lunes, 27 de julio de 2009

II Triatlón Juan Carlos I



Como cambian las cosas según la perspectiva desde la que se miren.

Después de cambiar mi inscripción de Élite a Grupos de Edad (por error de la Organización), allí estaba yo viendo como los "populares" entraban en el área de transición más nervisiosos que un flan e intentaban colocar sus bicicletas de montaña, zapatillas y cascos. A alguno le decía que las barras tienen dorsales por los dos lados porque no lo encontraba, a otro que el manillar hacia el lado donde vea su dorsal y a algún conocido la mejor forma de dejar las zapatillas y las gafas. Además de algún consejo del tipo: "No hombre, no, deja la toalla en la mochila".

Mientras esperamos la cola para comprobar el material, veo que ya salen los primeros del agua del Triatlón Popular. El primero lleva una ventaja enorme que, según comprobaremos luego, se diluye en el segmento ciclista. Antes de que yo llegue a nuestra salida el ganador ya habrá llegado.

Lección aprendida 1: Llevar herramientas y kit de reparación hasta dejar la bici en boxes. Durante el tiempo de espera veo tres pinchazos en la mismísima fila, uno de ellos con tubular, un participante tiene que quitar los acoples de larga distancia no permitidos y a otro se le ha salido la cadena y se le ha quedado atrapada entre los platos y el eje.

Una vez dentro, no tardo demasiado en colocar el material en mi sitio. Esta vez, después de la experiencia en el Olímpico de la Casa de Campo, decido no dejar las zapatillas en los pedales. Porque además sigo sin haberlo entregado.

A pesar de los avisos de la organización, voy andando los 750m hasta la salida de natación sin chanclas, buscando el cesped o cualquier superficie que no esté llena de piedrecillas o pinchos sin éxito.

Lección aprendida 2: Haz caso a la organización.

Entramos en el agua tras los esfuerzos de los jueces por poner un poco de orden. ¡Se hace pie! Nos colocamos detras de una cuerda y como siempre, antes de darnos cuenta, dan la salida.

Intento seguir los pies de alguien y coger ritmo, sólo consigo lo segundo y antes de darme cuenta estamos en la primera boya. Esto marcha y me sorprende ver a un participante ¡andando dentro del agua! Por lo que puedo ver voy a la mitad del grupo y por ahora no hay rastro de las siguientes tantas, eso quiere decir que voy bien. Me gusta pasar por debajo del puente y ver de refilón a la gente animar desde arriba. Empiezan a pasarme algún gorro amarillo, al que intento pegarme sin éxito. ¡Cómo nada la peña! Última boya, y con buenas sensaciones aunque un poco asfixiado veo que he terminado en 16 minutos.

Se me hace largo el trayecto hasta llegar a la bici, y entre los nervios , la asfixia y las prisas pierdo muchísimo tiempo en poner los calcetines, las zapatillas y el casco. Pillo la bici e intento seguir a uno que sale como una bala pero se me escapa. Me pongo en modo caza y voya apretando para pillar a quien está delante de mi con la intención de formar grupo, así paso a tres o cuatro hasta que me cruzo con un pelotón muy numeroso que viene por detrás, sigo cazando gente a la espera de que llegue el pelotón y... ¡se me jode el sillín igual que en la CdC! Maldita sea, la punta se baja y me tengo que apoyar en la parte trasera del mismo por lo que la postura se resiente. En la segunda vuelta me cazan y aprieto los dientes para aguantar el ritmo. Esto ya es otra cosa y , salvo en las curvas de las rotontas donde se produce un latigazo y hay que apretar para no quedarse, voy muy bien. Son las mejores sensaciones de la prueba y disfruto enormemente de ir rodando junto don otros 20 triatletas por encima de 35km/h. En la última vuelta, empieza a bajarse la tija del sillín. Regulé la altura hacía poco y parece que no apreté bien. Termino el segmento con las rodillas a la altura de la barbilla. ;-) ¿Qué habrán pensado los demás? Jajajajaja.

Lección aprendida 3: Comprueba TODO el material antes de salir de casa.

El calor, una rampa demoledora en el km 2 y el esfuerzo acumulado hacen que el km 3 se convierta en el peor momento de la carrera. A pesar de ello consigo pasar a algún participante más, aunque a mi me adelantan un par de veteranos y 3 ó 4 "máquinas" de tantas posteriores. En el último km miro hacia atrás y veo a alguien que viene a por mi, quiere hacerme eso que ya sabemos, "llevarseme puesto". Aprieto para que no sea así y entro exultante en meta. Él me mira y me da la mano felicitándome.

