miércoles, 25 de noviembre de 2009

MADRID CORRE POR MADRID 22 NOV: MIERDA, SUDOR Y LAGRIMAS



Este espacio ha sido esponsorizado a Mr. Isaac como nueva promesa de los RdF (futurible)

Por fin llego el día, mi primera carrera oficial, tras salvar varios obstáculos, mosqueos incluidos con mi mujer, y encima correr con el nombre de otro, vamos…... de prestado y encima sin camiseta de la prueba.

Quedada en Parla:
-A las 7:45 horas aparece con su flamante SEAT, Don Agustín –puntual como siempre -, y pasamos a recoger en Pinto a Don Sergio, -- “empieza bien la mañana, me siento importante, con dos -Senior-Manager- de Cappemini”.
Quedada en Madrid “ambiente Motero”
- Reconocí a Buesa por su amplia sonrisa y a los demás debidamente uniformados –hoy toca el color naranja, pense-, y con sus flamantes relojes XXL, del tipo “pulsera anti-maltrato”.

Parecía un ambiente motero, estaba toda la peña-runners de fortuna, besos, abrazos, viejos reencuentros, y lo mejor,,,, no paraba de aparecer más gente, más amigos, más hermanos, ,,,, y más besos y abrazos, -vamos que si soy gay me pongo las botas y encima todos con mallas italianas “Marco-Paquetti”-.

Primer imprevisto.
- Junto antes de la carrera, en el calentamiento? –sic-, me entraron ganas de mear (nervios, frío o quien sabe ¿la próstata?), me puse en la cola de las casetas de obra, y tras entrar en la que se quedó libre, descubrí que el anterior visitante había realizado la cagada del siglo, ese sí que fue un momento redondo, aguanté el tipo y la respiración, la verdad,… uno de los veinte segundos de mi vida que no olvidaré, después, al unirme al grupo creía que el olor venia conmigo. ¿será este el sacrificio y dedicación del que tanto hablan los atletas??

Carrera
- Nervios, comentarios banales, risas forzadas, pero nada de miradas asesinas, ni de superioridad –veo demasiada tele-, sino que existe una competencia sana con gran complicidad, y ante todo buen rollo entre los participantes,

Pero mi misión era seguir todo el tiempo que pudiera tras el color naranja –malla elegida en este evento por la gran asociación-benéfica-runner-.

-Empieza la carrera y todos contra los de delante –paquito el chocolatero-, más risas, saludos y aplausos de los turistas –sobre todo japoneses-, y de los malditos borrachos -quien tuviera 20 años-, y más gritos y jaleos de la marea.

Pronto desaparecen los de “esta carrera es para disfrutar “, y cual triatleta al descuido desaparecieron para alcanzar nuevas metas personales!!.

Mención especial al pañuelo floreado de “Agus”, que en los momentos de confusión, siempre era la referencia, y que junto a “Howe “, estuvieron dándome ánimos y acompañándome el resto de la carrera, Agus con sus comentarios (pasos cortos, pasos cortos, ..en las subidas) y Howe con su experiencia..

En Atocha, nos esperaba el padre de Agus –eso si es afición –un Domingo a las 9:00 horas, pudiendo ver “Saber vivir” tranquilamente en casa.

Me gustaría comentar que bonitas están las calles Alcalá, Atocha, Arenal, etc, corriendo sin coches, pero….. eso sería para correr solo, porque entre, seguir a cualquier color naranja, la marea humana que te transportaba, y estar pendiente de hacer bien la respiración, …. No me entere del recorrido, cuando me quise dar cuenta estaba otra vez en el retiro.

Al llegar al retiro, como cualquier paleto que corre por primera vez, esprinte para llegar primero (en plan marica-el-último), pero entre, que no sabia con quien me jugaba los cuartos y que creía que el primer arco era la llegada,.. hice el canelo y llegue muerto por el esfuerzo inútil final.

CONCLUSIONES DE LA CARRERA.
Ir siempre a cualquier carrera habiendo hecho todas las necesidades, para evitar sustos.
El chip se pone en las zapatillas.
En cualquier pancarta, arco, o señal, no siempre esta la llegada.
Importante rodearse de buena gente en la misma, para compartir experiencias.
Que la sombra de Cappemini es alargada, todos han trabajado allí, lo conocen o son amigos de….. ¿pero cuantos hay en plantilla?

OBJETIVOS CUMPLIDOS
1. Llegar a casa sin nada roto, y no tener que aguantar como la anterior carrera –rotura de clavícula- a mi mujer el “ya te lo dije”.
2. Terminar la carrera y encima menos de 1:hora.
3. Poder compartir experiencias con profesionales del sector.

AGRADECIMIENTOS
Agradecer en especial a todo el equipo runners con fortuna de poder quedar para realizar este maravilloso deporte.

ISAAC… MI PRIMERA CARRERA

viernes, 13 de noviembre de 2009

Sporttrack en Varios ordenadores

Llevo varios días dándole al coco para como hacer que sincronizen los ficheros de logs de nuestro querido Sporttrack, ya que en el PC del curro tengo una copia y me gusta tener otra en casa. Una opción es con un USB y acordarte de copiarlo, pero con tanto tecnología tenía que haber algo mejor y creo que lo he encontrado.
La solución estaba en los foros ( como casi siempre ). La idea es utilizar Dropbox www.dropbox.com ( gratuito hasta 2GB) para instalarlo en ambos PCs y así cada vez que se abra el Sporttrack tendremos la última versión del entreno. Antes de lanzarlo aseguraros que teneís un backup de los logs. Para no complicarle la vida y crear variables de entorno he definido en ambos la misma ruta.
Simple y genial, como nuestro querido Sporttrack. Ah y una cosa más puede que con los cambios hayan desaparecido las fotos de vuestras zapas, solamente teneís que apuntar a la nueva ubicación y listo.
Cambiando de tema, parece que nos han traido un nuevo logo no? Grande es, tanto como nosotros....jeje.

martes, 10 de noviembre de 2009

Garmin Barcelona Triathlon




Como suele pasar en las grandes pruebas, no hemos tenido más remedio que contar cada uno nuestra propia historia;


BUESA

Debo empezar esta crónica diciendo que lo necesitaba o, mejor, que lo merecía. Necesitaba una prueba "objetivo" en la que las cosas me salieran bien, después de la decepción de Aranjuez y el agridulce sabor del MAPOMA. Y mirando hacia atrás sólo ha habido una diferencia: el descanso. Para el Garmin Barcelona Triathlon descansé al menos un día a la semana y las dos semanas previas bajé el volumen de entrenamiento a la mitad.
Eso me permitió llegar a Barcelona con una sensación de frescura que no había sentido en las pruebas anteriores; aunque debo reconocer que entrenar menos esos 15 días me generó cierta ansiedad que se sumó a los nervios propios de la organización del viaje.

