jueves, 29 de abril de 2010

Objetivos casi-comunes RdF para H2 2010

Finalizada esta primera etapa de la temporada, donde se han cumplido los principales objetivos de algunos de nosotros: Medio Ironman de Elche (Buesa) y Mapoma (Artalejo), ha llegado el momento de alinear miras y compartir entrenos para la segunda mitad.

Veréis a continuación que los Tris de la Casa de Campo, Juan Carlos I y Pinto han sido los marcos elegidos por la mayor parte de nosotros......


Blanco significa No Asistencia, ? Duda, R Relevos y X obviamente, asistencia.



Pues nada, a por ello!

miércoles, 28 de abril de 2010

VI Triatlón de Elche. Arenales 113. 1,9-90-21

En otras ocasiones me lanzo a escribir la crónica rápidamente. El mismo día si es posible. No quiero que se me olvide nada. Esta vez necesitaba reposo, pensar. Darme un tiempo para que mis revueltos pensamientos fueran sedimentando, para separar lo agrio de lo dulce y que esto último hiciera un poso duradero. Mejor así.

El sábado por la tarde fui a recoger el dorsal y dejar la bici en boxes. El ambiente era espléndido, con más de 1000 participantes por allí pululando. Hacía calor y pasé un buen rato contemplando las "cabras" de la gente. Impresionantemente bonitas. Cuando colocas la bici en la barra de boxes derrochas cariño, la tratas con cuidado, que no se golpee, "mañana pórtate bien, ¿eh?".

Esa noche no pegué ojo, viendo todas las horas del reloj desde las 12:00 hasta las 6:00, hora en que me levanté antes siquiera de que sonara el despertador. El hotel había preparado un desayuno a partir de las 5:30, así que cuando bajé ya estaban las mesas llenas de triatletas desayunando. Me tomo lo mismo que si fuera un día normal: plátano, kiwi, zumo, café solo y pan con aceite (no hay frutos secos). Frugal. Parra (editor de www.triatlonchannel.com) se acerca a saludarme:

- ¿Estás tranquilo? -me pregunta.
- No, siempre se está nervioso.

Además me pesa la soledad. Más cuando veo en las otras mesas grupos de triatletas que han venido juntos.

A las 7:00 ya estoy en boxes, aunque mi salida está prevista a las 9:40. La última. Coloco todo, hago tiempo, presto imperdibles, presto gomillas elásticas, me pongo vaselina para evitar roces, hago tiempo mirando, estoy muy concentrado. Decido que todo está a mi gusto. Dejo la mochila en el ropero, me pongo el neopreno y a la playa.

El mar está en calma, aunque sopla una leve brisa. El agua está fría. Me meto y dejo que el agua se meta entre el neopreno y mi piel. Nado unos metros. Me quedo flotando. Pensando en lo que tengo por delante. En lo poco que se ven las boyas. Salgo del agua para atender a las instrucciones de la organización: menos mal, porque el sentido de nado finalemente es el contrario al marcado en los planos de la web. Otra vez solo pienso en por qué estoy allí. "Esto es lo que querías, estás haciendo lo que te gusta". Una intensa emoción sube hasta mis ojos. Este es el último pensamiento antes de lanzarme al agua y que las olas arrastren mis nervios y temores.

Nado muy cómodo. Sólo me preocupa orientarme bien. La primera boya está junto a un barco (fácil), las demás no se ven tan bien. Me desoriento al pasar la tercera, y en lugar de buscar la cuarta, y última, enfilo al arco de meta. Cuando me doy cuenta tengo que recuperar unos cuantos metros. Salgo en 35 min muy fresco.

La primera mitad del segmento ciclista pica hacia arriba hasta el km 42, por lo que decido no subir en ningún momento de 140 ppm; aunque las sensaciones son buenas no sé como llegaré a la carrera por lo que voy muy reservón. He puesto una alarma en el reloj que me recuerda que cada media hora debo comerme un trozo de barrita energética y, como bebo del bidón cada 20 minutos, me voy entreteniendo pensando en el siguiente avituallamiento. Así de simple es, a veces, nuestra mente. Una vez que paso el punto más alto, en Aspe, empiezo a dejar subir las pulsaciones un poco más. Meto más desarrollo, poco a poco, y empiezo a pasar a otros que salieron muy fuertes. A mi también me pasa algún mal nadador a toda pastilla. Las sensaciones son muy buenas hasta que empiezan a dolerme los lumbares de ir acoplado. ¿Falta te entreno en esa postura o malas medidas de la bici? El caso es que en el último entrenamiento ya me habían dado un aviso, y ahora cada cierto tiempo tengo que ponerme de pie y pedalear con la espalda estirada para aliviar el dolor. Es una pena, porque la última parte es bastante favorable y tenía piernas para ir más rápido.

