domingo, 25 de julio de 2010

XVII Triatlón de Pálmaces

No lo sabía, pero ayer competí junto al pueblo en el que nació una de mis bisabuelas, Jadraque. De haberlo sabido antes hubiera ido con otra prediposición. Me habían dicho que el Triatlón de Pálmaces era bonito pero duro, con un trazado rompepiernas en bici que hacía sufrir en la carrera. Y aun así las sensaciones me sorprendieron como un mazazo.

NATACIÓN

Se da la salida desde dentro del agua, con una línea imaginaria formada entre una boya y una piragua, lo que permite a muchos triatletas adentrarse hasta no hacer pie. Yo estoy de los últimos. Tras la salida los nervios de siempre, hasta que empiezo a coger ritmo respirando siempre por el lado derecho. Lo bueno de salir de los últimos es que vas adelantando gente. Bien hasta la primera boya (unos 600m), muy bien hasta la segunda (1.200m) y bien de nuevo hasta el arco de meta. UNa vez más mis sensaciones de ir nadando bien no se corresponden con el crono, hago un poco más de 35min en 1.800m

CICLISMO

Tras la transición empiezo el circuito sube-baja, sin ningún control sobre las pulsaciones, me arden los cuádriceps y no cojo ritmo. Prácticamente son 30Km picando hacia arriba hasta llegar a Atienza. Voy pasando gente pero es un goteo constante. Hace mucho calor y el agua de los avituallamientos se agradece. No llevo buenas sensaciones, aunque intento acoplarme no consigo mantener un desarrollo constante y el viento pega de cara por la derecha acrecentando el esfuerzo. Al hacer el giro de 180º para volver me animo un poco al saber que ahora toca bajar lo que he subido. Casi me voy al suelo al intentar coger una botella de agua y, tras el susto, meto desarrollo y me lanzo hacia Pálmaces. Son los mejores momentos de la carrera: acoplado, moviendo todo el desarrollo y con el viento de cola. La parte negativa es, que como uno quiere recuperar lo que ha perdido subiendo, se corre el riesgo de "atufarse".

CARRERA

Dos vueltas de 6km. Los 3 primeros intentando coger ritmo y bajar pulso, los 3 siguientes de regreso al pueblo donde el último km es un ascenso brutal que me deja tocado. Cojo agua en todos los avituallamientos, unos 5 por vuelta, y me la echo por encima para refrescarme. La primera vuelta he intentado mantener los 4:40 min/km pero la última cuesta me ha roto. En la segunda vuelta ya voy muy tocado de cuádriceps, y tengo dos amagos de calambres en los isquiotibiales y el gemelo izquierdo. Aflojo un poco, siempre por debajo de 5 min/km, pero la ida se me hace larguísima a pesar de ir pasando a gente. Animo a Jaime Menéndez de Luarca (que va tercero) cuando me dobla, a Ruth Gómez y algún otro conocido con el que he hablado en la salida. Al girar de vuelta al pueblo me animo al pensar que ya está hecho, pero no tengo piernas para incrementar el ritmo, me adelanta uno del Club de Triatlón de Guadalajara y se mantiene a 100m por delante con un anda-corre que me pone nervioso. No soy capaz de adelantarle. LLego a la cuesta final y, mirando al suelo, la subo como puedo antes de callejear por las últimas rampas hacia la línea de meta. LLego muy cansado, tanto que no puedo ni esprintar al final (como dice Howe) ni me acuerdo de mirar el crono.

Me bebo y zampo allí mismo todo lo de la bolsa mientras saludo a conocidos del C. N. Las Matas con los que, a veces, coincido en los vestuarios del Polideportivo. Todos coinciden en la dureza del segmento ciclista y en como afecta luego a la carrera.

Allí todo el mundo se queda para disfrutar de la fiesta posterior, yo me tengo que volver. Me quedan unos cuantos km hasta casa.

jueves, 22 de julio de 2010

Un gran campeón

La forma en la que hoy Alberto Contador ha dejado ganar la etapa a Andy Schleck me ha recordado, por su generosidad, al gran Miguel Induráin. Como siempre pasa en las relaciones de amor o amistad hay infinitas formas de pedir perdón y esta puede ser una.