Cuando por fin vi a todos los RdF e invitados en Barcelona con las flacas en perfecto estado, empecé a respirar aliviado. Las risas y comentarios durante la cena terminaron de disipar mis temores. Estabamos listos para el día siguiente.

Quedamos en uno de los apartamentos para desayunar juntos a las 6:00 a.m. Ninguno de los 8 habíamos dormido bien, y se notaba el respeto a la prueba. Enseguida terminamos de comer, preparamos los bidones y bajamos a la calle. El frío a esas horas era penetrante y Barcelona estaba oscura y sin coches, empezamos a bajar por Diagonal mientras algunos otros participantes se unían a nosotros.

Casi sin darnos cuenta ya estábamos en boxes colocando nuestras cosas; en el último momento decidí no arriesgarme dejando las zapatillas en los pedales, los experimentos en casa. Me puse el neopreno fácil, eso de usar calcetines para ponérselo es un buen truco, y nos fuimos a ver el agua. Aquello metía miedo, todavía no había amanecido y había bastante oleaje, tanto que cuando me metí a calentar una ola me dio en la cara y me quitó la gafas. ¡Qué nervios! ¡Siempre me pasa lo mismo! Además, al ponerlas encima de la frente vi que se empañaban por lo que decidí tenerlas en las manos todo el tiempo.

Vimos la salida de los élite, y en poco menos de dos minutos ya nos metimos en el agua: yo estaba en la Oleada 1. Me sentía bien, el único problema era ver la boya que era demasiado pequeña para ese oleaje, y me cóstó un poco orientarme. De hecho tuve que hacer un bruco cambio de rumbo la primera vez que pude divisarla. Una vez pasada la primera, cogí mi ritmo y por primera vez en un triatlón disfruté de este segmento. No pasé a mucha gente, pero tampoco me pasaban. Iba muy cómodo. Al pasar la última boya naranja empecé a batir un poco más fuerte las piernas, como me había dicho Juanan, y a visualizar la transición entera. La hice bien, sin errores. La próxima a ver si puede ser sin calcetines también.

Nada más salir de boxes con la bici vi a un triatleta que se acopló, tenía buena pinta así que me puse a su rueda y miré la velocidad instantanea: 36 y pico, era un buen compañero. Enseguida nos miramos y empezamos a cazar gente, ya éramos 4 y otro con ganas de tirar acoplado. Me pidieron relevo, así que pasé un par de veces tirando fuerte agachado en las manetas. El grupo crecía y al terminar la primera vuelta ya formábamos una grupeta sería que empezaba a adelantar a mucha gente y otros grupos. La media era superior a los 37km/h así que era mi grupo. En una de las curvas pronunciadas, un doblado me hizo frenar demasiado y me quedé descolgado con otros 3. Me costó la mitad de la segunda vuelta volver a conectar con el grupo y apretar los dientes como nunca, los tenía a 6 metros pero no era capaz de pillarlos. Finalmente la última curva a izquierdas y el terreno ligeramente descendente me permitió engancharme definitivamente. La tercera vuelta fue la más peligrosa porque había mucha gente y doblados, nos dimos un par de sustos que a punto estuvieron de acabar con varios de nosotros en el suelo, pero pudimos llegar a T2.

Salí rápido pero no pude seguir a los que venían en mi grupo de bici, así que me propuse seguir por debajo de 4:40 todo el tiempo que pudiera, a pesar del dolor en los gemelos y los tibiales. Me pasaba la gente, rápido, algunos muy rápido. En el último avituallamiento, no pude coger agua y solté una maldición. Un triatleta que venía por detrás me ofreció agua y empezamos a charlar. "Vamos por debajo de 2h15min" -me dijo, para mi sorpresa. "NO puede ser, vienes de la O2 y me has metido 10 minutos" -le contesté. Vaya sorpresa al mirar el crono y descubrir que sí, que tenía razón que podíamos hacer menos de 2 horas 15 min. A partir de ese momento él empezó a tirar un poco, cuando ya no pudo más, tiré yo y seguí animándole hasta que entramos en meta. ¡Menudo carrerón! Nos saludamos encantados de la carrera que habíamos hecho, a pesar de que no estaba bien medida, como le dije, había hecho una carrera por encima de mis expectativas. ¡Ya era hora!










ARTALEJO


Todavía no logro recordar ni cuando ni como me embarcaron en esta aventura del Triatlon y menos en Barcelona.
El primer correo que guardo es de Edu a mediados de Julio, estando en Gandia, hablando de la Web del Tri, alquiler de bicis, neoprenos y más. Tres semanas después me lance a decir que SI, sin pensar que pasaría.
Cuantos ríos de tinta y tiempo nos ha permitido emplear y lo bien que lo he pasado. Sólo del agobio de pensar en las distancias, entrenos y no digo nada de la logística.

Llegaron las oleadas en las estábamos inscritos y cambió nuestros planes.
Oleada 1. Madrugadores: Artalejo, Antolín, Melguizo y Buesa
Oleada 2. Tragando polvo: Aki, Howe y Saiz
Oleada 9. Llegará para pagar las cañas: Carlos (HP)

Tras la locura estaba un sábado día 17 de octubre a las 6h en casa de Aki camino del aeropuerto. ¡¡¡Que sábado¡¡¡ Envío de bicis, viaje, apartamento, dorsales, neoprenos y recepción del resto de compis y familias. Cena y a casa para preparar todo. Estábamos tan cansados que me reía del dolor de piernas que tenía y ver a Aki con su pijama de felpa en posición momia y que no podía ni moverse.
Con los nervios prácticamente no dormimos y antes de las 6h ya estábamos en marcha. Que gusto vernos a todos desayunando junto con Carlos y Juan. Ya no había marcha atrás y estábamos en nuestras bicis camino de los boxes (que frío).
Que miedo pensar en el agua. Todavía no se como pude hacerlo.

Como se nota la experiencia de los que parecían veteranos con los “nuevos”. No sabíamos ni como colocar las cosas.

Llegó el momento  Camino del agua con el neopreno como lomos embuchados y primer susto: trato de nadar para calentar y veo que casi no hago pié y la primera ola me saca del mar. Salí con alma que lleva el diablo y empezó ese pensamiento - de “que narices hago aquí”.

Llegar a la 1ª boya toda una aventura de malas sensaciones, tragos de agua, algún que otro golpe y buscando un ritmo que no llegaba nunca. Pasar los primeros 400 metros y esa frase de “échale un par de hu…” me acompañó todo el trayecto hasta salir de allí. Anduve en la transición sólo para disfrutar de lo que había sufrido y salir de uno de mis mayores temores.

