martes, 28 de septiembre de 2010

Revisión temporada 2010

Parace que fue ayer mismo cuando escribía esto: http://www.runnersdefortuna.com/2009/10/revision-de-la-temporada.html y aquí me tenéis haciendo lo mismo un año más tarde (11 meses para ser más exacto). Creo que es muy interesante este ejercicio:

  1. ¿Cuál fue el punto más alto de la temporada? Alcancé un gran momento de forma justo antes del Triatlón de Elche, luego en julio también tuve buenas sensaciones en triatlones más cortos. ¿Por qué destaca para ti? Cuanto estás en forma la capacidad de recuperación del cuerpo es increíble, por muy cansado que acabes un día, al día siguiente estás listo para entrenar duro de nuevo. ¿Fue cómo pensaste que sería al principio de la temporada? Debo reconocer que ni en el mejor de mis sueños me imaginé terminar un half ironman como Elche con las sensaciones que lo hice.

  2. ¿Cuál fue tu mayor decepción? No lo llamaría decepción, pero es cierto que llegué al Doble Olímpico de Guadalajara un poco pasado de forma. Cansado física y mentalmente. ¿Por qué sucedió? Creo que no es del todo buena idea alargar la temporada hasta septiembre-octubre, tal vez es más conveniente aprovechar las vacaciones de agosto para descansar de todo: entreno, trabajo, dieta... ¿Hay algo que podrías haber hecho para evitarlo? Sí, este año voy a probar a hacer una temporada más corta con un solo pico de forma.

  3. ¿Mirando atrás, crees que entrenaste tan sabia y duramente como podrías haberlo hecho? Sí, este año ha aprendido a entrenar duro cuando hay que hacerlo y a descansar. La ayuda de mi entrenador ha sido definitiva. Esta temporada ha habido días durísimos, pero siempre he entrenado con cabeza.

  4. ¿Qué es lo que tienes que trabajar más esta temporada para mejorar tu rendimiento? La técnica de natación, una vez más.

  5. ¿Qué es lo que más te gustaría conseguir esta temporada? Hacer un triatlón de Distancia C: triple olímpico. El último peldaño antes de ir a por mi sueño en 2012. ¿Es desafiante pero dentro de tus posibilidades si haces las cosas bien? ¡Sí!

Este año he cumplido mis objetivos -Half Ironman y doble olímpico- y he mejorado mis marcas personales en todas las distancias (exceptuando la maratón, ya que me reservo bajar de 4h en un ironman). En 10k he roto la barrera de los 45´, en media maratón he bajado de 1h40´, en triatlón sprint he bajado 6´ la marca de 2009 hasta 1h11´ y en distancia olímpica he reducido en 35´ mi primera participación en este deporte. No puedo estar más satisfecho. ¡Ójala 2011 me trate igual de bien!