Perdón no por haber continuado con el ataque el día de la etapa de Bagnres-de-Luchon aunque a Andy se le había salido la cadena, sino por mentir al decir que "no sabía nada de su avería" ya que esta se produjo dos metros delante de él cuando iniciaba la respuesta al ataque del luxemburgués.

Creo que un campeón debe ser honesto siempre y el otro día Contador no lo fue. Hoy se ha ganado de nuevo mi admiración.


lunes, 19 de julio de 2010

III Triatlón Juan Carlos I

Me va haciendo ilusión eso de repetir la misma prueba en dos ediciones consecutivas: es la única forma de evaluar las mejoras en un deporte como el triatlón donde los recorridos y las distancias son tan variopintos. Lo que no cambia es lo del madrugón, esta vez porque estaba fuera de Madrid y tuve que desplazarme para la carrera.


NATACIÓN

Los Grupos de Edad salimos en cuatro tantas de unos 100 participantes cada una, yo estoy en la primera. Caliento un poco en el agua para desentumecer, he dormido bastante mal después del atracón que me pegué el día anterior. Aunque el agua tiene buena temperatura empiezo a tiritar mientras esperamos al salida. Bocinazo y a recibir por todos lados. Como en la CdC no consigo coger ritmo y empiezo a agobiarme, a diferencia de lo que hice allí decido no aflojar. Un CTOA me mete un punch en la cara y me quita las gafas, maldigo, me las coloco y sigo nadando. En la primera boya ya está todo más estirado, veo la segunda y sigo apretando aunque pasándolo mal. Segunda boya y ya se ve la rampa de salida, ¡ya está hecho! Antes de dame cuenta estoy corriendo rampa arriba, el crono marca 13´37" (1´49"/100), ¡más de 3 minutos menos que el año pasado!

CICLISMO

Hago una transición rápida y empiezo a darle caña, llevo un grupo delante y voy a por él, se me unen dos más -van más rápido que yo- así que pronto cogemos al grupo y seguimos tirando "palante", vamos pillando gente, algunos se enganchan pero no entran al relevo. Las dos primeras vueltas voy entrando al relevo más o menos bien, en la tercera mis dos primeros compis se hartan de que la gente no entre y empiezan a demarrar en la rotontas de una forma brutal, tanto que me corto y tengo que pegar un arreón tremendo para volver a pillarlos (con otros 3 triatletas a mi rueda), de forma que el grupo se reduce a unos 6. Así llegaremos a la transición conmigo en primer lugar respondiendo a los ataques de los que siempre quieren llegar a T2 en solitario. La media de este segmento me sale a 37,5Km/h, unos 2 minutos mejor que el año pasado. Además este año he ido atento y en cabeza, respondiendo a los ataques y solventando los cortes. Las clasificaciones dicen que hice el 34 mejor parcial de todos los participantes.

CARRERA

Lo de siempre. Mi grupo de bici me deja clavado en la primera vuelta, ellos vuelan a 4 min/km y yo sufro el primer km para mantenerme en 4´30", me pasa bastante gente, tal vez 20, en la primera vuelta; en la segunda empiezo a recuperar y puedo correr un poco más aunque no consigo bajar de 4:15 en ningún momento, llevo ganas de vomitar y sólo consigo mantener la posición y adelantar a algún cadáver, no muchos. Entro en meta exhausto en 1h11´18" más de 6 minutos menos que el año pasado. Allí me felicita Uge, mi profe de natación, que me ha pasado aun saliendo tres tantas por detrás de mi ;-D

lunes, 12 de julio de 2010

XXII TRIATLON CIUDAD DE ALCÁZAR DE SAN JUAN



El día de ayer 11 de Julio del 2010 será recordado por la gesta de la roja en el mundial, pero para Buesa y un servidor tendremos que añadir que fue un día de mucho madrugar y en el que descubrimos el triatlón en Alcázar de San Juan, del cual van ya 20 ediciones, que se dice pronto.
Madrugón importante para quedar sobre las 8.00 en Alcázar, y la temperatura en Madrid preocupante. A las 6.00 AM marcaba 27 grados.
Por suerte la temperatura bajaba a medida que me acercaba a Alcázar. A las 8.00 solamente 21 grados y una ligera brisa hicieron que me olvidara del calor.
Llegamos bien de tiempo lo que nos permite estar listos de los primeros, dejando las zapatillas y gorra en la T2 instalada en la hierba de la pista de atletismo. Una vez aclarado por megafonía el tema dorsal en la bici sí o no ( a ver si la federación se aclara…) nos cogemos el petate de la T1 y nos vamos rodando con la flaca 15Km hasta las lagunas de Villafranca, desde donde arrancará el triatlón.
Un pequeño fallo de logística hace que me olvide la cartera en el coche, con lo que los jueces me marcan con una F…. siento el miedo a la descalificación como Aki en la CdC.. Me comprometo a enseñarla al finalizar la prueba y buscamos donde colocar las flacas.