Lección aprendida 4: Por muy bien que vayas con la bici, siempre tendrás que correr al final. No te exprimas.

Bonita prueba que me deja el sabor agridulce de saber que lo podría haber hecho mejor.

viernes, 24 de julio de 2009

Nadar en Aguas Abiertas




Despues de cerca de 10 sesiones de entrenamiento de natación en el mar, he decidido recopilar una serie de conclusiones para ayudar y poner en sobreaviso a los futuros triatletas.

Nadar en la piscina es una cosa, ayuda a aprender la técnica a coger fondo y demás....pero nadar en el mar o en un lago es algo totalmente diferente. Lo suyo sería practicarlo alguna vez antes de competir, pero nuestra ciudad lamentablemnte no tiene muchas opciones.

También he hecho pruebas con nuestro fantástico Forerunner 305, que gracias a un foro de TRI, descubrí que puede sumergirse en el agua con ciertas garantías si no excedemos la profundidad de 1 m. El problema es que físicamente es imposible captar las señales de satelite dentro del agua por lo que había que inventar una forma para poder medir los entrenos.

Empezaré por ésto. La manera de tener mediciones fiables de la distancia nadada, medias de velocidad y referencias es colocando el garmin bajo el gorro. Adjunto fotillos del proceso;

Pulsamos MODE durante 3 sg para ponerlo en modo Otro, (ejemplo de pantalla principal);






Nos colocamos la antena en la coronilla,






Nos ponemos el gorro (uso los de las carreras para el mar, porque son malos y porque se ven desde lejos),




Gafas......



Y todo listo, en la imagen podeis ver como el garmin queda siempre en una posición donde no va a perder recepción de satélites.



(No olvidar lavar el equipo con agua dulce al final para evitar dejar inoportunos y corrosivos restos de sal).

Dicho esto y ya con posibilidad de medir, vayamos a lo importante:

1- La preparación psicológica
2- La preparación técnica.


1. Preparación Psicológica

Los entrenos en piscina tienen el inconveniente de estar "partidos" en trozos de 25m. da igual la rutina que sigamos, cada 25 m. nos topamos con el borde. Además el agua esta límpia como una patena y estable como un plato. Nada de ésto ocurre en el mar.
Para empezar,lo normal es verse sobrecogido por la falta de "puntos a los que agarrarse si algo va mal"; Dependiendo del sitio, el agua no estará tan critalina como la de la piscina, por tanto hay que practicar nadar sin ver más allá de tu brazo y a sacar la cabeza mirando al frente de vez en cuando para corregir el rumbo. Y por último el tema de las corrientes u oleaje... que puede hacer que traguemos agua en un momento de respiración o de "asustarnos" al ver que nos desviamos de la trayectoria que queremos seguir.

Lo más importante que he descubierto en mi corta experiencia es por encima de todo mantener la calma. Sí, se que suena sencillo y que luego metido en harina, practicamente imposible de conseguir. Pero el 90% de los problemas que pueden suceder, se resuelven en nuestra cabeza. Si somos capaces de controlar y erradicar la ansiedad, si conseguimos tranquilizarnos, todo se soluciona, el entrenamiento continua y en competición haremos una gran marca. La forma en la que estamos, nunca va a hacer que nos agotemos o desfallezcamos en el agua.

¿Cómo mantener la calma?; a mi me ha servido, como mas eficaz si la ansiedad se apodera de nosotros, exhalar profundamente. si veo que mis respiraciones se hacen más cortas (por ver algas, mucha profundidad, peces grandes, mucha dstancia hasta la costa), soplo fuertemente dejando tras de mi una gran cantidad de burbujas y la tranquilidad y normalidad regresan (a veces incluso tengo que hacerlo varias veces). Tambien cerrar los ojos, repetirme internamente que me calme, que todo está en mi cabeza..... Seguro que cada uno tiene su método, quien más quien menos se habrá visto en situaciones similares en la vida.


2. Preparación técnica.

Una vez dueños de nuestras traicioneras, pero prudentes mentes vayamos a lo técnico:

La primera ventaja es que tenemos más flotabilidad, por lo que no hay que hacer excesivos esfuerzos de cadera o de pierna, las largas series de tabla en la piscina hacen que la cadera y la curva lumbar sea muy leve o casi nula (y eso que no he usado neopreno que supongo que facilitará mucho más el asunto). Así que nadar en el mar tiene un coste energético más bajo.

Hacer tiradas largas de agua hace que te fijes en el fondo del mar, (hacia abajo, me refiero puesto que no hay otro sitio donde mirar) así que tenemos un doble beneficio: por un lado la cabeza queda colocada (recordad que debe estar alineada con la espalda, no levantada curvando las cervicales), se aprecia clarísimamente el incremento de aerodinámica y el consecuente aumento de velocidad. Además, observaremos las algas o la orografía que nos dirán, por su movimiento, si estamos atravesando una corriente y que dirección tiene.