Con esa sensación de ir muy bien me pongo a correr, veo a la familia y me entra una alegría enorme. La carrera a pie consta de dos vueltas a un circuito que incluye la subida a unas "famosas" escaleras, una rampa de las de subir con las manos en las rodillas y un par de tramos por la arena de la playa. Lo más bonito de todo es que en cada una de las vueltas tus acompañantes pueden verte 4 veces. ¡Subidón! En alguna de ellas las lágrimas pugnan por salir. Es inevitable.

Voy recuperando muchas posiciones, mucha gente camina en las rampas, escaleras y en la arena mientras que yo corro en todos los tramos y mantengo un ritmo entre 4:45 y 5:00min/km. Tomo líquido en cada avituallamiento: agua e isotónico, de forma que llega un momento en que empiezo a tener ganas de vomitar. Aguanto sin hacerlo y al rato me entra un poco de hambre, como es un síntoma que no me gusta nada en el siguiente avituallamiento como un poco de plátano. Así termino la primera vuelta en poco más de 50 minutos. Si sigo así puedo bajar de 1h45´.

Sin embargo, ya no subo las escaleras con tanta alegría, me cuesta correr y la rampa de después casi me vacía, muchísima gente va andando y yo sigo corriendo. Me recupero un poco, estiro la zancada, paso por el km 14 veo a la familia y grito "¡Ahora a terminar!". Mi hijo mediano me choca la mano cuando paso a su lado. Cuando dejo atrás esa zona del paseo marítimo empiezan las peores sensaciones. Cansancio, calor, sed... como un trozo de naranja, agua, isotónico y una coca-cola que finalmente me calma el estómago. El último tramo por la arena es demoledor aunque yo sigo corriendo. Llego al paseo marítimo para enfilar la recta de meta donde los ánimos de mi gente me hacen volar, lo voy a conseguir, voy a cumplir el objetivo fijado hace tantos meses. Cruzo la meta conteniendo una enorme emoción que me hace casi imposible respirar.

Alguien me da un abrazo (el organizador), alguien me quita el chip (una voluntaria), alguien me da una cerveza, como plátano, naranja, otra cerveza, agua, naranja... me dan una camiseta y un plato de paella. Llega mi familia y me abrazo a ellos dando rienda suelta a todos los sentimientos guardados hasta ese momento. Gracias porque sin ellos no podría haber logrado mi objetivo.

Las fotos, videos y clasificaciones están aquí

miércoles, 21 de abril de 2010

D-4. "Cuanto más cerca, más se parece"

Eso dicen los que saben: cuanto más nos acercamos al día de competición más se deben parecer nuestros entrenamientos a lo que haremos ese día (Ojo, no cascarse 30 km una semana antes de hacer una Maratón ;-D).

Por eso el fin de semana practiqué transiciones y ritmos de carrera a bici y a pie, por eso hoy he nadado con neopreno y mañana saldré con mi flaquita. ¿Está guapa en la foto, eh?

Estos entrenamientos nos preparan físicamente para saber qué nos vamos a encontrar y detectar errores: hoy, por ejemplo, por ponerme mal el neopreno me dolía un brazo y el cuello. Pero para mi lo más importante es que vamos ganando confianza y mentalmente nos va preparando para lo que se avecina.

martes, 20 de abril de 2010

D-5. "En guardia, defiéndete"

Me contaba un día un IM Finisher que, una semana antes de su primera prueba de esa distancia, se dio una carrera en Callao para coger el autobús y el pulso se le disparó, le faltaba la respiración y tuvo que dejar de correr. ¡Imáginate! Rápidamente llamó al móvil de su entrenador para contarle lo sucedido muerto del susto, pensando que estaba sobreentrenado, o que no estaba en forma, o... El entrenador le tranquilizó diciéndole que era una de las formas que tiene nuestro cuerpo para intentar defenderse del enorme esfuerzo que ya estaba por llegar.

Salvando las distancias, esa es la sensación que tengo en esta semana previa a Elche. Me salen dolores, parece que no voy,... las buenas sensaciones se han quedado en los entrenamientos de hace tiempo. Y sin embargo desde noviembre que empecé específico para HIM he hecho una media semanal entre 11 y 13 horas de entreno, durante 25 semanas. Creo que he perdido 4 sesiones. No más. He cumplido en un 98% con la planificación y llegaré a Elche con:

Más de 165Km de agua (3 sesiones a la semana)
Más de 3.750Km de bici (2 sesiones a la semana)
Más de 750Km de running (3 sesiones a la semana)
Más de 50 sesiones de pesas (2 ó 3 sesiones a la semana)

Si hacéis los porcentajes sobre el total de cada una de las disciplinas veréis que son muy parecidos a la de un HIM. ¿Casualidad? En el agua ha primado la técnica, en la bici el fondo y en la carrera los ritmos y la calidad.