Este año la playa de la laguna está inundada de tanta lluvia y decidimos, para liberar tensiones, nadar un poco y hacernos al medio. El agua transparente permite ver el fondo, no así las boyas que parecen estar en el quinto pino.
Este año parece que la organización se ha visto desbordada de participantes y esto perjudica la salida programada para las 10.00. Por fin nos avisan que nos coloquemos todos fuera del agua. Salida masiva de 240 nadadores a la vez… Tela.
Empezamos a nadar y busco abrirme siempre un poco a la derecha para no juntarme con el mogollón. Recibo más de un palo y es normal somos tantos… ( a ver quien me divisa metiendo codos....jejeje...)
Llegada a la primera boya, aquí sí que hay atasco, es casi imposible seguir nadando sin pararte para esperar a poder coger tu sitio.
Descubro que Buesa está pegado a mí, entre la primera y segunda boya tomo de referencia a Buesa y me olvido de sacar la cabeza, ya que somos tantos que es solo seguir la estela. Giramos en la segunda boya y empezamos a volver, desde este punto me separo un poco de Buesa y sin perderle de vista nado paralelo casi hasta el final llegando a salir del agua los dos juntos…
En la transición Buesa se me larga, que si calcetines, las zapas, etc…. Para cuando monto en la bici ni le veo.
Saliendo de las lagunas hasta la carretera ya he localizado donde coger rueda… Empezamos a rodar y me pide que tire como es lógico, pero es que vamos en llano a 40km/h!!! le digo yo no puedo tanto y le dejo marchar, me quedo solo y intento ir a ver si cazo a alguno pero me doy cuenta que es mejor esperar ya que por detrás hay un grupo que viene y me dará caza en breve… engancho con el grupo y empezamos a rodar. Que gustazo, dando relevos, bebiendo en fin que no te enteras….
Seguimos cogiendo a gente y antes de llegar a Quero ya se ha unido el que me quería fundir en el km 2. Dejamos el pueblo y me doy cuenta que uno de los compañeros de grupo era el argentino que me acompaño en la CdC durante una vuelta… nos saludamos y seguimos dándole. Hay un par de repechos en los que me estoy quedando y tengo que apretar los dientes para no dejar que se me vayan, aparte de estos dos tramillos duros no sufrí tanto y llegando a Alcázar, quizás llevados por el público que anima sin cesar o las ganas de bajar de la bici el caso es que aumenta el ritmo pero sin descolgar a nadie del grupo.

La T2 la realizo mejor, bien en general, lo malo es que llevo en los calcetines arena de la playa para hacer dos castillos al menos… Empiezo a correr y las sensaciones son de incomodez en la planta del pie, pero lo que más me preocupaba; las piernas, parece que no están tan machacadas como en la CdC. Un par de vueltas por un parque cercano al polideportivo a buen ritmo 4:35, botellas de agua por la cabeza para refrigerar un poco y adelantando algunos de mis compañeros de grupo en la bici.
Es en este tramo donde me pasan algunos como un tiro, tambien voy pasando algunos pero las sensaciones son buenas en todo momento.
Lo que me sorprende es como hay gente capaz de correr por debajo de 4:00 con la que está cayendo y después del tute de la bici y el agua…
Llegada al Polideportivo completada la segunda vuelta y donde ya oigo a Buesa dando ánimos para completar mi tercer triatlón y muy orgulloso ya que acabo sin fundirme y disfrutando de lo lindo. Ahora a por las vacaciones y pensar en el siguiente… Alguien se viene a Cuenca??
Aqui teneis la clasificación masculina