martes, 14 de septiembre de 2010

XXV Triatlon de Guadalajara - Doble Olimpico

Cada vez me convenzo más de la enorme importancia que tiene la mente en el rendimiento deportivo. Llegaba a Guadalajara bien entrenado, pero con cierta fatiga mental después de haber estado entrenando ininterrumpidamente durante un año. Era la última prueba de la temporada y estaba deseando hacerla para poder descansar.
La prueba se celebraba el sábado 4 de septiembre y las bicis había que dejarlas el viernes. Aunque la salida era a las 14:00 el sábado a las 10:30 ya estaba dejando mis zapatillas en la T2 para poder comer algo antes de competir: arroz blanco, filetes de pollo y pisto manchego (gran error). Después en autobús hasta la zona de natación en Pareja a 80km de Guadalajara, incluyendo un sueñecito que me eché porque me iba agobiando reconocer el camino por el que luego tocaría volver en bici.
Aunque el calor aprieta nadie sabe si el neopreno estará permitido, así que cargo con él en la mochila. Finalmente parece que va a estar prohibido, lo que es un pequeño inconveniente para nadar un 3000.
NATACIÓN
Salida única desde el agua de los GE masculinos (y las chicas 5 minutos después) donde me coloco de los últimos. La salida es tranquila y me concentro en el ritmo y en deslizar, me lo tomo con calma buscando un grupo o pies en los que ir cómodo. Los primeros 500m los nado en solitario para luego ponerme a pies de un triatleta que me pasa. Así completo, muy tranquilo, los primero 1750m. Tan tranquilo que me da tiempo a mirar el crono y ver que voy en 35:13. Como quiero bajar de 1h decido apretar un poco, saltar de este grupo y pillar al que va un poco por delante: ERROR. Aunque mi sensación es de nadar mucho más fuerte no soy capaz de coger a los de delante, me quedo en tierra de nadie y pasa un buen rato hasta que logro unirme a otro grupo para terminar en 1h 2´. A pesar de tener sensación de haberme esforzado mucho más la segunda vuelta ha sido mucho más lenta. Salgo contento con las sensaciones y porque empiezo a "leer" la carrera pero cabreado con el tiempo.
CICLISMO
No quedan muchas bicis cuando llego por lo que creo que podré pasar a bastante gente en la bici. Sin embargo, las primeras rampas de salida del azud ya me indican que no voy con sensaciones y que no va a ser un segmento fácil. En realidad es un continuo rompepiernas con subidas y bajadas que no te dan ni un respiro. Intento subir un poco el pulso respecto a Elche, me permito subir a 135-140 y en las subidas a 145. Aunque paso a algún participante voy perdiendo puestos, en la última subida del km 70 me pasa un grupo de 5 ó 6 liderado por una chica a los que no puedo seguir. Creo que el piñón 23 que no cambié por uno más grande me pasa factura muscular aunque el pulso no haya subido demasiado.
CARRERA
Otro rompepiernas total dando 4 vueltas de 5Km. Muscularmente voy muy tocado y aunque intento mantenerme a 5min/km enseguida veo que no va a ser posible. Empiezo a beber en todos los avituallamientos porque el calor aprieta de lo lindo, pero no hay forma de recuperar. La bici me ha desfondado y no me queda más que apretar los dientes hasta el final.
Llego muy, muy cansado, tanto que por primera vez al cruzar la meta tengo que tumbarme. Esta carrera me ha sacado todo lo que llevaba y un poco más. Todo el mundo coindice en su dureza. Yo me doy por satisfecho, he hecho una magnífica temporada.

2010_Sept_5 TRI Valencia - Nadando en una dársena y sentirse como un F1



Todo comenzó “como siempre” y van XXXV, que si he visto que Valencia organiza un TRI: Nadar en la Dársena de la American´s Cup, rodar como un F1 hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias y correr por la Marina Real y ya estábamos apuntados unos cuantos RdF.
A pesar de las fechas, tras la vuelta de vacaciones el 2 de agosto nos enganchamos a nadar y recuperar lo no entrenado en la playa. Series de todo tipo sacadas de alguna plantilla de locos con 15*100, 8*200, 5*400,… 2*1.500, para luego hacer lo de siempre, sufrir como bestias en la ciénaga (se veía claridad y distinguías tu propia mano).
Tras la locura ver cómo llegar a Valencia, me encuentro a Sergio en la puerta de mi casa a las 3:30h como un clavo y salimos con toda la logística preparada. 6:10h hacemos la llamada a Aki para despertarlo entrando en la ciudad y creo estaba soñando abrazado a su oso de peluche de felpa.
En el hotel empiezan las primeras mariposas por el estómago y necesitamos parar en boxes a descargar algo de tensión pero sirve de poco. Sin darnos cuenta salimos con la bici por la calles de Valencia rumbo a la Ciudad de las Artes ya con prisas por si no llegamos (recoger material, colocar dorsales y dejar lo utensilios según Aki nos recuerda).
Temperatura magnífica y ambiente de lujo. Ponemos los aperos en la bici y portadorsales y nuevamente llegan los nervios y algunos tienen que salir corriendo. Sin tiempo a buscar donde narices se salía.