Este interesante post de Joe Friel nos ilustrará más sobre las horas de entreno necesarias para una prueba determinada: http://www.trainingbible.com/joesblog/2009_10_01_archive.html

Yo creo que he hecho mi trabajo.

VIG-BAY XI Medio Maratón Gran Bahía




Ni recuerdo la última vez que bloggee, pero como se va institucionalizando que cuando se experimenta una "primera vez", hay que pasar por el Blogger, esta vez me ha tocado.

Fueron muchas cosas las que viví por primera vez el fin de semana del pasado 11 de abril; cualquiera podría pensar que se trata de haber sido capaz de mantener un ritmo por debajo de 5 min por km en una distancia de media maratón; pero no solo fue eso.
Por primera vez competía fuera de casa, (después de dos años y pico de runner cuasi medio trí, ya era hora), también era la primera vez que arrastraba a mi familia al completo (experiencia más que satisfactoria), que nos juntábamos casi todos los RdF y sobretodo, sobretodo, que le dedicaba la carrera a alguien.

Sábado después de comer, era la hora a partir de la cual irían llegando cada expedición de RdF y su correspondiente familia; Carlos, Uxío y Manel de HP se apuntaron a la cita. Agradable foro nunca visto en ocasiones anteriores que permite cosas tan variopintas como poder ir a recoger los dorsales de la carrera mientras los niños disfrutan de un inesperado baño primaveral en la playa.
Un desafortunado error en mi inscripción, me hubiera dejado sin dorsal en cualquier otra carrera, sin embargo la amabilidad de dos gallegas talluditas, permitió formalizar una nueva como si nada hubiera pasado.

Día de la carrera. A pesar de la novedad, nada de tensión, nervios, intranquilidad o intestinos activos..... calma. Las dos semanas previas a la prueba, que fueron de intensísimo trabajo, terminaron de arruinar el buen criterio de un entrenamiento en condiciones. poquísimos kilómetros recorridos, descompensados tiempos de natación y de bici.... ¿qué podría esperar?, para colmo anunciaban día de un calor sofocante y un comienzo de la prueba, demasiado tarde.

Estiramientos previos, fotos sin cámara, tímido calentamiento, y aunque mi cabeza seguía sin tensión pero esperando completar la prueba con alguna rebajilla en mi marca personal, había quién sí se tomaba en serio. Otros planteamientos también había; quien se la tomaba como un entrenamiento de calidad, quien lo viviría recordando tiempos mejores, quien comparaba la distancia con salir a comprar el pan, etc, etc...



Última congregación antes de salir, nos deseamos suerte y mientras cada uno se coloca en su parte más cómoda de la salida, se lleva el recuerdo, y la dedicación a Pepe Leardy y a Agus El Grande que ya llevará un rato trotando por las calles de Madrid.

La carrera no tuvo nada que destacar. Mucho, muchísimo calor; compañía de Sergio hasta el km 5 que tenía un traicionero repecho, pulsaciones altas, forzando la maquinaria persiguiendo el absurdo sub 1:45 que antaño me hubiera dado mil satisfaciones. En el km 7 vuelvo a darme cuenta por enésima vez que no es buena idea correr solo semejante distancia, ni sé la de veces que he aprendido esa lección y que acabo haciendo lo que me sale del forro. El recorrido desde Vigo hasta Bayona por la costa tiene de todo, bonitas vistas al mar con las Islas Cíes al fondo, y zonas de interior más feas que los polígonos de Entrevías. La organización impecable con avituallamiento y esponjas de agua, que a no ser que te las coloques en alguna parte del cuerpo, dan una falsa sensación de frescor que luego pasa factura. Km 10 49:23 por ahora ligeramente por debajo del objetivo; pero sufriendo en exceso, y aún queda la mitad, ya ni quiero ver el pulso porque me deprimo. Km 15 comienza la bajada hasta Bayona que se empieza a ver a lo lejos. Me sigue costando muchísimo mantener el ritmo y empiezo a no aceptar bajar el ritmo (decisión estúpida que ya he aprendido tras el trágico final que tuvo un chico en la Media de Madrid; si no se va, no se va; y no pasa nada por parar. Hay que tener el valor de hacer caso al corazón).
Me autoengaño pensando que es una dedicatoria por Pepe, y en esa reflexión pienso: "¿y por qué no también a mi abuelo?". Era gallego, creció además en Vigo y veraneaba muchas veces en Bayona. Hubiera disfrutado como un enano con los previos y todo lo que rodeara la carrera..... de hecho siempre disfrutaba conmigo.....
Km 18, ya de perdidos al río, sigo según lo previsto, hay un puesto de esponjas, pero no cojo ninguna, pienso en seguir así hasta la meta, y ya lo habré conseguido.... sin embargo seguir así, no es dejarme caer, es continuar con el sufrimiento. Me ayuda pensar que allí estará mi familia, y tengo ganas de verles. Km 20, ya debería verles, continuo y continuo y cuando por fin veo el arco de meta, veo a mi señora parapetada tras su inseparable cámara. (estamos en gananciales, pero la cámara es suya). Mis pequeños, tienen la mano protegiéndose del sol y creo que no me vieron, aunque luego me dijeron que sí. Continuo los ultimos 300m disfrutando de las cientos de personas que se agolpaban a los lados de la meta, y paro el crono cuando llego a la meta.
1:44:23, como digo, antes me hubiera sentido orgullosísimo, pero tanto sufrimiento amarga el resultado. Eso sin tener en cuenta la insensatez de forzarse tanto, cuando el entrenamiento no ha sido el que debiera.