Pos Dorsal Apellidos Nombre Club Categoría Natación Box 1 Ciclismo Box 2 Carrera Tiempo Meta
78 152 RODRIGUEZ BUESA DANIEL INDEPENDIENTE ABM 61 0:18:19 0:00:00 0:49:01 0:00:00 0:22:33 1:29:53
112 139 HOWE LEON DANIEL INDEPENDIENTE ABM 80 0:18:18 0:00:00 0:52:16 0:00:00 0:22:46 1:33:20

miércoles, 7 de julio de 2010

World Championship Triathlon Madrid





Nueva cita multitudinaria RdF.... o casi....., una baja por paternidad y otra por no enterarse de nada, ni tener claro el calendario. Para los que estuvimos allí, esta es nuestra historia;

ARTALEJO

Hay días en que es mejor quedarse en casa. Ese domingo tocó perder cosas menos los nervios de pensar en meterse en la charla, el resto fue toda una aventura.

Me desperté como 2 horas antes de lo previsto al no poder dormir. Olvidé el móvil a la vista en el coche y tuve que volver a por él, mientras que acompañaba a nuestras jóvenes promesas para que salieran perdí los guantes de la bici. Los km de los recorridos no me coincidieron ninguno con los oficiales (bici 36,900 km, run 10,870) salvo el agua (se me olvidó dar al start del reloj digital para medir mi tiempo).

Día de mucho calor y la organización por oleadas dejando a la 3ª edad salir casi 1:30h más tarde me dejó tocado. Perder el chip en la 1ª boya me terminó de hundir. En bici fui casi todo el tiempo sólo pero tampoco tenía muchas piernas para engancharme con ningún grupo, tras el pinchazo con cambio de gomas en el km 5, me aislé de casi todo y sólo pensaba en aguantar para terminar la prueba.

Salir a correr cuando ves que la gente ya se lleva su bici a casa y que la batería está bajo mínimos se convirtió en un infierno y eso que Howe y Aki se dedicaron a animarme, con bastante humor a lo largo de todo el recorrido. Un flato doble tras beber en la 1ª vuelta hicieron que las pasara muy duras. Los runner de maratón sabemos sufrir y bajar la cabeza para llegar a la meta sin importarnos el tiempo, pero que largo se hizo...

Camino al coche con la bici, te da ese bajón de aquí no me pillan otro año ni aunque me regalen la licencia, pero tras 2 duchas para quitarte la arena y sobre todo el olor a cloaca, me dio la sensación de que otro año si todo va bien volveremos a ver a Shrek (Que verde se ve todo).

Chema García (alias el galgo) me acompañó en la salida gracias a que unos días antes lo engañamos entre todos comiendo en la Dehesa y diciendo esa frase "a que no tienes hue... a apuntarte".
Dios qué paliza! Lo del olorcillo en algunos puntos del lago es lo de menos. Me dan igual los parciales, las transiciones, y todo. Llegar, me supo a gloria. ¡Qué lucha contra mí mismo!
No sé por qué, pero ante las dudas por la distancia, me tomé la natación como si fuese un bañito en la playa y sólo pretendí llegar, y claro, ... salí tan "porretas" que con la bici no enganché ni un solo grupo. Casi me comí los 40 kms en solitario.
Me amonestaron por ir buscado mi bici en la T1 por debajo de los hierros en los que se cuelgan, porque no la encontraba. Tenía grabada la imagen de dónde estaban las zapatillas, pero no de dónde estaba la bici. Y la carrerita después de lo anterior, ... tela.
Pero nada, ... a por el siguiente, que si es sprint, mejor que si es olímpico.

Dani Buesa está en otra liga, toda una máquina. Muchas Felicidades.