La bicicleta tras la 1ª vuelta en que costó adaptarse y entrar en calor, fue luego un placer. Dar las gracias al dorsal 714 (aparece como F – Emma ¿?) que me llevó en volandas casi todo el tiempo. La Orbea cumplió su misión con creces (gracias a ese foro de compra venta).

Otra aventura en la transición (Vaya Cruz): me habían puesto una bici en mi sitio y tuve que ponerla en la de Sergio, no encontraba mi mochila. Me pongo las zapatillas y cuando voy a salir me doy cuenta que son las de Sergio y a ponerme las mías (perdóname). Salí con mucha cabeza y tranquilidad dejando que mi ritmo se estabilizara y tratando de no seguir a los que salían lanzados (aprendizaje del Duatlon de Parla). Llegada al km 4 y me cruzo los otros RdF. Parece que las piernas ya están estables y empiezo a pasar gente con el modelo Pegaso ya engrasado (Que gran vehículo industrial). Decepción al quitarme el último km que tenía guardado para darle un poco más pero nada me importaba al fondo estaba la meta.

Disfrutando con la llegada del resto de Súper Runners y viendo que todos, aun con sorpresas en el orden, van llegando. Luego como niños a descansar viendo el resto de pruebas y tratando de animar a Carlos que se merecía esos aplausos por el cariño que nos demostró acompañándonos a esas horas.
Lo malo de la prueba, el robo de la bici por parte de algún “chorizo”. Te das cuenta de cómo valoras lo que tienes, independientemente del su coste, por el esfuerzo para conseguirlo.

Gracias al grupo y cada momento vivido, no tengo claro si me pillareis en otra como esta pero ha merecido la pena compartirlo

(TABLA)

Conclusiones de Barcelona:

-Como Triatletas no nos ganaremos la vida pero la logística es lo nuestro.
-Ya sabemos lo que es una Marejada: Tela que olas (se ven en las fotos) y esa frase célebre unos días antes (Buesa) “Si hay marejada el tramo de regreso a la playa a favor de oleaje, que es el más pesado, se nos hará más llevadero”. Casi me ahogo antes de llegar a la playa de un revolcón.
-Disfrutar del pelotón con bici nos ha gustado. Carlos con par con su bici de montaña.
-Viendo las fotos salvo las que aparecemos corriendo, parecemos salidos del andamio.
-Macario hizo su apaño y se vieron algunas más por Barna. Impactante el tío con su bici de paseo y su cartel de “alquiler”.
-Algunos les va muy bien ponerse a “trasero” de una buena Alemana con la bici.






EDU


Que difícil es escribir sobre la experiencia del Tri de Barcelona no por negativa sino por intensa y muy, muy especial en todos los sentidos.

Voy a intentar ir por orden para que no se me escape nada…

La preparación: (y un poco el previo)

Todo esta aventura comenzó en verano con un mail de nuestro Runner (Ahora tri) mas profesional, Mr. Buesa, donde nos adjunto un link que parecía mas un anuncio de pulsímetros que un triatlón… el “garmin” no se que... y empezamos con el cachondeo de si vamos a Barcelona, que si el viaje familiar, que si yo llevo la furgo, que si Agus va y viene en el día desde Parla, que si hacemos el Sprint,… vamos que entre ji,ji y ja,ja nos encontramos con una reserva en el paseo de gracia, billetes en low cost (por el precio casi tenemos que empujar el avión), neoprenos para el frío (pero si algunos no habíamos nadado mas de 5 largos en nuestra vida¡¡¡¡¡) y lo mas importante todo el club inscrito en la distancia Olímpica cuando algunos pensábamos que estábamos en el Sprint…

Con toda esta logística llegamos a la primera semana de septiembre, después de 5 meses con la rodilla fastidiada me acuerdo de las palabras del trauma: “…es importante que cuando te deje de doler empieces poco a poco a nadar, andar en bici para ir recuperándote muscularmente y nada de correr el primer mes muy seguido…” pero “coño” si en 7 semanas tenía que estar haciendo: 1500 de agua – 40 en bici y 10 corriendo¡ En este punto confirmamos (bueno confirmo) con la organización que no se puede cambiar la inscripción por el sprint, ahora me alegro pero en aquel momento estaba “acojonadisisimo”, lo que iba a ser un entrenamiento para recuperar la rodilla se había transformado en una locura a 7 semanas vista.

En este punto de no retorno solicito el entrenamiento de la primera semana (mala idea): 8.000 metros de agua haciendo la rana inversa, brazo levantado cada 100 metros,… pero si yo lo que se hacer bien es el pino puente… después 80 km de bicicleta (en este momento me doy cuenta que no tengo “flaca”… menos mal que esta Agus para “dejármela”…), el otro día Tempo Run,… vamos seis sesiones semanales a cada cual mas complicada y rara (menos mal que en este momento no me habían hablado todavía de la dieta del paleolítico J… en el siguiente post la abordaremos juas,juas,juas,…).

Preparamos estrategia para llegar mas o menos bien: de las 6 sesiones semanales me planteo hacer tres (una por elemento) durante septiembre y cuatro en octubre para evitar lesionarme y llegar justito pero con garantías de poder terminarlo… Ahora si que si empiezo a verlo claro¡¡¡¡¡

Para no alargarme mucho os cuento la primera semana y la salida en bici: Agus:” vamos a hacer una salida tranquila con el club de parla (MTB) hacía Aranjuez, a mitad de camino recortamos y en 3 horas estamos en casa… eso se transformo en 85 kilómetros del ala y mas de seis horas… desde el 50 tuve una pájara de tres pares, con dos caídas incluidas,… y cinco días de recuperación¡¡¡ Mal empezamos¡

Pero poco a poco, a mi ritmo, iban pasando la semana y los entrenamientos de agua y bici se convirtieron en una rutina graciosa aumentando progresivamente distancia y acercándome al nivel mínimo que quería conseguir; la gran noticia es que la rodilla estaba perfecta y eso era una gran noticia. El resumen es que después de 7 semanas los 1500 en piscina se hacían asequibles, los 40 en bici se acababan bien con un ritmo controlado y los 10 corriendo… pues no lo sabía porque entrenamiento de Run hicimos muy poco pero es lo que mas controlado teníamos. (No cuento la pájara corriendo en los 10Km de Illescas por no alargarme pero menudas sensaciones…).


