manel "¡Vamos tarahumara!", en referencia a una de las imágenes motivadoras que habíamos comentado días antes.
Sigo pasando a mucha gente, algunos ya van caminando pero yo sigo con fuerzas. Termino la segunda vuelta y me preparo para el bajón del km 25. "Lo que sucede en ironman a partir de ahí no se puede entrenar". Por si acaso me enchufo un gel y tomo un trozo de plátano en un avituallamiento, es lo único sólido que tomaré en toda la carrera. Sigo corriendo y en el km 27 se pone a mi par una chica que va terminando, no me pasa así que mantengo ese ritmo. Km 30 y el bajón no llega, ¡vamos que ya está ahí el 32! Pasar este cartel es para mi el punto de no retorno, ¡sólo me queda una vuelta!

"Una y soy finisher" - grito en la última vuelta
Durante estos 10 km finales la sensación es que nadie va corriendo, solo yo. Tanta gente paso. Estoy cansando, se ha acabado la coca-cola y llegar a cada avituallamiento se me hace largo. Pero no voy sufriendo.
En el km 41 ya empiezo a pensar, se desconecta el piloto automático: "¡esto es mío, esto es mío!". Sale mi rabia, mi alegría, la emoción de conseguir lo que uno se propone. Me acuerdo de mis hijos, de Diana. Entro en el pasillo final, aplausos, música, sí, sí, ¡lo conseguí! ¡Soy finisher!


10h 52´ 15"
        

domingo, 9 de octubre de 2011

Challenge Barcelona Maresme - Prólogo

La comida de la semana previa me ayudó a saber que todos estarían conmigo
Ha sido un largo camino desde que en octubre del año 2010 decidiera ir un paso más allá en el triatlón de larga distancia. Después de terminar la temporada anterior con el doble olímpico de Guadalajara el objetivo era ir a Vitoria y probar un triple olímpico. Sin embargo, a mitad de temporada decidí alargar los entrenamientos hasta octubre e intentar ser finisher en Barcelona.
Después de 52 semanas de entrenamiento y más de 600 horas dedicadas a este deporte, esta es mi historia.

Semanas previas

Desde que regresé de vacaciones a finales de agosto, el volumen de entrenamiento baja sustancialmente y empiezo a meter más días de descanso. Parece que he asimilado bien todas las cargas previas y sólo tengo que preocuparme de dos cosas: quitarme un par de kg que he traído de Galicia y decidir el material que me llevaré a la prueba. Lo de la dieta se soluciona rápido en cuanto me reincorporo al trabajo, y el material, salvo la bici que está encargada y no llega, también.

Dos semanas antes de la competición, lunes, tras haber nadado 3000m empiezo la que será la última tirada larga de 1h40´... y tanto que será la última, cuando llevo 5 minutos me tuerzo el tobillo y, aunque intento continuar, el dolor que siento me hace parar y volver caminando al coche. No hay palabras para describir mi frustración en ese momento, creo que no voy a poder competir y se me saltan las lágrimas de rabia. Más tarde, pienso que sólo tengo dos alternativas: renunciar o hacer todo lo posible para intentar recuperarme. Voy a urgencias para asegurarme que no hay nada roto, me quito el vendaje que me regalan allí y al día siguiente replanteo toda esa semana de entrenamiento para nadar y montar en bici pero correr lo menos posible.

Este es el vendaje "funcional" que me hicieron en Sanitas


El jueves voy al fisio y el viernes, ¡me vuelvo a torcer el mismo pie en la calle! Ignoro el dolor y sigo con mis entrenamientos como si nada hubiera ocurrido. ¡Menos mal que estoy de tapering y toda la carga está hecha! Tras una nueva visita a mi fisio de confianza acordamos que iré a la competición con una tobillera, si en la media maratón veo que el tobillo no aguanta me la pondré para intentar acabar.

La última semana me llaman para decirme que mi nueva Ridley Noah Rs ha llegado a la tienda, así que me toca correr para ponerla a punto y poder probarla con los acoples de larga. Me la voy a jugar e iré con ella a Barcelona con sólo 2h de rodaje. Niños, no hagáis esto en casa.

La comida que organizan los RdF en un WOK, llena de risas y amistad, hace que la confianza en mi mismo alcance su máximo y desde ese momento ya no habrá cabida para los nervios o la inseguridad. Sé que voy a hacerlo. Me regalan un casco aero que, por supuesto, estrenaré en la carrera.

Día de antes


La organización ha decidido que todos los triatletas pasemos el día previo deambulando por la zona de la expo. Podemos retirar los dorsales de 10:00 a 12:00h pero no abren los boxes hasta las 14:30h, de forma que tenemos tiempo para investigar cómo será la zona de transición antes de comer.
Lo que más me impresiona es la carpa de transición

El despliegue es espectacular, se nota que se trata de una organización profesional. Aprovechando que ya está montada, echo un ojo a la carpa en la que tendremos que dejar todo el material de ciclismo, carrera y ropa para después de la carrera. Hay varios pasillos en cuya cabecera están indicados los dorsales que tienen sus colgadores en él. Es media mañana y hace un día perfecto de playa, así que me voy a tomar el aperitivo junto al mar y aprovecho para revisar que me han entregado todo junto a los dorsales. Sólo echo en falta el chip, pero más tarde leo que me lo entregarán al colocar la bici en el bike park. Damos un paseo por Calella, disfrutando con tanto triatleta y sus vistosas camisetas y comemos tranquilamente haciendo tiempo.