HOWE

Debido a la tan ajetreada que llevo últimamente, no tuve ocasión de dejar hueco a los nervios pre-competición y me planté en el sábado por la mañana muy tranquilo.
Dani y yo bajamos juntos a la CdC en bici, viendo como los noctámbulos nos miraban incrédulos y lo mejor rondando por la ciudad sin coches todavía dormida.
Llegando empezamos a ver más ciclistas con la mochila y muy pronto nos dimos cuenta del carácter nacional de la prueba. Allí estaban triatletas de toda la geografía española.
El control para dejar trastos en las zonas de transición sin sorpresas. Agus encabronao, ya que al ser vetusto le tocaba salir a las 9.40 y no podía colocar la bici.
A la zona de control para comenzar la prueba junto con Aki, que reconozco se hizo más llevadero. Ya en el pantanal toque el agua y estaba claro que ni neopreno ni sensaciones de frio. 25 grados a las 8.30!!! madre mía.
Nada más tirarme apreté un poco y me encontré bastante cómodo con el único objetivo de encontrar ritmo, la visibilidad nula y los golpes con los demás por doquier sobretodo aproximando a la primera boya.
En la segunda vuelta tras salir al pantanal me dio un pelín de pereza dar otra vuelta y encima al tirarme de cabeza se me bajo el pulsometro por debajo del ombligo. Esta vuelta me sentí mejor ya que empezaba a ver gorros de la tanda anterior y eso me dio los ánimos para seguir braceando. Completada el agua en 29min y pico reconozco que me costó salir corriendo para ir a por la bici. Sigo saliendo un poco “atufado” del agua….
La primera transición no fue espectacular y pronto empezamos a rodar en la bici con ganas de no quedarme muy solo. La primera subida a Garabitas la compartí con un argentino que sufría ( demasiado para ser la primera pensé yo…) y nos fuimos dando relevos. Casi arriba del todo nos cazo un Ferrari Cervelo de miles de euros y me enganche para lanzarnos cuesta abajo a todo trapo. El del ferrari se acabo cansando de nosotros y en el principio de la segunda se marcho.
La peor vuelta fue esta, que no era capaz de coger grupo, y la verdad da mucha rabia ver cómo ni por delante ni por detrás venia algún grupo para darme ese 38%.
Al finalizar la segunda vuelta apareció un grupo muy grande y me enganche con ellos, justo antes de empezar a subir Garabitas me salí del grupo y caze el boquete perfecto para reventar la rueda. Por un momento pienso en retirarme, pero recuerdo que he venido hasta aquí en bici!??!. Arreglar el pinchazo me lleva unos 11min y ahora otra vez en solitario a intentar cazar a Aki que me ha pasado mientras cambiaba la rueda. La cuarta vuelta rodamos juntos y llegué a escasos segundos a la T2 que él y empezamos a correr.
Pensé, venga ya esta. Esto es lo tuyo, tranquilo deja que se ajuste. Miro el crono y voy a 4:20… afloja pienso. No soy capaz ni de acabar una de las cuatro vueltas y ambos Vastos se me montan dejándome para el arrastre. Me tengo que parar y estirarlos… Pienso en retirarme y Dani me ve volviendo a por el agua y le digo que estoy caput.
Agua y más agua, decido seguir intentándolo eso sí aun ritmo no más de 5:25 para que no se me monten de nuevo. Asi voy poco a poco pasando mi calvario hasta que en la tercera vuelta comparto sufrimiento con uno del club Iberia y poco a poco vamos pasando los metros.
Al final llegué en 2h 54min, ya que me tiré una hora para hacer 10km y perdí unos 11min con el pinchazo
Aunque no consiguiera un buen resultado y sufriera mucho, pero mucho mucho tengo que reconocer que lo pasé en grande y disfruté de lo lindo



BUESA

Llegué a la competición lleno de ilusión porque por primera vez repetía en una prueba en dos ediciones consecutivas y, por lo tanto, iba a poder hacer una buena comparativa entre ambas y hacerme una idea de mis progresos. Mejorar no iba a ser difícil tomando como referencia mi resultado del año pasado: http://www.runnersdefortuna.com/2009/06/triatlon-de-madrid-grupos-de-edad.html

Mis objetivos eran claros: sufrir en el agua en un ritmo alto para mi (esto significaba intentar acercarme a los 25´), darlo todo en la bici y correr en cerca de 45´. Esto debería llevarme a menos de 2h30´ y si todo salía bien a cerca de 2h15´.

Después de pasar a buscar a Howe, bajamos en bici hasta la Casa de Campo –previa parada en una gasolinera para inflar las ruedas, donde el compresor no es capaz de meter la presión que queríamos- y nos juntamos con el resto de RdF.

Como poco a poco uno va aprendiendo de sus errores, la colocación del material en boxes es bastante rápida. Incluyendo un par de decisiones de última hora: no usar calcetines en la bici –decido que en este segmento ponérmelos puede hacer que no pille mi grupo-, y usarlos en la carrera a pie donde pretendo usar mis Diadora Iron Mythos “voladoras-crea ampollas”.