El triatlón:

Por fin llega la semana de irnos a Barcelona, nervios, ganas e impaciencia a partes iguales en el equipo, gestión de apuestas (espero que se publiquen en este post); logística preparada para llevar las “flacas” (agradecimiento especial en este punto al cuñado de Dani¡¡¡¡¡); cambio de billetes de última hora (por motivos ajenos a su voluntad Marta no pudo venir, la eché de menos por el acojone que con ella al lado se habría gestionado mejor… pero lo importante es lo importante y en la próxima esta seguro¡¡¡¡),…

Con toda esta vorágine la última semana se paso volando y llego el sábado por la mañana con todo preparado (o eso pensaba porque no revise bien la lista que Aki había mandado con todos los elementos necesarios…) salida al aeropuerto donde me encontraría con Buesa&Sra y Howe (también le toco ir solo… como son los niños y sus oportunos catarros¡¡¡¡ L). La verdad es que sin darme cuenta nos encontrábamos Aki, Agus, Buesa, Diana, Howe y yo mismo en el pabellón del Tri haciendo cola para recoger los neoprenos… en ese momento volvían las dudas: “que narices se nos habrá perdido en Barcelona¡¡¡¡”… menos mal que estábamos todo el equipo al completo que sino me cojo el avión y me vuelvo a casa¡¡¡¡

El día lo pasamos gestionando dorsales, desayunos, habitaciones,… esperando que por la tarde lleguen los últimos componentes del equipo… los que viajaban en Businness y habían delegado las gestiones. Sergio eres un “crack¡”¡

El caso es que por la tarde todavía no habíamos parado desde que salimos de Madrid, menos mal que pude compartir 45 minutos en la Iglesia con el Señor Artalejo, momento de reflexión y relajación… uno de los mejores momentos del fin de semana (no comentamos que al párroco se le entendía poco pero eso es otra historia J). Después de salir de misa tuvimos que ir corriendo al Corte Ingles a comprar unas gafas para el mar… si Señores. Soy un desastre y la primera en la frente… sin gafas era complicado nadar¡¡¡¡ Juasss¡¡

Por fin a las 20:30 todo el equipo esta reunido en la calle frente a los apartamentos para ir a cenar al restaurante del tío de Rosa (Sergio: hasta eso lo ha delegado… pedazo de Crack joe¡¡¡¡). Cenamos fideua que la pasta es necesaria para el domingo y nos recogemos prontito para intentar descansar bien.

12:00 Aki metido en la cama con el pijama de franela, pena que Buesa no quisiera darle el “besito” de buenas noches… y sobre las 12:30 todos en la camita… eso si de dormir nada de nada. ¿Verdad Howe? Resulta que al dueño de los apartamentos se le había olvidado poner persianas y cada vez que encendían la luz de la escalera es como si la habitación fuera una discoteca… vamos que a las 5:45 (si, esa fue la hora a la que había que despertarse…) no habíamos dormido ni un par de horas, mal empezamos.

Reunión del equipo para desayunar, menudas caras que teníamos todos de sueño… menos mal que no nos dio por dormir con el pulsímetro (también lo explicaremos en otro post)… y a las 6:30 todos de camino al control del Tri.

A las 7:15 ya estábamos todos en los Boxes, preparando todos lo necesario, dorsales, neoprenos, bicis,… bueno bicis por llamarlo de alguna forma porque pedazo de “pepinos” había en el Box y nosotros con nuestros “cacharrillos”… siempre nos quedará la calidad¡ A partir de este momento empiezo a ver como las caras de sueño se transforman en caras de tensión… y eso que como es de noche no habíamos visto bien el mar¡¡¡¡


Parte 1: la mar… o lo que significa marejada.

Entre unas cosas y otras se acercan las 8:00 y estamos todos preparados para ir a la zona de salida en la playa… no quiero decir nada lo fría que estaba la arena… aunque eso no es lo peor, según nos vamos acercando empezamos a entender lo que significa el termino marejada en los partes metereologicos… pero quien narices había abierto las puertas y permitido esas pedazo de olas¡¡¡¡ Y encima habían alejado las boyas seguro J¡¡¡¡ Es una pena no disponer de una cámara para ver la cara de todos (Exceptuando a los profesionales: Buesa & Primo) en esos momentos… estábamos desencajados, como si de repente viéramos en donde nos habíamos metido.

8:10 salida de los profesionales, hola de un par de metros que llega y les pega un revolcón de tres pares de narices… menudo panorama se presenta y nosotros con los gorros rositas mirando las olas y preparando la estrategia. Tres minutos después sale nuestro equipo A: Buesa, Primo, Antolín (que valiente¡¡¡¡¡) y la Roca Artalejo… y sin darnos cuenta Howe, Rubio y un servidor nos encontramos en el “cuadradito” de salida... últimos ánimos y suena la salida… según nuestra estrategia decidimos esperar un ratito a que todo el mundo este en el agua para ver por donde las olas pegan menos y al agua “patos” (nunca mejor dicho)… las tres primeras olas las paso por debajo pegándome unos buenos tragos, en cuanto puedo empiezo a intentar coger un poco de ritmo pero con tanta ola es difícil… una vez conseguido pasar el muro donde rompen las olas decido parar para ver si la dirección es la correcta en ese punto llega el momento “agua” a mi derecha me encuentro la cabeza de Aki y nos saludamos… al momento aparece otra cabeza, es Howe y los tres nos deseamos suerte¡¡¡¡ A partir de hay me pude relajar y aunque tuve muchisisimos problemas de orientación al perder la referencia con las olas conseguí coger un ritmo tranquilo pero donde veía que avanzaba y algunos otros gorros rosas estaban a mi alrededor por lo que la cosa no iba del todo mal¡

Una vez superado la primera boya las olas golpeaban de lado lo que hacía complicado respirar pero se avanzaba mas rápido, en ese punto empecé a notar como los primeros de la siguiente serie nos pasaban a toda pastilla, menudo nivel¡¡¡¡ Finalizamos largo paralelo a la playa y giro en la boya afrontando el último largo… por fin¡¡¡¡¡ Intento ir un poco mas fuerte pero no lo consigo porque empiezo a tener problemas musculares en las piernas que me duelen y me preocupa una subida de bolas en la transición de bici por lo que decido seguir al tran,tran y no forzar que lo importante es llegar. En este largo me siguen pasando gente de la serie posterior pero también me doy cuenta de que pasamos a algunos de la serie anterior…

Salida de la playa: creo que fue el peor momento de todo el tri, me dolían las piernas, no era capaz de quitarme las mangas del neopreno y tenía un frío de narices… andando, mas que corriendo llegue al box a coger la bici y me encuentro con Aki…(nuestras bicis estaban a un par de metros) con un mosqueo increíble porque le había desaparecido el dorsal. Mientras me quito el neopreno le veo como sigue jurando en arameo por lo que me da tiempo a prepararme y convencerle de que podemos irnos sin dorsal… después de unos segundos se decide y nos vamos juntos a hacer la parte de bici. Menuda alegría me lleve, pensaba que tendría que ir solo y me encuentro con el tercer profesional del equipo (Buesa, primo,…) al que le voy a seguir la rueda como un campeón J¡¡¡ Punto y aparte agradeciendo especial a la calidad de Championsystem cuyos monos se secaron en 30 segundos y con el fresquito que hacía a esa hora se agradece. (plas, plas, plas,…)

Parte 2: bicicleta… o como incumplir el reglamento sin saberlo.