Después de comer vamos al coche a por la Ridley, últimos ajustes en el freno delantero que me hacen sudar la gota gorda y comprobación de que el tubular delantero pierde bastante presión. Me voy con la bici a boxes, recojo mi chip y la dejo en mi lugar. Me llevo la rueda delantera para traerla al día siguiente con la presión adecuada.


Una de estas es mi Ridley Noah RS, sin rueda delantera


Volvemos en coche a Barcelona por la antigua N-II para poder comprobar cómo es el circuito ciclista; salvo algunos repechos sin importancia se trata de un falso llano junto al mar que permitirá rodar muy bien, eso sí, como sople el viento, este segmento va a ser un infierno.

Las tres bolsas para la carpa de transición
Mientras Diana descansa un poco en el apartamento preparo las bolsas con todas mis cosas, los geles y bidones del día siguiente. Esta noche voy a seguir el consejo de muchos finishers y de Diana, Manel e Isa: "Cena lo que te apetezca". Vamos a un italiano y sorprendo al camarero comiendo como si no hubiera un mañana.

viernes, 7 de octubre de 2011

III Challenge Barcelona Maresme - Primeras impresiones

No sé por dónde empezar. Me cuesta encontrar las palabras que expresen correctamente esta mezcla de orgullo, alivio y humildad.

Necesito un tiempo para asimilar todo lo ocurrido, pero no quiero que se me escapen los pensamientos que ahora tengo en mi cabeza y que considero que serán los más valiosos. Los que vengan después ya estarán matizados, habrán perdido parte de su valor porque mi mente los habrá disfrazado con el deseo y las ganas de hacerlo mejor.


Siento orgullo por haber sido constante y haber sabido perseguir un objetivo a largo plazo. 52 semanas de entrenamiento ininterrumpido en las que tal vez me haya saltado 2 ó 3 entrenos. Constancia, constancia, constancia.

Siento alivio porque en este camino -de tanto mirar a mi objetivo- perdí de vista lo que me rodeaba. Dicen que ironman es un estilo de vida, pero no sé si esta es la vida que quiero. Echando la vista atrás lo más duro no han sido los entrenamientos.

Humildad, porque a pesar del misticismo que quieran darle algunos esto es una prueba más. Y, como todas, la meta es el camino.

Es la preparación, no ser finisher.

Eres tú, mirando al mar sabiendo que vas a hacerlo.

Son tus gritos sobre la bici para dar pedales más rápido.

Es correr una maratón sabiendo que no caminarás ni un segundo.

jueves, 6 de octubre de 2011

"Ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición", Steve Jobs y uno de los discursos más inspiradores






Esta vez poco tiene que ver este post, con los temas habituales del blog; sin embargo quiero hacerlo por dos motivos; el primero es por dedicarle mi pequeño homenaje a una de las personas más profundamente ha calado en mi en los últimos años; y el segundo porque quiero dedicaros sus palabras de inspiración y motivación;



Tengo el honor de estar hoy aquí presente en la ceremonia de graduación de una de las universidades más prestigiosas del mundo. A decir verdad, esto es lo más cerca que jamás he estado de una graduación universitaria. Hoy deseo contarles tres relatos acerca de mi vida. Eso es todo. Nada del otro mundo. Simplemente tres historias.
El primer relato versa sobre “conectar los puntos”.

Abandoné la Universidad de Reed después de los primeros 6 meses, pero luego permanecí vagando por allí como oyente otros 18 meses aproximadamente antes de dejarlo completamente. Así que, ¿por qué lo dejé?

Todo comenzó antes de que yo naciera. Mi madre biológica era una joven estudiante soltera y decidió darme en adopción. Creía enérgicamente que debía ser adoptado por graduados universitarios, de modo que todo se organizó para que al nacer fuese adoptado por un abogado y su esposa. Solo que cuando nací decidieron en el último momento que lo que de verdad deseaban era una niña. Así que mis padres, que estaban en una lista de espera, recibieron una llamada en mitad de la noche que decía: “Tenemos un niño no esperado, ¿lo quieren?” Dijeron: “Por supuesto.” Mi madre biológica averiguó más tarde que mi madre adoptiva nunca se había graduado en la universidad y que mi padre ni tan siquiera había terminado el bachillerato así que se negó a firmar los papeles de adopción. Solo aceptó hacerlo unos meses después, cuando mis padres le prometieron que algún día yo iría a la universidad.

Y 17 años más tarde fui a la universidad. Pero ingenuamente elegí una universidad que era casi tan cara como Stanford, y todos los ahorros de mis padres, de clase trabajadora, se estaban destinando a mi matrícula. Después de seis meses, no le encontraba sentido alguno. No tenía idea de lo que quería hacer con mi vida y tampoco de qué manera la universidad me ayudaría a resolverlo. Y aquí me encontraba, desperdiciando todo el dinero que mis padres habían ahorrado durante toda su vida. Así que decidí abandonar los estudios y confiar que las cosas terminarían saliendo bien. Era algo que me asustaba, pero en retrospectiva fue una de las mejores decisiones que nunca he tomado. En el momento en que abandoné la universidad podía dejar de asistir a las clases que no me interesaban, y participar como oyente de aquellas que parecían interesantes.

No todo fue romántico. No tenía un dormitorio, así que dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos, devolvía las botellas de Coca Cola para obtener los cinco céntimos del envase para conseguir dinero para comer, y caminaba más de 10 Km cada domingo por la noche a través de la ciudad para recibir una buena comida una vez por semana en el templo de los Hare Krishna. Me encantaba. Y muchas cosas de las que me tropecé al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante.