Cuando llego al pantalán los jueces ya están pitando para que la gente deje de calentar en el agua, nos ordenan por dorsales (yo soy el 48) y antes de darme cuenta estoy en el centro del grupo de salida esperando eso de: “Atención triatletas…”

Con las primeras brazadas ya sé que no tengo mi día: nervios, desorientación, no cojo ritmo y el agua (especialemente pestilente este año). Mi prioridad es orientarme, temo no dirigirme a la boya y hacer metros de más, por lo que no me preocupo ni de coger los pies de nadie, ni de mi técnica. En algunas zonas el olor es nauseabundo. La primera vuelta la hago en 14 minutos y algo, y decido intentar apretar en la segunda. Aunque ahora voy mejor y tengo la sensación de ir más rápido, el crono, al terminar, marca 30´01”. Al día siguiente, viendo la competición de las World Series vi como la élite trazaba mucho más cerca del surtidor de lo que yo lo hice, por lo que es muy posible que, a pesar de mi obsesión por evitarlo, terminara haciendo demasiados metros. Lo sabría si mi p*%o Garmin 305 (Ver post) no se hubiera bloqueado al salir del agua, quedándose inutilizable durante el resto de la prueba y sin posibilidad de analizar el segmento de agua.

En la bici enseguida formo un grupo de 4 ó 5 y entro al relevo con ganas, las sensaciones son buenas y el grupo va creciendo con la gente que vamos pillando. Sin embargo, antes de terminar la primera vuelta nos coge otro grupo más numeroso en el que aguanto sin problemas. En ese momento, en el medio del pelotón, saludo a un amigo de Aki que ya nos encontramos en Barcelona. Se queda detrás para finalmente cortarse del grupo o otros más al iniciar la segunda subida. Vamos fuertes, pero sé que debo sufir subiendo y recuperar en la bajada y el llano. En la tercera subida a Garabitas veo que Howe está en la cuneta reparando un pinchazo, el poco después adelantamos a Aki, al que grito: “Engánchate”, supongo que no me oye –o no quiere oirme-. En la cuarta subida salvo una caída de 10 ó 12 triatletas por medio metro, es una curva muy cerrada y no todo el mundo traza bien. Aquí me cuesta seguir al grupo en el ascenso, me corto, y bajando los vuelvo a pillar sufriendo como un perro.

Llegamos a la T2 agrupados, transición rápida y, como siempre, mi grupo de bici me deja corriendo. No llevo pulsómetro así que voy por sensaciones, que por cierto no son buenas, porque con la bici he ido a tope. Me va pasando bastante gente pero no tengo refencias hasta que termino la primera vuelta: ¡vaya! no llevo un ritmo tan malo y empiezo a pensar que puedo terminar en 2h20´. Al acabar la segunda vuelta adelanto a Howe que va andando en dirección contraria a la carrera con “los cuádriceps como piedras”, creo no que tengo aliento ni para hablarle. En la tercera vuelta primero me cruzo y luego adelanto a Aki, le pregunto en qué vuelta va él. Voy haciendo un esfuerzo supremo, quiero incrementar el ritmo pero ya no tengo nada más. Entro en meta en 2h25´07”, más de 31´ menos que el año pasado, y aun así con un regusto de haber podido hacerlo mejor. Esto es el triatlón.




AKI

Suena el despertador antes de lo habitual, no por ser sábado (no suelo usarlo los fines de semana), si no porque incluso para ir a trabajar duermo un poco más. Viéndolo en la distancia, parece mentira que uno se despierte poco antes de las 6h. para meterse una paliza en el cuerpo como la que contaré, empezando por zambullirse en el espeso manto verde que algunos llaman Lago.

Después de un ajetreado encuentro con los demás, recogida de dorsales, material y demás, comienza la compleja tarea de marcar la bici, ponerse todos los atuendos de guerra y colocar los bártulos en la zona de transiciones, que en la Casa de Campo tiene la peculiaridad de encontrarse T1 y T2 en lugares diferentes. Conforme avance el día, ésto parecerá un expendedor de triatletas. De camino a la cámara de llamadas me dice un triatleta:"-Me parece que no puedes usarlas" señalando a mis medias de compresión flamantes. Me acerco a un juez y al preguntarle me dice: "sí, por qué no se podrían usar?.... bueno digo yo...... es que no fui a las reuniones de información..... si te dicen algo tu dí que no sabías nada......"