Afrontamos la primera recta de la parte de bici con Aki un poquito tocado (dándole vueltas al tema del dorsal) y decido (contra mi planning… J…a mi me gusta ir a rueda) tirar un poco para ver si se anima y coge ritmo. Las malas sensaciones del agua cambian totalmente en la bici, da gusto ver que el recorrido no tenía cuestas y eso para el entrenamiento en cuesta que sufrimos nos vino perfecto.

La primera vuelta la hicimos bastante tranquilos (creo porque el Garmin estaba en modo Run y no sabía exactamente q velocidad llevábamos), eso si a pesar del ritmo controlado pasamos a bastantes… y por supuesto nos pasaron bastantes, sobre todo algunos con unas súper bicicletas y su ruido característico (como un ventilador a toda pastilla). Durante esa primera vuelta varías veces pasamos y fuimos pasados por una “teutona” (como dice Aki) que movía una paellera de mas de 52 sin pestañear y una vez que vimos que el ritmo que llevaba era el adecuado decidimos ponernos a rueda y hacer mas cómoda toda la parte de bici. La segunda vuelta transcurrió sin mas novedad, persiguiendo a la teutona y aprovechándonos de su línea aerodinámica que nos permitía ir súper cómodos a una media cercana a los 30 hasta que al final de la segunda vuelta un triatleta que encaraba la transición de Run hecho la bronca a Aki por ir a rueda de la chica… a posteriori nos dimos cuenta que las reglas no permitían ir a rueda de una chica, por lo que pedimos disculpas a los afectados y la próxima vez buscaremos algún “trasero” masculino al que seguir… porque nosotros apoyamos el Drafting¡¡¡¡¡¡

La tercera vuelta fue similar a la segunda, a rueda de la teutona y preparándonos para la transición de run y quitando una caída saliendo de una curva no hay nada especial a destacar… se me ha olvidado vuelta a vuelta nos íbamos cruzando con súper roca Artalejo y Mr. Howe muy fuertes en bicicleta pero sin teutona… y eso se paga J¡¡¡

Bueno ya nos acercamos a nuestra parte fuerte, última recta y empiezo a ver que todo el mundo se descalza según llegamos a la lista de boxes, yo para no ser menos hago lo mismo… y casi me pego una leche interesante, es lo que tiene improvisar las cosas y no haberlas preparado. Llegamos a la línea con la “banderita” (esta vez no me sancionan J pq me bajo a tiempo) y se monta un mogollón… lo esquivo por fuera de los conos y casi me llevan por delante los que todavía están en zona de bicis… cosillas de la inexperiencia… Una vez dentro de boxes llega el momento que mas miedo tenía por la experiencia en duatlones que es la transición de bici a running, la falta de preparación me ha provocado en mis duatlones previos (dos) una subida de “bolas” que me obligaba a parar y estirar. Pero esta vez no fue mal la cosa, llegue con Aki (que encontro su dorsal esperandole… menos mal pq sino no se que habría pasado) y me espero un poco para salir juntos corriendo… esta vez sin ningún tipo de molestía¡¡¡¡¡ Viva la teutona que nos ha llevado a muy buen ritmo y que cambién las normas que mas vale culo teutón que uno peludo y menos aerodinamico… ;-)

Parte 3: running… o lo que impresiona ver a Gomez Noya corriendo presionado por Buesa.

Empezamos la parte de Run con un poco de miedo, no tanto a las habitual subida de bolas que parece que esta vez nos va a respetar sino al hecho de estar mas de dos horas haciendo deporte sin parar, que para mi es la primera vez... y nunca se sabe como va a reaccionar el body. Empezamos a correr y vemos que el Garmin (hagamos publicidad de la marca...) aparecen tiempos por debajo de 4.30, y decidimos aflojar un poco que lo importante es llegar. Los primeros Kms. discurren a lo largo del paseo marítimo lo que nos permite ver a los élite en el último tramo de la carrera... y en esas que vemos de frente a Gomez Noya, Aki me confirma que si es el y non es efecto del cansancio :-)¡¡¡ Un kilómetro detrás nos encontramos a super Buesa a buen ritmo y dentro del grupo de los máquinas... increíble lo que puede hacer la dieta paleolítica¡¡¡ Todo este primer tramo discurre tranquilo para mi, un ritmo moderado sobre los 4:40 y "comiéndole" la oreja a Aki que sobre el 4 decide dejarme... quiero decir dejarme escapar, con su educación habitual me comenta que el prefiere ir a su ritmo y que me vaya un poco mas rápido... captada la indirecta y decido cambiar el ritmo (parece mentira pero todavía queda gasolina). En el Garmin empiezan a aparecer ritmos cercanos al 4.10 y sin embargo no voy especialmente subido de pulsaciones (160 de media en el tramo de run) a unos 300 metros veo al inconfundible Howe lo cual me hace animarme y continuar a mi ritmo, giro en el parque y me encuentro en la espalda de Howe... palmadita de animo en el "lomo" y continuo que no hay que aprovechar los pocos momentos de calidad... subiendo hacía la Puerta de Brandemburgo (se que no se llama así pero es lo mas cerca que he estado...) me cruzo con la "roca" Artalejo... ni había sudado todavía, giro en la Puerta y vuelta hacía la playa. En esa recta es cuando mas disfrute, yendo tan cómodo me dio por animar a mis compañeros Howe y Aki al cruzarme y al final tuve que ir dando "palmaditas" toda la recta al resto de Tri¡¡¡ Pensaba que no pero los populares de los Tri son como los del Run, gente a la que nos importa mas disfrutar y superárnos en cada carrera que obsesos de los tiempos... por lo menos con los que van a nuestro ritmo.