Les daré un ejemplo. En aquella época la Universidad de Reed ofrecía la que quizás fuese la mejor formación en caligrafía del país. En todas partes del campus, cada cartel, cada etiqueta en cada cajón, estaban bellamente caligrafiadas a mano. Dado que había abandonado los estudios y no tenía que asistir a las clases normales, decidí tomar un curso de caligrafía para aprender cómo se hacía eso. Aprendí acerca de los tipos de letra serif y sans serif, sobre cómo variar el espacio entre letras, sobre qué hace realmente grande a una gran tipografía. Era hermoso, histórico, artísticamente sutil de un modo que la ciencia no puede captar, y yo lo encontré fascinante.

Nada de esto albergaba siquiera la mínima esperanza de tener alguna aplicación práctica en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer ordenador Macintosh, todo volvió a mi mente. Y diseñamos el Mac con eso en su esencia. Fue el primer ordenador con tipografías bellas. De no haber asistido a ese curso en concreto de la universidad, el Mac no hubiera tenido nunca múltiples tipografías ni caracteres con espaciado proporcional. Y dado que Windows simplemente copió a Mac, es posible que ningún ordenador personal las tuviera ahora. De haber continuado mis estudios universitarios, no hubiera asistido a ese curso de caligrafía, y los ordenadores personales no tendrían la maravillosa tipografía que poseen.

Por supuesto que era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase. Pero fue muy, muy claro al mirar para atrás diez años más tarde.

Nuevamente, no se pueden conectar los puntos hacia adelante; sólo puedes hacerlo mirando hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna manera en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Porque creer que los puntos se unirán te darán la confianza de seguir tu corazón. Esta forma de actuar nunca me ha traicionado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Mi segundo relato es acerca del amor y la pérdida.

Tuve suerte… descubrí pronto en mi vida lo que realmente quería hacer. Woz y yo comenzamos con Apple en el garaje de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos duro, y en diez años Apple creció de ser una empresa compuesta por nosotros dos en un garaje a una compañía valorada en dos mil millones de dólares y más de 4.000 empleados. Habíamos lanzado nuestra creación más refinada, el Macintosh, un año antes, y yo acababa de cumplir 30. Y me despidieron. ¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado?

Bueno, a medida que Apple crecía, contratamos a alguien que yo pensaba que estaba muy capacitado para dirigir la compañía junto a mí, y durante el primer año más o menos las cosas fueron bien. Pero luego nuestras visiones acerca del futuro comenzaron a diferir y finalmente nos apartamos completamente.

Cuando eso ocurrió, nuestra Junta Directiva se puso de su parte. Así que a los 30 estaba fuera. Y de forma muy notoria. Aquello en lo que me había concentrado durante toda mi vida adulta había desaparecido, y fue devastador.

Realmente no supe qué hacer durante unos pocos meses. Sentía que había decepcionado a la anterior generación de emprendedores; que había soltado el testigo en el momento en que me lo pasaban. Me reuní con David Packard (HP) y Bob Noyce (Intel) e intenté disculparme por haber echado a perder las cosas de esa manera. Yo representaba un fracaso público muy importante, e incluso pensé en huir del valle (Silicon Valley).

Pero algo comenzó a abrirse paso en mí... aún amaba lo que hacía. El curso de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí empezar de nuevo.

No me dí cuenta entonces, pero resultó que el hecho de haber sido despedido de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado. El peso del éxito fue reemplazado por la ligereza de convertirme de nuevo en un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para comenzar uno de los períodos más creativos de mi vida.

Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría en mi esposa. Pixar llegó a crear el primer largometraje de animación por ordenador, Toy Story, y en la actualidad es el estudio de animación más exitoso del mundo. En un notable giro de los acontecimientos, Apple adquirió NeXT, yo regresé a Apple, y la tecnología que desarrollamos en NeXT pasó a ser el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una maravillosa familia. Estoy bastante seguro de que nada de esto habría pasado si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba.

A veces, la vida te golpea en la cabeza con un ladrillo. No perdáis la fe. Estoy convencido de que lo único que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Debéis encontrar algo que realmente os apasione. Y esto vale tanto para tu trabajo como para el amor. El trabajo ocupará una parte importante de sus vidas, y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer lo que consideras un trabajo genial. Y el único modo de tener un trabajo genial es amar lo que hagas. Si no lo has encontrado aún, sigue buscando. No te conformes. Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabrás cuando lo hayas encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejorar y mejoran según pasan los años. Así que… sigue buscando hasta que lo encuentres. No te conformes.

Mi tercer relato es sobre la muerte.

Cuando tenía 17, leí una cita que decía más o menos lo siguiente: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón.” Me impresionó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “¿Si hoy fuese el último día de mi vida, querría hacer lo que estoy por hacer hoy?” Y cada vez que la respuesta ha sido “No” durante demasiados días seguidos, he sabido que necesitaba cambiar algo.

Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida. Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso, se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo por perder. Ya estás indefenso. No hay razón para no seguir tu corazón. Hace casi un año me diagnosticaron cáncer. Me hicieron una tomografía a las 7:30 de la mañana y mostraba claramente un tumor en el páncreas. Yo ni sabía lo que era el páncreas. Los médicos me dijeron que era prácticamente seguro un tipo de cáncer incurable, y que mi esperanza de vida seria de tres a seis meses. Mi médico me aconsejó que me fuese a casa y dejara zanjados mis asuntos, la forma médica de decir: prepárate para morir.

Significa intentar decirle a tus hijos en unos pocos meses todo aquello que pensabas decirles en diez años. Significa asegurarte de que todo queda atado y bien atado, para que sea tan fácil como sea posible para tu familia. Significa decir adiós.