Como novedad nos dicen que la salida se hará desde el agua y por prudencia nos metemos de los últimos. Ni 10 brazadas antes de colocarnos y pistoletazo. Eso que se habla siempre antes de “vamos juntos” es un cuento chino. A los 25 metros ya no soy capaz de identificar a Aki. Tratando de acompasar el ritmo me doy cuenta que ni respiro bien, ni estiro los brazos, se hunde el culo y por si fuera poco cada 5 metros alguien intenta mantener sexo contigo. La 1ª y 2ª boya están lejos, muy lejos, tanto como que no llegan nunca. Parece que se estabiliza algo el ritmo pero con la sensación de que todo el mundo te pasa (y eso que salimos de los últimos y descolocados). Por fin doblamos la boya amarilla que a lo lejos se veía canija, pero no lo es. Me separo como 3 metros para evitar aglomeraciones y un tipo que suelta un viaje que me descoloca la gafas. Tras la parada técnica no logro encajarlas bien y me entra algo de agua por uno de los ojos, pero ya da igual. Me motivo pensando “deben quedar ni 700 metros”. Tras varios cambios de orientación y mira que es difícil perderse veo que me acerco al barco pirata que está aparcado antes de la meta y me paso las balizas por fuera haciendo unos 20 metros más de agua.

Por fin llega mi momento esperado, salgo del agua y me pongo a andar. Necesito disfrutar de mi pequeño triunfo. Llevo a la bici y Aki no está por lo que decido esperarle tomándolo con tranquilidad. Poco más de 1 minuto y aparece por allí como si fueran persiguiéndolo, tranquilo que te espero (así de chulos somos los de Parla).
Salimos en la bici dando las instrucciones de equipo y tratando de coger ese ritmo con el que habíamos entrenado. Ya km 4-5 y vamos juntándonos unos 7 cada uno a su rollo.
Aki haciendo el entreno del carril bici se me acopla a rueda y no dice ni media. Primeros 10 km a 33 de media y subiendo. Giro una de las veces la cabeza y suelto una gracia de las mías y un tipo con maillot azul me mira un poco extrañado de aquellas familiaridades. Suelto una disculpa y Aki ha desaparecido.
Me doy cuenta que el Barreiros ya casi no suelta humo y está caliente. Me pongo a rueda como si me estuvieran persiguiendo e incluso dando algún relevo y van cayendo los km a 35,1 los 10 siguientes, 36,1 y los 10 últimos a 35,1 (por la relajación de la llegada). Algo falla ya que la meta no llega nunca y salen 43,580 km. Viendo al grupo que parece experimentado como se quitan las zapas me pongo en plan desmontable con ellas y llego a bajarme sin zapatillas “Eureka”.

Ahora llega lo mejor, mi fuerte que es run. Me calzo las Sauconi y me doy cuenta de la factura de los 43,5 km de bici a 35 km/h de media. Las piernas van como 2 adoquines pero gracias a esa voz en off que me había guiado en los entrenos y otras pruebas, me dedico a correr controlando la velocidad para estar en torno a 5 pasando los 5 primeros km en 24,58 y parece que el plomizo de la piernas ha remitido algo. Empiezo a cruzarme con Aki y Sergio que van muy bien. La siguiente vez Sergio (incluso me sonríe) ha dejado a Aki que hace gestos de tener roto algún alerón trasero o perdida de adherencia.
Continuo a mi ritmo, incluso bebo andando para que no se me salga todo el agua de mar que había bebido gratamente junto con el Acuarius y aguanto mejorando algo mi ritmo para completar la 3ª vuelta y el juego de las pulseras de colores para controlar que cumples todas. Ahí me sale el sufridor de maratón y pensando en lo que me queda completo los 2 últimos km entorno a 4:35 ahora si pasando gente de todo tipo (¿cómo puede correr Noya a 2:50 después de esa paliza?).
Llego a la meta disfrutando de los últimos 50 metros sin ni siquiera esprintar y como siempre, mi recuerdo para Pepe Leardy que desde cielo me acompaña en estas locuras.
Tras revisar que tengo completas todas las partes de mi cuerpo, me doy cuenta que estoy como una figura de sal con la piel tirante. Hago el último esfuerzo de hidratarme y esperar la llegada del equipo. Aki llega algo tocado pero pisándome los talones. Un poco después aparece el John Dere de Pinto completando otra épica aventura.
Comentarios de rigor sobre lo bien que lo hemos pasado sufriendo como bestias y nuestro mejor momento del día al ver la salida del TRI femenino con posiblemente más de 100 féminas.
Resumen: Bonito y duro como suele ser lo habitual aunque esta vez los escozores en hombros, axilas y cuello del agua me dejan otro recuerdo para la vuelta. Se les fue la mano con el salero. Circuito muy chulo con bastantes tramos por el circuito de Fórmula 1 y sintiéndome por unos momentos como Fernando Alonso al tomar las curvas con algo de riesgo por la prudencia del grupo.
Dar las gracias a Sergio y Aki por el transporte y sobre todo compartir otra experiencia más. La siesta de la vuelta junto con la empanada de atún de la logística Parleña (gracias Mercadona) hicieron el resto. Felicidades a Jorge Rubio (Aki-boy) que hacía 3 años.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Marnaton 2010