Despues dela reparadora ducha, reencuentro con los demas y sus familias, fotos y comilonas; disfrutamos de un agradable fin de semana en Galicia. Arroz con Bogavante y mariscada en La Guardia.... sólo de recordarlo, mi ratón se convierte en un buey de mar. Ruinas celtas en la desembocadura del Miño, paisaje excepcional y un tiempo que hasta los propios lugareños no alcanzaban a creer.

En definitiva, una estupenda cita fuera de Madrid que espero que repitamos en algún momento.... ya no sé que me gusta más; si competir, o que nos juntemos todos con nuestras circunstancias.


Fotos de todo el fin de semana incluyendo la carrera, mujeres y niños.

lunes, 19 de abril de 2010

D-6. "A la cabeza le faltan unos días..."

Al hilo de mi anterior post, ayer, a pesar del mal tiempo, salí a realizar el último entreno duro antes del Half Ironman de Elche: 3h de bici + T2 + 1h corriendo. La última hora de bici y 40' de carrera al ritmo que quiero hacer el día de la competición.

Las dos primeras horas de bici sin problemas, más allá de una intensa lluvia que, a veces, me impedia hasta ver y me calaba hasta los huesos, sobre todo en las extremidades. Después, tras 2 minutos con ritmo de competición primer pinchazo. Reparo aterido de frio, sigo, veo una gasolinera y paro a meter más presión, en ese momento me doy cuenta de que también he pinchado la rueda delantera. Dudo si llamar a Aki para que venga a por mi. Finalmente decido seguir, la rueda aguanta media hora escasa inflada; momento en el que, afortunadamente,me cruzo con Aki que venía a compartir conmigo la última media hora de bici. Me presta otra cámara, reparo la rueda delantera y... descubro que he vuelto a pinchar la trasera: ¡Vaya entreno! (Más que pinchazo creo que las cámaras del Decartón son una porquería, porque no es la primera vez que se me rajan por la junta de la válvula con la goma). Ya no tenemos con qué reparar, así que inflo e intentamos seguir, aunque finalmente le tengo que pedir a Aki que vaya a por mi coche y vuelva a recogerme. Camino un par de km hasta el punto de encuentro empujando la bici, empapado, helado de frio y con las zapatillas con las calas que más parecen zuecos. Sólo 3 personas de la decena larga me cruzo me ofrecen ayuda, el resto pasa de largo no vaya a ser que se les arruine la salida. :-)

Cuando llega Aki, hacemos una lenta transición, me quito la ropa empapada y, con el mono de los RdF, corremos 40' al pulso fijado para el domingo.

Una vez más me reafirmo en la importancia de los primeros kilómetros tras la transición, y genero confianza respecto al ritmo que podré llevar. Eso sí, mi cabeza me advierte. Advertencias en forma de miedos, dudas y nervios...

Durante estos días estas advertencias pasarán por el crisol de mi convicción y así, poco a poco, se irán convirtiendo en otra cosa más valiosa, dejando a un lado lo que no sirve para nada.

domingo, 18 de abril de 2010

RdF lesionado...