Viví todo un día con ese diagnóstico. Luego, a última hora de la tarde, me hicieron una biopsia, en la que me introdujeron un endoscopio por la garganta, a través del estómago y hasta los intestinos, pincharon con una aguja mi páncreas y obtuvieron algunas células del tumor. Yo estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me dijo que cuando vio las células bajo el microscopio el médico comenzó a llorar porque resultó que era una forma muy rara de cáncer pancréatico que se puede curar mediante cirugía. Me operaron y ahora estoy bien.

Esto es lo más cerca que he estado de la muerte, y espero que sea lo más cerca que me encuentre de ella durante algunas décadas más. Habiendo pasado por ello, les puedo decir esto con más certeza que cuando la muerte era un concepto útil pero puramente intelectual: Nadie quiere morir. Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así es como tiene que ser, porque la Muerte es probablemente el mejor invento de la vida. Es el agente de cambio. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo. Ahora mismo lo nuevo son ustedes, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, se irán convirtiendo en lo viejo y serán apartados. Lamento ser tan dramático, pero es realmente cierto.

Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otro. No te dejes atrapar por el dogma que implica vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejes que el ruido de las opiniones de los demás ahogue tu propia voz interior. Y lo que es más importante, ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición. De algún modo él ya sabe lo que realmente quieres llegar a ser. Todo lo demás es secundario.

Cuando era joven, había una publicación asombrosa llamada The Whole Earth Catalog (El Catálogo de toda la Tierra), una de las biblias de mi generación. La había creado un sujeto llamado Steward Brand no demasiado lejos de aquí, en Menlo Park, y la trajo a la vida con su toque poético. Esto sucedía en los últimos años 60, antes de los ordenadores personales y la autoedición, así que todo se llevaba a cabo con máquinas de escribir, tijeras, y cámaras Polaroid. Era como Google con tapas de cartulina… 35 años antes de la aparición de Google. Era idealista y rebosaba de herramientas claras y grandes ideas. Stewart y su equipo publicaron varios números de The Whole Earth Catalog, y cuando llegó su momento, sacaron un último número.

Fue a mediados de los 70, y yo tenía vuestra edad. En la contraportada de su último número había una fotografía de una carretera rural a primera hora de la mañana, el tipo de camino que podrías encontrar si fueses un aventurero haciendo autoestop. Debajo de ella aparecían las palabras: “Sigue hambriento. Sigue alocado”. Era su último mensaje de despedida. Sigue hambriento. Sigue alocado.

Y siempre he deseado eso para mí. Y ahora, cuando os graduéis para comenzar de nuevo, os deseo eso.
Sé hambriento. Sé alocado.

Sé hambriento. Sé alocado.

(Stay hungry. Stay foolish).



Discurso de graduación que impartió Steve Jobs en 2005 para la Universidad de Stanford


Podéis verlo también… os lo recomiendo: http://www.youtube.com/watch?v=UF8uR6Z6KLc&feature=youtube_gdata_player

lunes, 3 de octubre de 2011

MADRID CORRE POR MADRID 2011 - By Isaac & Artapalo


Antes de la carrera, tenia los depósitos de EGO a tope tras haber terminado mi primer maratón de Madrid 2011. Al acabarla te ponían un plástico atado al cuello en forma de capa de superhéroe, acentuando aun más la sensación de superioridad, que en el recorrido hasta el coche no me lo quite, para que lo supieran todos “si, sí, he hecho una maratón” ¡Qué subidón¡.






Al estar empezando a bajar dicho ego, me aventure con el tío Agus a correr mi próxima carrera, la clásica Madrid corre x Madrid …

“No hay peor cosa que un muerto hambre, harto de pan..-, Pues eso,,, HARTO DE PAN y el EGO por la nubes empecé la carrera. Antes de la salida -al considerarme ya un maratoniano-, reconozco que tenia cierto aire de superioridad aunque no había entrenado casi nada –como cuanto tienes la suerte de conducir alguna vez un descapotable y te paras en los semáforos y te crees que eres el más y que todo el mundo te esta mirando,,, , pero al final descubres que todo es efímero y que cada carrera empiezas de cero sin poder vivir de las rentas,…


Según la organización la iban a correr un 20 % de mujeres, y porqué negarlo,,,,,,ése era un aliciente más para correrla .,pero, o algunas mujeres iban disfrazadas de hombres, o estaban todas escondidas al final de la cola,, porque ver,,no vimos más que las habituales, más bien pocas…, creo que fue ese el motivo por el que había record de participación, más de 10.000 personas en la carrera, mucha crisis de la mediana edad, por si.. pillo algo… No saben que para ligar ya se inventaron los gimnasios - es lo primero a lo que se apunta alguien cuando se separa, bueno esto y al badoo.-



En representación de todos los RDF solo estaba Agustín, porque entre triatletas, su calendario, y los lesionados –que espero se recuperen pronto—los demás RDF no pudieron participar en tan maravilloso evento, y me mandaron en compensación para este encierro al torito “Ratón” de Parla.


El recorrido este año lo habían variado, no pasaba por Alfonso XII, si no que subía desde atocha por el paseo del prado y por Alcalá hasta el retiro, en teoría para suavizarlo, pero en realidad me parece más rompe piernas.