Os dejo la crónica de Alberto en su primera Marnatón de este fin de semana.......


Llego el día antes de la prueba a las 20h. Ambiente de lujo, azafatas cañón, pero yo a lo mío, recoger dorsal y chip. Las mariposillas ya anidan en mi estómago. Me acompaño de mi hermano y mi sobrino, a modo de equipo de apoyo psicológico. Por la noche ceno pasta, y a dormir, tarde y mal. Nos despertamos a las 5:45, pues antes de coger un trenecito (de estos turísticos) que nos llevaría a la Cala Jugadora en Cap de Creus (lugar de salida en mitad de un parque natural), teníamops que recorrer los 15km de curvas que separan nuestro hotel en Roses, del punto de recogida en Cadaqués. Sigo escrupulosamente la recomendación de una dietista en el blog de marnaton: desayuno zumo, cereales con yogurt, platano a las 6:30; a las 8h, bebida isitónica y barrita energética, a las 8:45, bebida isotónica otra vez.
A las 7:45, nos subimos al trenecito, el ambiente es extraordinario. El tren se adentra en el parque natural por una carreterita que nos llevan a pie de cala, a la que tenemos que descender por sendero de cabras, todos con cuidado, nadie tiene ganas de torcerse un tobillo antes de la prueba.
La cala me recuerda a una manada de focas o leones marinos, a punto de zambullirse: son más de 500 neoprenos negros! Todo el mundo untándose el cuello y cualqueir parte del tronco a la que alcanzan con sus manos con vaselina. Como siempre en estos casos, el compañerismo es total, que si te dejo mi vaselina, que si súbeme la cremallera del neopreno. Todos están en realidad nerviosos. Algunos hacen bromas: "prohibido mearse hasta la primera boya, que si no los ecologistas se quejarán. Otros como yo, meando detrás de cualquier matorral, que remedio! Pasamos con paciencia por la alfombra que captura los chips, para adentrarnos en el agua. Primeras brazadas de calentamiento. Mar serena, lo cual es una lotería estando en Cap de Creus, donde la Tramuntana agita el Mediterráneo con bravura.
Todos los nadadores salen juntos, pero agrupados por niveles: los más lentos los últimos. Yo estoy en ese grupo, y me coloco muy atrás, porque tengo miedo a los golpes, estoy deseando buscar espacio para no chocar con nadie al nadar: como echaría de menos más tarde el haber ido rodeado de nadadores, aunque me golpeasen, aunque entorpeciesen mi nado (pero no adelanto acontecimientos...). Nada más salir, descubro que mis queridas gafas aqua sphere de mar, tipo buzo, no son las más adecuadas, de hecho, casi casi nadie lleva mi ortopédico modelo. En seguida se empañan y no veo una mierda. Fenomenal, como si no tuviese suficientes problemas para orientarme y localizar las canoas que hacen de balizas, encima con las gafas de Rompetechos puestas! Para que os hagáis una idea, a menudo me las tengo que sacar para intentar averiguar donde coño estoy, y si tengo que irme más a la derecha o más a la izquierda. En seguida me vienen a la cabeza los pensamientos negativos, pero me acuerdo de Aki que me dijo que "el agobio" nos ataca a todos, y lo supero. Los pensamientos contra los que lucho son: vaya mierda nadar en el mar, que incómodo y desagradable, con lo bien que se está en la piscina, con su clorito, sus carriles. Esto no es para mi, ya no vuelvo a nadar una prueba de estas, que no disfruto...Todo esto al poco de salir! Siento la típica descoordinación del principio, incluso en la respiración etc...Huyo de los grupos como de la peste grave error. LECCIÓN APRENDIDA 1: NADAR EN GRUPO, COMO EN CICLISMO, EN LARGA DISTANCIA EL PELOTÓN AYUDA. A SER POSIBLE, TRAERTE EL GRUPO DE CASA (vosotros el año que viene!!!), Y NADAR EN EQUIPO TODA LA PRUEBA (esto lo hacían muchos). Los nadadores del CNB nunca fueron una opción, porque los que venían a hacer la prueba eran muy superiores a mi, y estaban con los avanzados.