Durante el resto de camino hacía el paseo marítimo iba acumulando "cadaveres", guardando fuerzas para evitar un pajaron, lo bien que se corre a nivel del mar... Kilómetro 8 (+ o -) y un "guiri" tiene la osadía de pasarme... cambiamos un poco el ritmo y me pongo a su ritmo, en algún momento veo un 3,xx en el Garmín y las pulsaciones cerca del 170... menos mal que solo quedan 2 km. Giro a la derecha, después a la izquierda y al final de la recta veo la llegada... joe con el Garmin que se ha estropeado porque solo marca 8,6... miro a la izquierda y veo al "guiri" que cambia de ritmo... pues a muerte¡¡¡¡¡ Creo que ha sido uno de los Km. mas rápidos de mi vida, en ese tramo adelantamos a un montón de Tris que nos miraban con cara "rara", llegada, saludo con el "guiri" y miradita al reloj de meta que no me había dado tiempo... y como mi Garmin ese se debía haber estropeado porque aparecía un tiempo por debajo de las 2:30¡¡¡¡ Pero si nuestro planning era intentar bajar de las 3 horas¡¡¡¡¡

El "post":

No me voy a enrollar mucho que ya lo he hecho anteriormente... y no se donde se va a meter tanta crónica... Llegada a la meta de todos los RDF, saludos como si hubiéramos ganado la copa de Europa, fotos, felicitaciones, piques (sobre todo en los Buesa family), cada uno cuenta sus "batallitas"... vamos lo habitual de cualquier carrera exceptuando que en esta de cada 5 frases una era referente al concepto "marejada" que creo no olvidaremos jamas¡¡¡¡ Especial recuerdo en este punto a Carlos, que se levanto con nosotros a las 6:00 para hacernos el reportaje y hasta las 12:00 no le toco competir... Carlos Wellcome to the RDF Club... si te atreves claro :-)

El caso es que entre unas cosas y otras me encuentro en el avión con Agus y Aki (ambos dos con la babilla colgando...) acompañados de la pasajera loca (también vino con Howe y conmigo en el viaje de ida... otro día contamos la historia) y mi libro de Marketing estratégico preparando la reunión del día siguiente... en ese momento no tenía cansancio, ni dolor de ningún tipo,... ni siquiera me agobiaba el trabajo, solo tenía una sensación de satisfación por haber cumplido un sueño que hace un par de años ni me habría planteado, y que seguramente mis rodillas se hubieran reído de mi... y ahora me rio yo de ellas¡¡¡

Agradecimientos a todos: Buesa´s family (cuñado, primo,...) por la logistica, monos... AKi por ser que su casa haya sido el Centro Logistico y se haya encargado de los billetes, Howe por gestionar todo lo relacionado con el "hospedaje", Agus por contagiarnos su locura y apuntarnos al Olimpico, Sergio por aportar calidad (como delega¡¡¡¡¡), a mi family por apoyarme y dejarme meterme en este tipo de locuras... una pena que no pudieran acompañarnos pero contra las fuerzas "superiores" no se puede luchar...

Vamos que gracias a todos sin los que esta claro que jamas me habría metido en esa "marejadilla" :-)¡¡¡¡¡






HOWE

Preparación:
EL madrugón importante para estar en la zona de boxes a las 6.30 AM y el hecho de colocar las cosas solo y a oscuras reconozco que me impuso cierto canguelo.
Estos nervios iniciales no me abondanarían en toda la prueba.
De camino a la playa, parezco un profesiónal. Todos sufriendo con las piedritas antes de la arena y JuanAn y servidor con chanclas. Que nivel.
La espera antes de zambullirnos en la ya famosa Marejada se hace larga y la tensión es aliviada compartiendola con Aki y Edu, mientras el resto de compis de la primera oleada se ha colocado.
Salimos nadando los últimos de la nuestra, para evitar situaciones comprometidas. Hasta la primera boya pudimos coincidir unas cuantas veces asomando la cabeza mas perdidos que el patito feo buscando a su mama.
Una vez superada la primera boya fui capaz de nadar a buen ritmo, eso si acordandome de la biodramina que no me tomé y la vaselina que no me puse en el cogote. Ahí fui consciente de la peazo rozadura que tendría varios dias en el cogote.
Durante el agua, me sorprendía lo extraño de la gente nadando en zig-zag y reconozco que el velero fue una buena referencia junto con la boya de regreso.
Salir del agua fue casi lo peor. Primer y segundo paso de quitada de neopreno perfecto y luego zasca! Modelo palabra de honor.
Aun así el tiempo fue bueno.
La T1 no me fue mal y eso que recuerdo bastante atasco saliendo. No ví a ninguno de mis compis de ola así que me lanze al pedaleo sin pausa.
En la bici fui conservon, sin saber buscar los limites e intentando unirme a alguien. Curioso la cara que pone la gente cuando te colocas a rebufo. Al final me junto con uno que iba dandole cera y que amablemente acepto tener un parasito detrás.
La T2 me salio muy bien. Rápida y sin sorpresas. Aquí si que aplique todo lo entrenado.
La parte del Running pensé que me sentiría más comodo, pero no fue así. El nervio y la falta de evacuación pre-competición empezaron a dar avisos en el Km 2 y desde ese momento decidí dosificar. Para el Km 5 empece a sentirme más comodo y justo al pasarme Edu me dí cuenta que era mejor llegar entero que lanzarme a la aventura.
Durante la carrera a pie puede ver a casi todos, faltando Sergio que hasta el momento no sabia si habia abandonado o que. Hacia el Km 8 me vino una arcada que me recordo las vomitonas de dos días antes y decidí ser conformista y dejarme de sprintar los últimos kilómetros sorprendido cuando me acercaba a Meta con el crono, pues aunque estuviera mal medido para un novato como yo 2:29:30 es un tiempazo. O al menos así lo senti.
En general una experiencia inolvidable que espero poder repetir con el resto del club…. De runners de fortuna.








AKI

Garmin Barcelona Triathlon…… conocí este evento por uno de nuestros cross-blogueros que leemos y vemos en las competiciones más de lo que debiéramos. En Nunca Hacia Atrás vi el anuncio de este tri en mis vacaciones de verano; convencer a Buesa para inscribirnos sabía que sería sencillo (37 segundos exactos); convencer al resto sería otro cantar……
Yo no lo conseguí….

También por aquel entonces llegó el pedido de champion-sys con nuestros monos de tri…. Un estreno en un caluroso día de verano, o un excelente speech de Buesa cautivó a Sergio, Edu y Howe para ir a Barcelona. Solo quedaba Agus…… que como él dice, tampoco sé porque acabó metiéndose en ésto.

Dos meses y medio de entrenamiento, en mi caso; 37 km de agua nadados, 161 km corriendo, 829 km de bici, 47.582 calorías…… todo esto con un pequeño bajón que me hizo parar unos cuatro días, si después de ésto no estaba preparado para una distancia olímpica, mal asunto.