De nuevo una tirada larga, obliga a tener una respiración bilateral. Me he dado cuenta que es primordial en la piscina interiorizar hasta que salga de manera inconsciente respirar por ambos lados. Es posible que el oleaje, o referencias visuales lo requieran; pero si no lo hacemos así, correremos en un serio riesgo de tener lesiones o sobrecargas en el cuello al finalizar el entreno.

Comprender la tracción en el mar tambien es más sencillo, quizá sea por el hecho de repetir y repetir brazadas sin parar cada 25m. Llegas a comprender cada ejercicio de tecnica que hemos visto o leído por ahí. Como lo llegué a compreder yo y a ver sus beneficios fue al imaginarme que en realidad estaba subiendo una escalera y que al entrar la mano en el agua agarraba un peldaño para coger el de mas arriba con la otra. En realidad se trata de agarrar el agua desde arriba y bajarla hasta la cintura. Mismo gasto energético, impresionante rendimiento en velocidad.

Y por último, algo que todavía no sé como solucionar, es el tema de las rozaduras tras 1000 - 1200 m. En el running lo solucionabamos con vaselina, pero si estamos en el agua, ¿No desaparecerá?. A ver si algún experto lee ésto y nos ayuda.
(Ahora tengo unas de caballo).


Bueno pues esto es todo lo que he podido aprender en mis vacaciones, espero que os sea de utilidad.

Reiterar que antes de hacer un entreno en aguas abiertas, lo hagamos desde la mayor de las prudencias y nunca solos. Si vamos a estar en el agua sin compañeros, que alguien desde la costa os vaya supervisando y esté alerta ante cualquier señal de peligro.



Felices entrenos, sin duda, yo los prefiero a los de la piscina.




sábado, 18 de julio de 2009

Salida MTB - Soto de Viñuelas y Estreno monos Tri

Por fin fuimos capaces de coordinar la tirada por el Soto de Viñuelas que parecia resistirse por los compromisos familiares y laborales!!
Todos los RdF operativos por Madrid salieron a dicho evento, no sin la estimable colaboración de Buesa y su logistica. Creo que si decide cambiar de coche, antes debemos consensuarlo con todos. Una tras una, con excepción de Sergio, todas las bicis a la fregoneta.
Comimos ligero en un dia quizas demasiado caluroso para trotar por encinas y caminos soleados, como luego comprobariamos, pero ya no quedaban más alternativas.
La operación transporte de las bicis esta organizada. El siguiente reto era comprobar si estamos preparados para embutirnos en los mono Tri o no.
Prueba superada. Sergio está muy fuerte...
Arrancamos por la dehesa, no sin antes recargar bidones, cogiendo la vereda utilizada por la combi y zigzagueando por la dehesa repecho arriba y trialera abajo nos plantamos cerca del muro para empezar a descender camino Tres Cantos. Una ligera brisa nos alivia en ocasiones pero en general la sensación es de fuego saliendo de las encinas.
Intento mantener el ritmo de subida de Buesa, pero esta claro me falta "Rodillo" y mucho. Edu y Sergio por detras coronan el puerto y pasados unos Kms nos plantamos en la carretera de Colmenar para cruzar al carril bici rodar y vuelta a el camino pegado al muro. Aqui hay trialeras muy divertidas con descensos interesantes y repechos marditos.














Paradas hicimos pocas, la verdad. Esta en la parte más norte antes de comenzar a subir para enfilar hacia las urbanizaciones.















Yo recuerdo bastante esta zona y no de la bici, sino de la salida con Agus a por tirada larga. Madre mia que 30Km!!!! esto es mucho más sencillo aunque el calor aprieta de lo lindo.
Ya cerca de las urbanizaciones a Edu se le sale la cadena, yo necesito agua como sea y recuerdo la obra donde hace más de una año Agus y yo paramos. Ahi siguen. Tiramos el te que tenemos en los bidones y repostamos. Desde aqui es un tobogan de caminos de urbanización y sencillas trialeras. Una vez finalizada la bajada a tope de la urbanización, nos queda el subidón de vuelta para llegar al poli.Buesa sale a la caza de una bici que más que rodar parece que se arrastra a lo lejos.
Intento apretar pero el cuadriceps me dice "Tu donde vaaas!!!" así que aflojamos y me quedo de espectador contemplando como el depredaror debora a su presa... Entre tanto falso llano, al final del todo soy capaz de darle alcance también y descubrir que Buesa esta hablando por teléfono justo en la cima, tan tranquilo... No era ese Bahamontes!?!?
En fin, paliza divertida y mejores sensaciones frente al refrigerio como se puede comprobar...