Bueno, para no desviarme, arranco mi maquinaria natatoria, pensando en darle fuerte al brazo, mover piernas, levantar codo,...Aunque me he puesto el crono en marcha, decido no mirarlo, para evitar referencias temporales, que pudiesen desmoralizarme. Sólo pienso en nadar y seguir nadando. Utilizo técnicas mentales: imagino que tengo que nadar sin parar hasta la noche, tipo cruzar el canal de la mancha, que no voy a ver el final en horas, para engañar a mi mente, y modificar sus expectativas. Nado y nado y nado, sin parar, ni pensar en referencias, ¿cuánto llevaré? ¿Cuánto tiempo debe llevar nadando? Ni puta idea, ni me interesa, no quiero saberlo, sólo quiero enterarme cuando lleve un buen rato. Veo a una chica parada, parece que tiene problemas, otro nadador se le acerca, ella le dice que tiene rampas, él le ayuda a estirar. Pienso, pobrecilla, pero no me necesita, y sigo nadando. No sé si por empatía o que, al momento, tengo un amago de pedazo de rampa en isquiotibiales, me paro...sigo un poco, y la otra pierno: esto no puede estar pasando!! Rampas no por favor! Intento hacer como un fistro de estiramiento en el agua y sigo, pero cada ver tengo más calambres y amagos de rampa de esas que te dejan retorciéndote de dolor. El nadador de antes me pregunta, le digo lo que pasa, y me da un sabio consejo: sigue lentamente y deja de mover las piernas. Congelo piernas. En seguida encuentro el primero avituallamiento, me acerco y bebo aquarius, un par de vasos, y como plátano (pienso, esto me irá bien para el potasio). Arpovecho la superficie de la barca, para estirar piernas, y parece que me va bien. Cuando estiro isquio, me da un amago de rampa el cuadríceps: estiro también cuadríceps. Arranco de nuevo, con unos cuantos, pero se me van, da igual, yo a mi ritmo. Sigo nadando.
No recuerdo bien más, pero si me acuerdo que pronto llega un segundo avituallamiento. No resisto la tentación de preguntar: cuánto llevamos? Nos dicen, a mi y a otros que se han ido acercando, que nos queda menos de la mitad, y que vamos muy bien. Entices miro el reloj: 56m, en hacer 3500m. En ese momento no caigo, pero con mi análisis post-partido, descubro que había ido realmente muy rápido, y que esta es la clave de mi sufrimiento final...pero no quiero adelantar acontecimientos de nuevo. Sólo pienso que mis cálculos de acabar entre 2h y 2:30h, eran acertados. Les digo si puedo unirme, porque parece un grupo que nada en equipo, la mayoría chicas.A estras alturas, ya he descubierto, que en soledad, te desorientas el doble. Empiezo con ellos, pero también se me van, los ceo a tiro, pero me voy quedando. Es igual, yo a mío. Pronto veo una boya que tiene el número 8: eso significa que estoy en el 4.000. No había visto las 7 primeras, que guiaban sobre la distancia, lo explicaron en el briefing: del 1 al 8, boya cada 500m. Mi nado es de para-arranca, para arranca, porque me cuesta nadar con la cabeza alta, demasiado entrenado a estilo piscina, y clavo la cabeza mirando al fondo, que por cierto no se ve, porque estamos a tomar por culo de la costa. Es la famosa recta inicial