Nos ponemos en nuestro correspondiente Grupo de Edad, por suerte coincido con Howe que de milagro entra en el mío, Empiezan a dar la salido y vamos viendo como aproximadamente tres tandas de 50 corredores van tirándose al Lago antes que nosotros. Había solo 2min de diferencia entre un grupo y otro, pero conforme ves que te aproximas al pantalán, esa distancia pasa en un suspiro. -"Pero si ya estamos aquí" . Le digo a Howe a verme de improviso en la orilla del viscoso charco, acto seguido suena la bocina de salida. Por mucho que entrenes y por muchas veces que pases por lo mismo, creo que nunca llegaré a manejar la tensión de los primeros metros de agua. Intento relajarme, concentrarme en la técnica, pero no lo consigo, acabo por respirar con ansiedad y tengo que sacar la cabeza unos segundos para serenarme. Supongo que el no ver absolutamente nada, hace bastante.
Termino la primera vuelta al lago perdiendo tiempo, sin ritmo y siendo sobrepasado por casi todos los de tanda. Espero encontrarme mejor en la segunda vuelta y recuperar algo de tiempo, pero el hecho de salir y volver a lanzarme hace que no lo consiga hasta haber recorrido cerca de 1200m. Salgo del agua mirando hacia atrás para ver si soy el último; afortunadamente veo que aún quedan un grupillo de unos quince; el tiempo más que mediocre... 33'

Corriendo a la T1, no me encuentro mal, veo mi bici y me dispongo a seguir los pasos que tenía visualizados en la cabeza, cuando se me acerca una juez y me dice: "No puedes nadar con medias de compresión....... tienes tarjeta roja, ¿vale?". Yo creí que eso era una especie de aviso o algo así, de manera que no hago mucho caso cojo la bici y salgo pitando.

Trato de buscar un grupo que vaya mi ritmo, todos los que veo van demasiado rápido y me dejan atrás. Aprovecho los llanos para ver si me encuentro cómodo detrás de alguno, pero sin éxito.... Subir Garabitas cuatro veces sin ir a rueda de nadie es bastante duro. Achaco el problema a usar desarrollos cortos, así que tiro de paellera y trato de usarla todo el tiempo que puedo; en el tramo llano que hay tras bajar Teleférico, consigo engancharme a un grupo, íbamos a 38k/h llaneando, así que rápidamente me vuelvo a dar cuenta que no son mis compañeros de viaje, sin embargo los recuerdos que tengo de ese tramo, fueron sin duda los mejores de la carrera.

Acabo la última vuelta de las cuatro de 10k. Me encuentro bien de ánimo y como siempre menosprecio lo que me queda. Diez kilómetros de carrera es algo que pienso que puedo hacer sin problemas al ritmo que me de la gana. Transición rápida, dejo la bici, casco, cambio de zapatillas y empiezo a correr. Entonces es cuando me doy cuenta que me pasé de desarrollos con la bici, al notar las piernas como losas de plomo. Trato de moverlas pero parece que no funcionan. El ritmo va cayendo progresivamente, aún a pesar de correr por un perfil plano y rodeado de sombras. Son cuatro vueltas pero cada una de ellas parece más larga que la anterior. Veo a los demás RdF con problemas variados. Buesa acabando con buena cara, Howe con dolor en los cuadriceps, variando el ritmo en cada vuelta e incluso corriendo en dirección contraria. Artalejo..... ¿donde estaba Artalejo?.
Cada vez hace más calor, a lo lejos veo un avituallamiento, cojo la primera botella y lamentablemente esta caliente como un consomé.

Y así cada vez más duro en cada vuelta, consigo terminarlo en 2:46:53 un tiempo corriente, teniendo en cuenta el entrenamiento tan irregular de la temporada y lo duro del perfil de la Casa de Campo.

Acabo con la agridulce sensación de hacer peor tiempo que en el tri de Barcelona y sobretodo sintiéndome abatido por el inesperado tremendo esfuerzo..... Pero es que este es un deporte que nunca sabes lo que te vas a encontrar....
Finalmente supe lo que significaba la "tarjeta roja", DESCALIFICADO. Algo que me dio absolutamente igual, porque en mi cabeza no se me pasó la posibilidad de haberme clasificado para el campeonato de España.



Resultados Absoluta Masculina
Se ha producido un error en este gadget.