Cientos de detalles logísticos, vuelos, apartamentos, estancias, transporte de bicis, comidas, miles de combinaciones, cambios, modificaciones……. realmente agotador.

Ya en Barna con Agus como primer grupo, vuelta a tener en la cabeza toda la logística (apartamentos, bicis, llegada progresiva del equipo, dorsales, neoprenos, donde comer, donde cenar, reparto de camas…), más agotador aún……. Cenando la noche antes ya con todos y acompañantes finalmente reunidos, la mujer de Juanan, veterano en esto de los finishers, expresó muy bien el clima que reinaba el ambiente aquella noche: “…….siempre es igual, les miras a la cara y están todos nerviosos, callados, intranquilos, cagados….. y piensas, ¿por qué lo harán?.......”
Llegué al final del día exhausto, dando pié al descojo generalizado del equipo al ser el primero en enseñar el pijama.

Despertador a las 5.30 am, centro neurálgico de desayunos caseros: nuestro apartament. Con puntualidad británica aparecen todos demás miembros del equipo que estaban desperdigados por el resto de apartamentos. Miro por la ventana y sentí una fría brisa, noche cerrada. Con los petates preparados, y abrigados al mas puro estilo polar, bajamos en bici a la zona de boxes…. una media hora de frío helador para los no acostumbrados a la humedad del nivel del mar. Por el camino otros participantes se unían a la caravana de Rdf o cientos de voluntarios con chaleco amarillo recibían las últimas instrucciones. Que frío.

Aún en total oscuridad, un par de discretos focos trataban de dar luz sobre el inmenso espacio habilitado para boxes. Es el primer momento donde cada uno se quedó solo, cada uno en su sitio tratando de colocar sus cosas y de no demostrar actitud de novato. El frío hace que no encontremos momentos para desprendernos de la ropa de abrigo.
Rayos naranjas aparecen en el horizonte sobre el mar, será un amanecer nublado y un día de marejada (olas muy revueltas…..al final el hombre solo conoce lo que experimenta).

Buscamos calor en el ceñido neopreno, los semblantes son de pánico absoluto y de cuestionarnos “¿Por qué no habremos sido más selectivos?”. Al bajar a la playa la arena está muy fría, haciendo cada vez más difícil entrar en calor. Parecía que no llegaba nunca la salida pero, aunque con retraso, un estruendoso silbato lanzó en explosivo sprint al grupo de élite directos al agua. Diez brazadas hasta la primera gran ola, pero la agresividad del mar fue más fuerte que la de los atletas, y sacó y golpeó a todos hacia la orilla. Sobrecogimiento generalizado de los amateurs en la playa.
Segundo silbato para la siguiente oleada, tres de los nuestros iban allí; 5 minutos después, nuestro silbato y comienzo de la prueba.

Nos quedamos retrasados para evitar los temidos golpes que se sufren al meterse en el pelotón de nadadores, Somos tres en ésta oleada y Howe pide no separarnos para ir juntos con la bici. Pasamos por las primeras olas, que hacen de auténticas murallas, opto por pasarlas por debajo. Esa decisión hace que pierda a mis dos compañeros quedándome solo ante, lo que a mi me parecía, la inmensidad del océano. Una vez dejado atrás la zona de oleaje, pongo rumbo a la primera boya que debería estar a unos 400m de distancia. Aunque trato de buscar mi ritmo, no consigo encontrarlo; las gafas no paran de empañarse, cada 10 – 15 brazadas tengo que levantar la cabeza para ver donde estoy y las olas no dejan de arrastrarme hacia afuera. A pesar de todo en una de las paradas miro a ambos lados y me encuentro con mis dos compañeros, algo imposible si lo hubiéramos planeado. Mi esperanza estaba en coger la zona paralela a la playa para reducir la resistencia de las corrientes y encontrar allí ritmo. Alcanzada la primera boya, me esperaba un kilómetro de mar hasta el último giro; zona tranquila y sin gente para nadar tranquilo y a ritmo, pensaba; sin embargo no fue así, volviendo a sufrir las gafas empañadas, desorientación y sobre todo oleaje que ahora me quitaba hasta la luz.
Comprendiendo que no iba a hacer una gran marca, espero pacientemente acabar con ese segmento y encontrarme en tierra firme. Curiosamente cuando empecé a nadar en condiciones, se me acabó el mar, llegando a la zona de transiciones.

Lo que nos recomendaban los veteranos, de visualizar previamente los pasos que se habían de seguir para hacer una óptima transición, se me vinieron al traste al ver que en mi sitio todas mis cosas estaban por el suelo. Algún indeseable tendría un desgraciado accidente cerca de mi sitio. Trato de recuperarlo todo y de hacerlo lo más rápido posible, pero cuando me lanzo a salir pitando, veo que no está mi dorsal por ningún lado. Por algún extraño motivo tenía esa norma del reglamento grabada a fuego y recordaba que si en bici no llevabas dorsal, quedarías descalificado. Veo el dorsal del triatleta de al lado que lo tiene impolutamente colocado y me tienta el cogerlo simplemente por no llamar la atención de los jueces…… desestimo la idea…… El tiempo corre y veo que llega Edu y me dice que le espere, que vayamos juntos en la bici….. desesperación y millones de improperios, me hacen llegar a la conclusión que si me descalifican, y no tengo tiempo oficial, pero al menos acabaré la carrera guiado por el mío. Edu esta listo y me dice que nos vayamos, que lo del dorsal “da igual”. Agarro mi bici, profundamente jodido y nos vamos.

Arrancamos sin problemas, pero mi cabeza está en el puñetero dorsal desaparecido…… no hay nada que me reviente más que me rompan mis planes y que desordenen mis cosas….. algún malnacido me hizo ambas. Con la cabeza así no se puede competir, sin embargo el hecho de ir con Edu tirando de mi dirección a la Torre Agbar, además de ayudarme, va diluyendo poco a poco el disgusto. Tres vueltas a un circuito de 13 ks; la primera a rueda de Edu completamente. En las dos siguientes, anímicamente preparado, empiezo a disfrutar de la carrera, mi ropa ya está seca, la temperatura ha subido unos cuantos grados, el paisaje es espectacular y el ambiente difícil de olvidar. Vamos animándonos unos a otros a medida que nos cruzamos en distintos puntos del recorrido. Hay dos que no veo; uno es Buesa que no me preocupaba y otro Sergio que sí. Solo esperaba que no hubiera abandonado.
Habíamos hablado millones de veces que ir en grupo sería fundamental, así que vamos encontramos una corpulenta alemana (identificada la nacionalidad por las arengas que hacía a sus compañeros), que iba con un bonito carbono, acoplada y con un potente desarrollo. Como no pasaba de 33k/h, sabíamos que era la nuestra. Nos quedamos detrás de ella hasta que acabamos las tres vueltas. (Kirsty Brown, dorsal 1303…., Vielen Dank).