de 4.000m, antes de girar a la derecha para ir a buscar la bahía de Cadaqués a 2500m (en realidad 2.700, como dice el chip). La recta inicial está muy lejos de la costa, y la profundidad de sus aguas es grande. No se ve el fondo. Lo que voy haciendo es 4 o 5 brazadas, y levantar cabeza, pero entre que veo poco, y debo ir poco fresco ya, tengo que pararme a mirar bien y procesar donde coño estoy y para donde corregir el nado. Normalmente, siempre tengo que corregir hacia la derecha, porque me tuerzo hacia donde respiro. Pero como soy consciente de este fallo, voy corrigiendo. Por cierto, el día empieza soleado, pero en un ratito se ha nublado, y han aparecido olas, nada serio, pero a veces parezco un surfista. Está lleno de canoas, a derecha e izquierda, marcando el camino, pero la distancia entre ellas es tan grande, que sirven de poco, puedes zigzaguear todo lo quieras entre las de la izquierda y las de la derecha. Hace rato, que no veo grupos, sólo rezagados como yo, que de vez en cuando adelanto, me vuelven a coger, etc.
Cuando giro hacia la bahía de Cadaqués, me acerco a la costa, hay un trozo con boyas que marca muy bien el trozo del camino en el que hay que pasar entre una isleta y la costa. Ya me habían avisado del cambio, nadamos con muy poca profundidad un rato, hasta el punto de tocar el fondo con las manos, incluso de tener que encoger el brazo, los peces me acompañan, y se disfruta de su compañía. Ya antes, tuve tramos de fluidez, donde el ritmo te hacía sentir bien, pero este trozo se me hace especialmente agradable. En realidad, no me daba cuenta, de que mi nado se iba ralentizando. Llego a un avituallamiento donde me dicen que quedan sólo 1000m! Veo la iglesia de Cadaqués al fondo. Típico error: me acelero, porque me siento bien y digo, voy a pillar algunos de delante, que voy muy bien. Hay mucho lío en la entrada a la bahía, hay barcos y hay que pasar entre ellos, miedo a despistarme y alejarme de la llegada a meta. Empìeza a costarme la brazada, noto que me falta fuerza, y llega lo peor: a unos 600m, cuando respiro, noto que no me entra el aire, o al menos tengo esa sensación, intento expirar, pero siento que me ahogo. Acojone! Me paro, me voy observando, no me llega el oxígeno a los pulmones, se me corta la respiración al inspirar, no puedo inspirar profundo, Como si mis pulmones no dejasen que entrase aire (llenos de CO2 no expulsado? No lo sé, pero os aseguro que acojona). Me noto el corazón. Doble acojone. Aviso a una canoa que se me acerca: no voy bien, me falta el aire. Me dice que ya estoy llegando, que quedan 400-500m, que me ponga de espalda, me deje caer lentamente hasta la meta. Pruebo unas brazadas de espalda. A tomar por culo, quiero llegar de crol. Vuelvo a crol. Noto que si respiro hondo, después de parar, parece que me llega el oxígeno. Intento expirar largo. Me apoyo un rato en una cano. Me habla otra canoa que se acerca por la izquierda, y ya no recuerdo ni lo que me dice. Mi consciencia aminora. Les digo que me sigan de cerca, que no voy bien. Cuando nado y hundo la cabeza, siento como si me pudiese dormir o desmayar en cualquier momento, pero quiero llegar.Siento que mi brazada no es eficaz, es suave, y así quiero quesea, sólo quiero llegar, pero no colapsarme, nado muy lentamente. Es impensable pararse y retirarse a 400m, Es dramático. Siento que necesito oxígeno. Me viene a la mente una mascarilla y pienso, cvomo me gustaría que me diesen oxígeno. Me