Al salir, como siempre, aglomeración a tope hasta Cibeles, Agus y su Garmin me indicaron, que el primer km lo pasamos sobre 6,30. Al ser la primera carrera de la temporada –que bien suena parezco un profesional- la Gran Vía parecía que tenía más inclinación de la habitual, visita a la plaza Callao, giro por Preciados,,,y paso por Sol con sus aplausos, que si bien pensamos que nos aplauden por el esfuerzo, son en realidad de giris despistaos, trasnochadores, y gente diciendo ¿Qué que coño es esto, y ahora como paso yo al otro lado??. Tras Bailen, subida larga por Mayor y Agus con su pañuelo clásico, empezó a vaciarme poco a poco mi EGO,…con frases lapiladarias del tipo ¿Cómo vas? ¿bajamos el ritmo?. O sea que voy fatal, pensé,,,,



De Cibeles hasta a Atocha,, tuve un momento de respiro que pude seguir cuesta abajo a este RDF que no para de mejorar, pero la vuelta hasta el Retiro, todo subida leve, pero subida,.. pues como siempre a sufrir hasta el final, y tener que decir la frase que decimos los paquetes “si quieres sigue tu”.., pero Agus como buen samaritano, te espera y te lleva de la mano hasta la meta …



Como cura de humildad no viene mal, y terminé con el deposito en reserva y pidiendo la hora…,, Marca 49.59, pues vale,.. bien gracias…



La crisis también ha llegado a esto del runner, el año pasado eran 5 euros y este año el doble 10 euros, pero ni una sola pieza de fruta -como vamos a llegar a cinco al día- ni una mísera barrita de cereales del Lidl, solo.. botella de agua y gracias por venir. Menos mal que vi una caseta con una cola de personas y pensé .”Ahí regalan algo”, y en efecto tras esperar pacientemente, conseguí gratis una revista de runners 01, donde anunciaban el Maratón de Madrid pasado, vamos.. de hace más de un año,, pero bueno gratis al fin y al cabo…. Creo que me estoy haciendo mayor, y que empiezo a valorar más de la cuenta –comos los jubilados- el valor de “lo gratis”.

jueves, 15 de septiembre de 2011

II Valencia Triatlon

Una vez más, un numeroso grupo de RdFs, nos animamos a disfrutar de un fin de semana con la familia y a la vez realizar un triatlon Olímpico, o era al revés.. ya no lo recuerdo. Tras un día de playa aprovechando el viernes festivo y una vez las criaturas organizadas para intentar disfrutar de las atracciones que ofrece Valencia me escape con Sergio y Aki para comprar el desayuno y algún gel para la prueba. Aprovechando el paseo por la Ciudad de las Artes descubrimos el nuevo trazado que la organización había decidido para el tramo de bici. El tramo en concreto era de unos 3Km con 14 giros de 90 grados y lo peor de todo; cemento y adoquines. Vamos lo mejor para una flaca con ruedas de carbono. Mi cabreo fue alucinante, no entendía el objetivo de hacer un triatlon que por un lado comparte tramos del circuito de Formula 1 con zonas peatonales??.. Durante la recogida de dorsales intentamos que la organización nos explicará el motivo y lo más importante. ¿Alguien con una bicicleta de carretera ha revisado el tramo?. La respuesta fue, si por supuesto!. Es un tramo que hay que ir con precaución, pero es precioso y las vistas.. En fin. Yo sigo sin verlo, desde cuando en un tramo de bici vamos admirando el paisaje... La carrera empezaba a las 8:00 AM, con lo que tocaba madrugar. Maria Jose y Gabriel no tenían la salida del Sprint hasta las 10 y pico pero madrugaban como nosotros y ahí estuvieron dando animo mientras nosotros íbamos en fila para la salida.
La salida nuestra, la de los mayores, era en principio a las 8:03 y nuestra "joven" promesa, Aki estaba ya camino del agua.
De aqui, una vez comprobados chip, al agua.
La salida de la prueba era desde el agua y no teniamos tiempo de calentar, algo que me hubiera gustado la verdad. Tras 20 mts de acercamiento a la linea de salida comenzamos a nadar.
Durante los primeros metros me coloco detrás de uno que ha salido disparado y pronto me doy cuenta que voy demasiado deprisa, no hay nadie a los lados. Aflojo un poco y empiezo a pensar en coger ritmo, algo de lo que siempre hablamos y que tanto cuesta. El tramo de natación en la Darsena de la America's cup es perfecto, la temperatura 22 grados y ni una ola. En lineas generales nade bastante bien, un poco agobiado hasta la primera boya pensando que estaba zigzagueando mas de lo debido.
Al final salgo en 28'07" y sin sensaciones de atufamiento como en otros Tris. Algunos de los laps registrados por el Garmin dan 1'36" y  parece que algo vamos mejorando en el agua.
Eso si lo que me toco fue recibir de lo lindo. Manotazos por doquier y el típico adelantamiento por encima!?!? coño que no soy un chanquete...yo creo que se me ve bien no?
La salida del agua y la T1 bien, un poco liado con el casco y sorprendido que hubiera tantas bicis, sobretodo la de Ux. Esto me dio alas a pensar que iba muy bien y salí disparado a cazar algún grupo tan rápido como pudiera.
Muy pronto me uní a un pequeño grupo que se empeza a formar y comenzamos a coger gente y reclutar miembros al grupo. Rodabamos muy bien, las curvas del circuito de F1 son realmente espectaculares. Para un motero como yo, abriendome y pasando a la peña por el interior... una pasada. La primera vuelta al acercarnos a la Ciudad de las Artes, la atención es máxima para que reduzcamos la velocidad y la verdad es que es un coñazo, pienso en las etapas del tour con el pavés.. Al comenzar la segunda vuelta y en el tramo rápido del circuito de F1 nos pasa Jordi Jorda y nos unimos a él, tela! rodando a 45 km/h y sin ayudas..Fuimos capaces de aguantarle hasta la salida del tramo de CdA, y es aqui donde mi rueda delantera empieza a hacer ruiditos raros.. creo que me he pasado de velocidad en el "pavés". Una vez abandonada la aventura de seguir a Jorda seguimos relevandonos y tirando, el grupo es bastante amplio pero currar lo que se dice currar curramos 4 o 5.
La tercera vuelta tengo un susto importante al chocar con la rueda del de delante, la verdad no se como no me pegue el guantazo del siglo, seguimos tirando y cruzando los dedos cada vez que entro en el tramito adoquinado, ya que el ruido de la rueda va a más.
En una de las vueltas, creo que la tercera pasé a Aki que andaba sin grupo que le diera el empujón necesario.
La verdad es que con la bici tiré todo el tiempo y muy contento ya que he conseguido el 79 mejor tiempo. Al bajarme de la bici sabia que mi carrera debía ser conservadora sobretodo teniendo en cuenta que de 40Km de bici a 48km hay una importante diferencia y que tanto tirar me habian cargado los cuadriceps lo suyo.
El tramo de carrera estaba organizado a 3 vueltas por la zona del puerto y la verdad es que bastante tramo a la sombra cosa que se agradeció ya que pegaba de lo lindo. Lo mejor de este tramo era poder dar animos a los demas RdFs que para mi sorpresa venian por detras mia!?!?
Aki, muy cerca mio a unos 100mts no más, y pienso coño con lo que esta corriendo el flaco últimamente en las series!!?! Este tío me caza fijo!, pero no puedo apretar. Bueno si me pasa tengo que pensar que le digo.. No se lo voy a poner facilito.. jeeje