Hoy he podido comprobar lo que me estaba imaginando. Hay lesión.... Todavia no tengo diagnostico del fisio pero pinta a que tengo el sindrome de la cintilla iliotibial. Mas info aqui .
Las horas despues de la media de Vig-Bay notaba un dolor extraño en la cara externa de rodilla derecha, no le di mucha importancia. Total me dolian tantas cosas ese domingo tras el fracaso de carrera, el calor infernal que no le presté mas casa.
El martes, durante nuestros 20min para soltar las patas despues de la carrera no me encontré bien. Trotamos sobre la hierba y el dolor estaba ahi. Decidí darme descanso hasta hoy domingo a ver si era sobrecarga de la paliza del Vig-Bay.
Curioso el cuerpo, esta mañana habia muchas ganas de rodar, pero muchas, pero nada no ha habido suerte.
He salido a rodar 1h suave de recuperación y a los 10min ha vuelto el dolor, he completado los 5km de la vuelta y para casa.
El dolor no es muy intenso que me haga parar, pero creo que es mejor buscar ayuda antes de correr con dolor.
He decidido salir con la bici, que me ha permitido al menos desahogarme un poco y analizar un poco donde ha estado el error.
Esta claro; las zapatillas elegidas el domingo pasado para intentar rebajar unos gramos ( las voladoras) lo unico que han hecho es machacar más si cabe mis piernas.
He estado informandome, y parece que con descansar y tratamiento del fisio poco a poco se recupera al menos para mantenerme.
Esta claro mi temporada un desastre, si no es por los 41min en la carrera del agua...

En fin, uno que lleva 10 años corriendo y sigue descubriendo lesiones, errores y la importancia de estirar bien todos los musculos que con nuestro vicio machacamos tanto.
Me queda el consuelo de saber que la natación ( menos braza por la patada) y la bici o spinning me mantendrán en forma hasta que salga del pozo.

miércoles, 14 de abril de 2010

Carrera hacia el Cielo de Pepe Leardy



Muchos de vosotros no lo conocíais salvo por el pesado de Artalejo que os contaba de vez en cuando sobre el chaval de Repsol, que estaba en el club de La Latina y que parecía un galgo. Este que nos empujó a los RdF a hacer en Marzo de 2009 la media de Latina, aquella en la que perdimos a Edu antes de la salida y fue por libre, y tanto Buesa como Aki fuimos en grupito disfrutándolo. Que contentos al final con nuestra camiseta naranja sin mangas.

Hace algo más de un año empezó un entreno bastante más duro y complejo en su lucha contra la leucemia: series de quimioterapia, tirones largos en una habitación de hospital aislado y en visitas con mascarilla y guantes, tempo de ir pasando fechas importantes como la comunión de su hija en una habitación de hospital y tratando de encontrar fuerzas para animar a Merche (su mujer), su niña, niño, resto de la familia, amigos y conocidos.

Que fuerza de voluntad para pasar cada uno de esos meses y ser él quien nos animaba a nosotros a seguir peleando por alcanzar esos objetivos sin desfallecer.

Al final llegó a su meta y como siempre haciendo un gran tiempo. El domingo 28 de Marzo Dios le llamó y le fichó para su club, dejándonos un vacío y tristes por peder en nuestro equipo a un gran atleta y mejor persona. Tímido pero siempre dispuesto a ayudar, prudente pero siempre aportando ideas, nunca una frase de desaliento y siempre una sonrisa en su cara.

Al final la leucemia ha podido con sus escasas defensas, después de más de 1 año de pelear contra ella y un trasplante de médula de su hermano.

Ha empezado su otra carrera en la que ya está seguro marcando grandes registros. Excelente persona y como nosotros, sufrido runner, con el único objetivo de disfrutar en cada salida.


Mi pequeño homenaje para él y su familia era tratar de escribir en algunas líneas todo lo que nos dejó y tengo que decir que me ha resultado imposible. Le llevaremos en nuestros corazones con nuestro cariño y como ya ha pasado en la Media de Madrid y en Vigo Bayona.

Desde el Cielo cuida de todos nosotros y guíanos. Hasta pronto.

martes, 6 de abril de 2010

Salvemos el Planeta

Se me ha ocurrido publicar esta rapida y breve encuesta.

jueves, 1 de abril de 2010

Siempre hay una excusa para no correr

En nuestras ajetreadas vidas encontrar un hueco para entrenar ya supone un esfuerzo. Además siempre hay una buena excusa para no salir: llueve, hace frio, estoy cansado, por un día no pasa nada, estoy solo...

Sin embargo salimos y, al rato, empezamos a alegrarnos de haberlo hecho y cuando terminamos nos sentimos satisfechos, completos.

Una y otra vez, a pesar de todas las buenas excusas.
Se ha producido un error en este gadget.