adelantan algunos. La distancia entre nadadores, hace ya rato que es muy grande. De hecho, puedo decir que he nadado toda la prueba solo o casi solo. Con pocas referencias de grupos. La realidad, es que era de los rezagados, y el pelotón (en aguas abiertas se llama "el río") tiende a ser ancho por el centro, pero se estira por la cabeza y por la cola. Como yo voy por la cola, vamos en fila prácticamente, pero somos hace rato nadadores solitarios. Me sentía casi como un naúfrago buscando la costa. Me obceco tanto con llegar, y llegar dignamente, que sigo nadando por la rampa de llegada, donde ya no cubría, y la gente normalmente se ha levantado, y alza los brazos eufórico. Quiero llegar hasta el mismísimo final a nado. Me levanto, y entro echo polvo. No puedo celebrar nada, sólo intentar recuperar el aliento lentamente.Me cuelgan una medalla. He acabado, soy FINISHER de la Marnaton. A pesar de los kilos de vaselina, llego con rozaduras en el cuello, leves. Pero aprovecho un asistente sanitario que va poniendo pomada. La lengua, como un zapato, como dormida por la sal. Me dirijo a por aquarius, varios vasos. Naranja cortada, la muerdo. Mi hermano y mi sobrino (mi particular hinchada) se me acercan. Me ven mal. Pero me voy recuperando. Intento disimular, no quiero dar un espectáculo, ni que se me acerquen los sanitarios. Llamo a mi mujer, para decirle que he acabado, cuando me pregunta si he sufrido, no puedo evitar emocionarme. Intento disimular, pero me lo nota y corto. He sufrido, creo que hasta he vivido una situación de riesgo. No os podéis imaginar lo que fueron los últimos 400m, agónicos. Pero lo he logrado. Hace poco tiempo, recuerdo que pensaba ir para conocer el ambiente, retirarme, y volver al próximo año. Y sin embargo he acabado: objetivo cumplido. Participantes: + de 500, Finishers: 415, mi puesto: 399, 159 de mi categoría (de 30 a 39 años), tiempo: 2h42m,media de 100m:2m26s, distancia 6.700m (real, seguro que más de 7.000-7.200m). Aquí llega la LECCIÓN APRENDIDA 2 y PRINCIPAL: Fijaos en el tiempo de los primeros 3.500m, unos 56m, ¿qué tiempo he hecho en los siguientes 3:200m? pues 1:44m, parece increible pero es cierto. Me he ido parando mucho más, intentando no perderme, y cada vez que paraba tardaba unos segundo en reaccionar, recuerdo canos gritándome, sigue recto, o a la derecha...Mi agonía en los últimos 1000m ha sido espectacular. HAY QUE ENTRENAR PARA LA DISTANCIA. CONOCER TU RITMO. YO HABÍA ENTRENADO EN AGOSTO SERIES LARGAS. NADA DE MAR. INTENTANDO MEJORAR MIS MARCAS DE 1000M PARA ABAJO. BUSCANDO MEJORAR LA POTENCIA DE BRAZADA. RESULTADO: PRIMEROS 3500M DE LUJO PARA MI NIVEL, SEGUNDA MITAD, PÁJARA DE 3 PARES DE COJONES. Se adivina, que nadé al ritmo de 1000m, que puedo mantener en todo casp hasta los 3000, pero no más. O sea, en vez de calmado, compensaba la falta de ritmo por la desorientación, a base de potentes brazadas, y esto provoco la pájara de la segunda mitad.
Al llegar, pienso que no volveré a hacer la Marnaton jamás, es más ninguna prueba parecida, se acabó el mar. Pero al día siguiente, ya anhelaba volver al año siguiente. Eso sí, mucho mejor entrenado, para disfrutar y no sufrir.

FOTOS CON: Erica Villaecija, el ganador: roger rabassa (nadador profesional de 1500m, acabó en 1h13m!), y el segundo y tercer clasificado (los extras son mi hermano y mi sobrino). Las otras de mi llegada, hablan por sí solas..







Se ha producido un error en este gadget.