Un poco más atrás viene Uxio que no corre, vuelaaa!!! va pasando gente a toda pastilla. Total estoy convencido que uno o otro me van a coger fijo.
Yo sigo controlando el ritmo sin apretar lo más mínimo ya que muscularmente voy jodido. Decido mantener el ritmo y vigilar el pulso que por supuesto va disparado hasta la meta y disfrutar de cada vuelta viendo a la familia.
Un placer tenerla en este tramo que las fuerzas van justas y por lo menos retratar a todo el equipo RdFs.. Me hubiera encantado alguna foto en el tramo de bici, ya que las curvas han sido una pasada, seguiremos buscando a ver si encontramos entre las fotos de la organización.
Una pena no tener localizados a MJ y Gabriel para incluirlos en este tramo.

Ya sabéis chicos! el año que viene con la equipación oficial RdFs y así no os escapáis!
Al único que no veo durante este tramo es a Sergio que tiene que estar cerca de mi, buen ritmo lleva también.
Ademas seguro que se lleva mejor el tramo de la carrera cuando tienes a la familia dandote animos sin parar...

Por detrás viene Carlos que no tiene cara de llevar ya las 2 horas de paseito por Valencia. Eso o tiene una capacidad especial de sonreir a la cámara. La experiencia de sufridor es un grado y tantos maratones se tienen que notar ;-)
Un finde complicado para él, que por suerte se resolvió a favor y aunque poco, tiempo pudimos disfrutar de su compañía.
Finalizo el Triatlon de Valencia muy contento con un tiempo de 2:34:35, que no esta nada mal.
El objetivo inicial era acercarme a las 2h30 en un olímpico y si quitamos los 8Km de más en la bici creo que me hubiera quedado en menos de 2h20m que para la corta temporada que he realizado esta muy bien.
En cuanto al triatlon en concreto, no creo que repita. No me gusto el tramo de la CdA y existían tramos con tierra y cristales ( vimos unos cuantos pinchazos..) que no estaban a la altura. Seguro que mejorará la organización, pero en general estos eventos tan masivos buscan demasiado el agradar a todos y eso al final se paga.
Los resultados de la prueba Aqui


Ahora a recuperar poco a poco y preparar el final de temporada en el Duatlon de San José, donde esperemos tenga algo más de chispa con la carrera a pie que ya estoy viendo a más de uno que me tiene ganas... jeje...


lunes, 11 de julio de 2011

XXIII Triatlon Ciudad de Alcazar

Un año más, tras la primer del año pasado, nos acercamos los RdFs a Alcazar de San Juan para disfrutar de un triatlon de distancia curiosa pero muy interesante. Agua 1.000mts, Bici 30Km, Run 5,5Km.
Esta año he sido capaz de organizar y conseguir que 5 Rdfs asistieran al evento... Luchando contra nacimientos, vacaciones, viajes, etc... Un exitazo!
Lo mejor, que creo que se ha convertido en un clasico para los RdFs tras los comentarios de ayer. Lo peor, la desafortunada caída de Buesa con la bici llegando a la zona de la laguna.
Agus y Dani madrugaron para coger los dorsales, mientras en el coche de Sergio, Aki y yo ibamos llegando a Alcazar tras el madrugon de las 6:00 AM.
Tras dejar los trastos para correr en la pista de atletismo y con las cosas para nadar a la espalda nos fuimos rodando 15Km en la bici hasta la salida del triatlon en la laguna grande de Villafranca.
Accidentada llegada tras la caida de Dani, nos coordinamos para entrar en control mientras el recibe primeros auxilios con la ambulancia de la cruz roja. Las caras aqui un poema.. Sueño y más sueño..



Una vez pasado el control de acceso, sin incidentes esta vez.. ( aqui ya se va notando que tenemos algo más de nivel, eh??...) intento montar las famosas gomas que hacen que salgas disparado de la T1 y no se pierda tiempo. Aki me da las pertinentes instrucciones que yo sigo al pie de la letra y nos intentamos organizar para la foto de rigor antes de comenzar el agua.