Cuando acabas la parte de la bici, caes en el error de pensar que ya está el triatlón completado….. un error de principiante subestimar la carrera….. Llego a mi sitio, dejo la bici y ……………… allí estaba mi dorsal. Rápidamente intuyo lo que había pasado. Mi vecino triatleta la habría cogido por error entre el desbarajuste de mis cosas por el suelo. Profundamente aliviado (porque también lamentaría haber perdido esa cinta portadorsal), me dispongo a recuperar en esa transición lo que perdí en la anterior. Agobio a Edu para irnos cuanto antes y en lo que me pareció un suspiro salimos de allí.
La cadencia de la bici nos pone en un ritmo equivocado, que rápidamente vamos ajustando hasta que vamos cómodamente a unos 4: 40. Nos cruzamos con Gomez Noya que acababa su carrera (a nosotros nos quedaban 8k), otros élite, los buenos de la primera oleada….. incluso a Buesa que iba más contento que unas castañuelas.
Yo voy a mi ritmo de competición, pero noto que Edu va demasiado holgado, me parece una injusticia “obligarle” ir conmigo hasta el final así que, cuanto menos por tirar de mi en la primera vuelta, le animo a que salga al ritmo que le pide el cuerpo.
Sólo desde el km 5, voy saludando a todos mis compañeros en distintos puntos del recorrido, Artalejo-diesel a ritmo firme y constante, Edu-gacela que pronto había adelantado a Howe, y Howe-veterano que debería estar pensando que donde se ponga un buen maratón que se quiten estas mariconadas…. Sin embargo ni rastro de Sergio…. a esas alturas si no le había visto sería por un abandono seguro. Me lamentaba si eso hubiera sido así.
El circuito dobló en dirección a la playa donde se encontraba la línea de meta, tengo ganas de apretar pero la prudencia y saber que aún quedaba un buen trecho, me hizo recapacitar. Casi al final del camino de doble sentido veo aparecer a Sergio-Phelps que me saludaba tranquilo pero satisfecho….. reflexiono brevemente sobre su hazaña…., absolutamente admirable.

Queda 1k para llegar, empiezo a llegar al límite de mis fuerzas, al menos para mantener ese ritmo. Pienso en todos los meses de trabajo, en todo el trabajo añadido que no esperaba, en mi bajón físico de los últimos días, en que seguramente no volveremos a estar los seis en una gran prueba y sobre todo en mi familia….. en lo que han tenido que soportar por mi incomprensible disciplina. Pienso en los tres mirándome en la meta y aunque no les suponga nada, no les decepciono manteniendo el ritmo difícilmente hasta la meta.

El primer vistazo de los tiempos me indica que debe haber un error en las distancias. No he podido correr, ni pedalear tan rápido….. de todas formas me quedo con esas dos horas y media y termino el día disfrutando como si hubiera sido, verdaderamente, un superman.








SERGIO

Apenas unos meses atrás, no me podía ni imaginar que este año escribirá mi experiencia en una Maratón y un Triathlón, después de meses de entreno y gracias a la paciencia y apoyo incondicional de los míos he conseguido algo difícil de pensar, hoy toca hablar del Tri.

Creo que la preparación empezó casi después de hacer la Maraton de Madrid intentando buscar un nuevo objetivo, en ese momento ni siquiera era consciente que para hacer un Tri hacia falta saber nadar. Mentalizado de este importante punto empecé a entrenar junto con el resto de RdF para llegar al objetivo de la mejor forma posible, incluso tuve la fortuna de compartir entrenamientos con AKI y Valero en la Ciudad Condal y nadar en el CNB, que lujo, entrenar en el lugar de la prueba.
Resumiría mi primer Tri como la experiencia de nadar en el mar, en el mar que tuvimos aquel día, para mí con olas de hasta 8 metros, donde salíamos por grupos (gorros amarillos, morados y blancos) encontrándome yo en el primero.

Siguiendo mi instinto de prudencia me deje caer hacia el final del grupo a la hora de entrar en el agua, pensado que así me seria mas fácil coger ritmo, nada mas lejos de la realidad, las olas me parecían inmensas, no avanzaba, cada vez veía los gorritos amarillos mas lejos, de fondo oía el sonido del altavoz del animador de la prueba, creo recordar también una canoa detrás de mi hasta que al final me entro el pánico, tuve que parar e intentar relajarme, lo curioso es que en este momento de angustia veo un gorrito amarillo que viene nadando hacia mi y lo primero que pienso es “coño viene a interesarse” hasta que le oigo decir, ¿como vas? ¡yo lo dejo! En ese momento pensé firmemente acompañarle pero el pensar todo lo hecho hasta llegar allí me animo a seguir.
A partir de aquí todo fue de color de rosa, enseguida me cogieron los gorritos morados, ¡que ilu! Me dieron de leches por todos lados yo creo que pensaban que coño hace este tío aquí, pero yo a lo mío, ¡nadando a ritmo! sin perder el objetivo “ no paso mucho tiempo cuando también me cogieron los gorritos blancos, ya me daba igual, mi objetivo estaba claro y ya nada lo haría cambiar.

Por fin, salí del agua, en ese momento no pensaba ni en la transición que tenia que hacer ni en la bici ni en nada que no fuese la experiencia pasada metros atrás. Llegue a la zona de transición y después del tiempo necesario me subí a la bici, de esta parte de la prueba lo que puedo decir es que me encontré muy bien, buenas sensaciones e incluso disfrutando, algunas ocasiones en solitario y otras en grupos mas o menos numerosos.
Cuando comencé el ultimo tramo, la carrera, volvieron las malas sensaciones, de piernas me encontraba muy bien pero el estomago estaba como lleno, yo asocie que era agua que había tragado en mi lucha contra el mar, fue hacia el kilómetro 7 cuando las sensaciones mejoraron y entonces corri y corri, entrando en meta con la satisfacción de conseguir el objetivo marcado y de ver que el resto de RdF también lo había hecho.
RdF, gracias sin vosotros esta crónica nunca hubiese existido, ahora a por nuevos objetivos, esto no ha hecho mas que empezar.









Y esta es nuestra historia...... esperemos que el 2010 continue trayéndonos frutíferas y provechosas experiencias.
































Resultados Oficiales Distancia Olímpica

Reportaje y Cobertura oficial del evento en TV3





Se ha producido un error en este gadget.