viernes, 15 de octubre de 2010

Madrid Corre por Madrid "La vida sigue igual"

LA VIDA SIGUE IGUAL.

Si, si, la vida sigue igual, cometemos los mismo errores, las mismas desilusiones, que el Madrid no gane algún titulo,,, hasta la vida sigue igual en resultados,, realicé el mismo tiempo un año después de mi primera carrera (51,40) ¿No se supone que con el entrenamiento se mejora?, ... y ahí va una pregunta para nuestro experto BUESA de “preguntas que dan que pensar”.. entiendo que si son carreras correlativas, se iguala el tiempo, pero si se realiza un año después ¿Se entiende que se ha mejorado al haber envejecido un año más y haber mantenido el mismo tiempo que cuando era más joven? ¿He conseguido parar el envejecimiento?? O por el contrario es una manera de justificarme??

LA CARRERA

Volver a correr mi primera carrera oficial siempre es especial, tras los nervios previos de la misma, el convencimiento de que tenemos más limitaciones que expectativas, y que las competiciones, como la vida misma, nos pone a cada uno donde nos merecemos, vamos… que no llegaré a la altura de los grandes corredores ni triatletas, ni llegaré a crear ningún blog con mis logros personales.

En esta carrera, el desplazamiento lo realicé en el cercanías Parla-Madrid haciendo caso a mi mujer “la próxima carrera con tus amigotes lo haces en transporte publico”, (y todo por un insignificante olor durante una semana en el coche que ella utiliza, ¡que exagerada!), y tras caminar desde atocha, me pude reencontrar en el Retiro, con el incondicional AGUS, junto a SERGIO y con el cuñadísimo ANTONIO, que este sí que tiene merito, aquí corriendo después del nacimiento de su nuevo hijo, que con este van tres, ¡ánimo Antonio! que a partir del cuarto “del Opus y con la Chysler Voyager, no falla”., tras los saludos y abrazos de rigor, nos dispusimos a realizar la ardua misión de “encontrar al resto de los RDF”, tarea infructuosa ante tanta gente,, no pude reencontrarme con AKI y haber podido ver esa barba tan interesante que se ha dejado, (empiezo a creer que estos de Capgemini se están volviendo muy modernos, siempre a la última, primero el Principe, luego Iker Casillas y ahora AKI ¿Quién será el siguiente?), ni estar con el gran BUESA-NOYA que tras sus retos con los profesionales (leo tus crónicas y tus revisiones de temporada), se ha dignado correr una carrera popular con meros aficionados,,, espero coincidir en la próxima carrera, ….aunque sea en la salida.

No se sí era por el color rojo de las camisetas,,, pero este año parecía que había muchísima más gente; Desde la salida de la prueba hasta que pasamos por su arco, pasaron más de cuatro minutos,,,,, los primeros 5K fueron infumables, parecía una “love-Parade” , hasta nos hicieron pasar por debajo del puente de la calle Alcalá, como latas, y después de pasar Cibeles, todo el tiempo haciendo ZIG-ZAG, esquivando a los corredores, postes, señales, bolardos,,,, y lo que es peor, a esos runners que corren en fila de seis (vale que seáis colegas, pero esto no es ningún ataque romano en formación), que les molesta que pases entre ellos cerrándose ante cualquier acercamiento, pasando todo el tiempo pidiendo “perdón”, y como no, las primeras bajas, perdemos a Sergio y Antonio entre la multitud. (empiezo a creer que Antonio teme mi esprint final ratonero).

Se pudo empezar a correr a partir del km 5 en la bajada de Alcalá, y Agus aprovechando la entrega de agua, aceleró el ritmo, llevándome con la lengua fuera hasta el final, cerca de 4´15 junto a mi colega Cenamor, que también se terminó por animar, y el último kilómetro, como siempre, lo pasé mal tras la subida del Retiro, y a la llegada, entre que no me quedaban muchas fuerzas y el comentario de Agus “no se te ocurra esprintar que como te de algo, encima me la cargo”, me deje llevar hasta el final…..

¿Cómo es posible que estés toda la prueba adelantando gente sin parar, te pongas lo más cerca posible de la salida y acabes en el puesto 3985? Otro gran misterio,,,,,,,,,

Tras la prueba, otra desilusión, al llegar a Atocha y para recuperarme del esfuerzo de la carrera, fuimos a comer el típico “bocadillo de calamares del Brillante”, ... ¡vaya clavada!, el bocadillo y una mini caña 6.80 Euros, y encima los calamares eran cuatro con un rebozado aceitoso -parecian más aros de cebolla- que me estuvo repitiendo toda la mañana, ¿Donde estaba el bocata lleno de calamares blancos que tanto añoraba?

Ya no és lo mismo, pensé, la vida sigue igual, menos para los calamares de Atocha,,, ISAAC.-
Se ha producido un error en este gadget.