El tramo de agua es de 1.000 mts, esta vez vamos justos de tiempo y no nos da ni para calentar, algo que por lo menos yo he comprobado me viene bastante bien.
Ademas me preocupa la reacción de los de "secano". No quiero que se me agobien niguno.
Tras un par de "por favor, salir todos del agua..." de la organización, nos pillan a traición y dan el pistoletazo de salida. Yo salgo disparado a coger sitio... no se para que si luego nado como el culo... en fin.
Lo mejor es que la tactica de Aki es perseguirme en corto y se pone a mi rueda el tio desde el primer momento.
En la foto inicial podéis verle como se intenta pegar a mí al máximo...
Nadando me siento fatal, no cojo ritmo, recibo mas de un codazo, me pasa mucha gente pero por fin llego a la primera boya. Al girar me parece ver un RdF, pero no tengo claro quien es y continuo intentando mantener ritmo que parece me esta costando cada vez un poquito más.
El peor tramo sin duda, el último donde ya puedo ver el arco de llegada pero no soy capaz de nadar tranquilo y a ritmo por más que lo intento. Esta claro, este año han caido menos sesiones de agua y lo estoy pagando.. Ya queda muy poco y me consuelo pensando que al menos los brazos ya no van a sufrir... Saliendo del agua con gesto curioso para que no soltar el Garmin de la cabeza. Vaya pintas..
No me paro a mirar el tiempo de la natación por que estoy completamente convencido que ha sido un autentico desastre y no me apetece empezar a venirme con pensamientos negativos del tipo; vaya mierda, ya lo sabia yo, si es que es normal.. blabla... Ademas claro está las bicis de los primeros ya no están y son las primeras que se ven... En fin lo que hay que hacer para engañar al coco.
Paso del tiempo y la natación, ahora tengo ganas de montar en bici y salgo a toda pastilla a por la bici. Aquí llega mi primera sorpresa, al coger la bici veo que tanto Dani como Aki no han salido del agua. Dani tiene escusa por el accidente, pero Aki... pensaba que me habrían pasado. Parece ser que la laguna también les ha costado tanto como a mi. Dani saliendo detrás mía seguido de Aki..













Algo importante que reseñar de Agus es que se llevo un pedazo tajo en el brazo que hemos estado analizando en la comida y no puede ser de ningún tipo de uña de ser humano, incluidos desarrollos de mejillones que no se han podado en años con lo que entendemos que o bien el monstruo de la laguna o el chip de otro nadador ha sido el culpable...
De cualquier modo aquí estábamos los cuatro en la T1 y yo con mi nueva aventura de saltar con las zapas en las calas y las maravillosas gomas...
Algo falló, el sistema gomas no me duró y al salir de la T1, tras evitar a un triatleta que decide calzarse justo a la salida intento desde la bici ponerme las calas bailando sin gomas... Complicada operación...
Dani sale como un tiro y me pego a uno del club Valdemoro tras colocar al menos una de las zapas a ver si cogemos grupo. Al principio hay poca coordinación pero poco a poco el grupo empieza a coger gente, pasamos al accidentado de la culebra.. Vaya mala suerte, imagínate tu ahí colocado mirando a la linea blanca y de repente una culebra cruzando.. Piñazo y buen susto seguro.
Pero y Sergio? Donde andará pienso.. Pues saliendo del agua que ya ha finalizado y esta vez sin agobios y sintiéndose mucho mejor. La cara lo dice todo. Ya esta! Agua completada...

Mientras tanto el grupo sigue cogiendo gente y de repente asoma la cabeza a mi izquierda Akilino sonriente... buena táctica, guardando fuerzas y reservando desde atrás en el grupo que sigue creciendo.
Voy dando relevos en la parte de cabeza del grupo, no entro en todas pero si uno de cada dos. Mola, me siento bien, pulso alto pero da lo mismo. Las piernas responden.
Llegamos a coger a Dani que esta rodando en un grupo pequeño y rápidamente intenta un par de amagos de romper el grupo antes de llegar a Quero, intento seguirlos y menos mal que no dan un par de tirones más que si no a mi me dejan tirado...
A partir de aqui la carrera esta controlada, me coloco en medio del grupo y sufro lo justo sabiendo que nos quedan unos kms y luego tendremos que correr duro.
Algún valiente arranca y sale en solitario, pero estas fugas no van más allá de minutos de esfuerzo en balde..
La llegada a Alcazar la realizo justo detrás de Dani, intentando coordinarme con las rotondas, coger el garmin del manillar, sacar los pies, etc... No miro el tiempo pero estoy convencido que mucho mejor que el año pasado. Llegando a la T2 y listo para saltar a pie pierdo una zapatilla y tras 100mts hasta el polideportivo decido volver sobre mis pies a recuperarla... Esto me hace realizar una T2 fatal y permite a Aki escaparse delante mia. Una vez empiezo a correr el ritmo no es malo, pero no hay más. Aki esta ahí a unos 300mts pero no hay suficiente para atacar...
Aguanto el ritmo refrescandome en cada puesto y me cruzo con casi todos los RdFs en el circuito, bien aqui no sufro solo! Todos van dandolo todo jeje. Como mola!
Termino apretando los últimos 300mts de pista por debajo de 4:00 min/km para no perder las buenas costumbres y me voy en busca de mis colegas que ya estan disfrutando en Meta.
Agus entra detrás mía, fastidiado con problemas de estomago... Creo que la tarta de Rapunsell de ayer le esta pasando factura desde hace rato y un poco después viene Sergio que finaliza dejando esta edición la mas popular representación de RdFs en Alcazar hasta el año que viene, que espero podamos incluir alguno más.

Las clasificaciones oficiales aqui

Enhorabuena a todos por los resultados y hasta la próxima!














Nota: Algunas de las fotografías han sido sacadas de la web de Conchip.es, responsables del cronometraje de la prueba.

lunes, 20 de junio de 2011

Triatlon Polar Series..... historia de un fracaso.




Por suerte, esta temporada no he sido nada estricto en el registro de todos mis entrenos.... digo suerte porque si hubiera hecho balance de los kilómetros de agua, bici y carrera con los que me presenté el pasado sábado en el pantalán de la CdC, versus resultado, la decepción hubiera sido más grande aún.

No tengo muchas ganas de hablar como os imaginaréis, sin embargo sé que hay que hacerlo porque los días malos también forman parte de este mundo; si a alguien le sirve mi experiencia, al menos habrá salido algo bueno de esta historia.

No quiero dejar pasar la oportunidad de agradeceros a todos los que me disteis palabras de ánimo y apoyo (Buesa, Howe, Sergio, Leo, mi hermano.....), lejos de ser un elemento de presión, fueron de mucha ayuda, supe que no estaba solo aquel día. También gracias a Miguel Angel López y a su mujer, que tuvieron la valentía de abandonar su confortable aire acondicionado y venir a pasar calor con su cámara y su apoyo. Por supuesto a la incondicional compañía de Arta-IronMan, que aparte de acompañarme la mayoría de los entrenos de esta temporada, decidió venir a este tri más por solidaridad que por voluntad. (y luego se saldría el muy perraco). A mi primo que se estrenó en este difícil evento y sobretodo a mi familia que me acompañó al completo y que escuchar su "vamos papi, corre, corre,.... corre más rápido !!" hizo que no abandonara, cuando por primera vez, lo consideré seriamente en muchas ocasiones.

Después del habitual estrés, pre carrera donde da igual el tiempo de antelación, siempre se llega sin calentar y la lengua fuera; me encontraba a escasos segundos de escuchar la señal de salida. Tras tirarme al agua, primera en la frente, las gafas de agua se descolocan y tengo que colocármelas en perdiendo los primeros segundos, olvido pulsar start en el Garmin (no cual es una ventaja porque así no soy consciente de la magnitud de la catástrofe). Voy algo forzado; Se hace largo llegar a dar la vuelta, pero no ceso en el ritmo y poco a poco voy pasando boyas. Salgo y me dispongo a dar la segunda vueltas; me fijo unos triatletas al fondo para cazar y creo cojo a dos de ellos. Las sensaciones regulares y algo de pesadez de brazos. Cuando salgo del pantalán, miro hacia atrás para ver si aún había mucha gente en el agua... quedaban muy pocos; mis pequeños no paran de animarme y salgo con fuerzas para hacer un sprint hasta la T1 que estaba a larguísimos 300m. A esas alturas, ya sabía que había ganas, pero no había fuerzas.

Salgo de la T1 decentemente, el ver que ya había mucha gente fuera fue un pequeño jarro de agua fría. Empiezo a pedalear sufriendo la infernal cuesta de las pistas de tenis con las referencias de velocidad del pasado Open; veo que las piernas no van; no cojo grupo y los que tenía al alcance se me van lentamente. Llego a Garabitas y asciendo sin fuerzas, bebo y como según lo previsto esperando que sea la poción mágica de Asterix.... , parece que me acerco a algún grupillo de cadáveres, no es una inyección de moral porque veo que la velocidad es lenta. "como no remonte en la bajada, los números no salen ni para atrás". Llego la bajada y los números no salieron. En la zona plana seguí sin coger grupo y por más que intentaba mover desarrollo, volvían a faltar las fuerzas. "A tomar por culo.... lo dejo....". espero a llegar a la zona de boxes para parar..... sin embargo vuelvo a ver a mi familia, mis pequeños llevaban un rato esperándome... "Papi corre, corre,....vamos."... vaya ejemplo que les doy si me bajo...; a ver que tal la segunda vuelta"
La segunda vuelta fue un poco peor, la tercera peor, la cuarta interminable y la quinta un tema personal.

T2, bien muscularmente, alguien me robó un calcetín; manda huevos tocó ir a pelo con una zapatilla que tenía confirmado desde el Open, que me hacía rozadura.
Empiezo a correr sin aliento, el ritmo no es malo, pero sé que es una cuestión de cadencia heredada. Vuelvo a pensar en dejarlo... esto no es correr, es un trote ridículo; agua e isotónico (que por fin se preocuparon de mantenerlo fresco), son de alguna ayuda; pero rápidamente vuelve a faltarme el aire. Miro el ritmo y baja cruelmente; es la primera vuelta y esta vez si que decido dejarlo... "ahora sí", " esto es una mierda...... tanto trabajo....". Termino la primera vuelta y vuelven a ser mis pequeños los que dicen... "Más rápido.... como Rayo McQueen....". Así que de nuevo a predicar con el ejemplo..... Continuo con la segunda vuelta donde por primera vez me paro a andar en la zona de avituallamiento, tercera vuelta con nueva parada y cuarta sin parar por el mismo tema personal de antes.

Mis hijos me esperan para entrar conmigo en meta; me voy con ellos y entramos los tres, ellos con los brazos en alto, yo mirándoles...... sin duda ésta ha sido su carrera.
















Se ha producido un error en este gadget.