Despues con los contrastes frio y calor y algunas décimas de fiebre que hemos debido pillar por el camino empiezan los comentarios del Tri de Barna....
Yo ahora solo quiero darle animos a Buesa, que es el único que sigue en activo y en una semana tiene un objetivo Tri donde lo dará todo.
Ahora toca descansar un poco, coger fuerzas para disfrutar de las vacas, trotar un poco aqui y allí y a la vuelta empezar a disfrutar de nuevo de los retos que nos vayamos marcando.
A pasarlo en grande.

lunes, 13 de julio de 2009

XVII TRIATLÓN CROSS TRES CANTOS




Pasada la treintena afronto uno de los retos que desde chaval he tenido ganas de conseguir y aunque no es la distancia mínima para decir que he realizado mi primer triatlón si que es un primer paso hacía el reto real… el Ironman, si se que parece una utopía con el tiempo actual que podemos dedicarle al entrenamiento pero a medio plazo se que vamos a ser capaces de hacerlo, los RDF pueden con esto y mucho mas¡¡¡¡

Se que voy a romper todas las pautas literarias tan bien aprendidas en nuestra época escolar, espero los grandes premios novel me disculpen, pero necesito empezar por los agradecimientos, conclusiones,… y por último la crónica… lo siento pero no me sale de otra forma¡¡¡¡

Lo primero agradecer a mis dos súper compañeros el previo a la carrera, consejos, listado de componentes a no olvidar, recogida en tiempo y forma (Buesa venía desde Toledo¡¡¡¡), gestión de los dorsales,… vamos que sin ellos no me hubiera visto chapoteando entre algas. Pero mas que el agradecimiento quiero aprovechar para demostrar en esta crónica mi admiración por ambos; Buesa se ha convertido en una súper máquina y Gómez Noya empieza a temblar cada vez que escucha su nombre… si en dos años esta donde esta dentro de 4 le veo como número de la FETRI¡¡¡¡¡ Pero sobre todo mi respeto y admiración a Aki… le pego una mega pájara en la primera vuelta de bicicleta y tuvo los “mismísimos” para terminar… que envidia de fuerza de voluntad, si soy yo me bajo y espero tomando Coca Colas, con la que estaba cayendo¡¡¡¡¡

Una vez ejecutado el post nos tocan las reflexiones:

- Por que “cocones” no ponen calles como en las piscinas… se evitarían ahogamientos innecesarios…y porque no ponen unas banderitas en el lugar de llegada en el lago.
- Y la frasecita “…a las ordenes del juez de salida…” si mas que jueces parecen árbitros de futbol sacando tarjetas amarillas¡¡¡¡
- Pero sobre todo que relación tiene el plástico del DNI con la subida de “bolas”…

Se que suena raro todo lo anterior pero estoy seguro que lo vais a ir entendiendo:

Nuestra aventura empieza el Sábado 4 de julio, por diferentes motivos (vacaciones, acojone de última hora, bajada de pantalones marital…) el equipo RDF que iba a ir al evento se reduce a tres, los profesionales del triatlón y el neófito con dos días de entreno en aguas cerradas y 7 Km. en césped a 38 Cº. A las 15:00 con precisión alemana llega el Señor Buesa a casa, de Toledo y puntual… con el súper mono de Champion System (el oficial del equipo todavía no esta) parece que viene preparado para ganar la carrera… y casi lo hace. Camino de Tres Cantos paramos en San Chinarro a buscar a Aki… seguimos con el planning previsto y antes de las 16:00 estamos en la “charca” de Tres Cantos a 35 grados… como hemos llegado con tiempo nos acercamos tranquilamente a la zona de recogida de dorsales comentando detalles sobre como hay que tirarse, como colocar la bici… para nuestra sorpresa nos encontramos una mega cola esperando recoger el dorsal, achicharraditos tardamos treinta minutos para recoger: gorro numerado, dorsales varios para bici y carrera, camiseta amarilla… lo malo es que se han confundido y a Tres Cantos han traído las del duatlon de Parla: amarillo pollo, tirantes “abanderado”, cuello palabra de honor con los pelillos del pecho intentando respirar saliendo “graciosamente” al exterior. Joe al final me voy a tener que mudar a la capital del Sur porque me persigue en todos los eventos, Agus como te echamos de menos¡¡¡¡ J¡¡¡¡

Megafonía: “Sres. Populares alias “globeros” se les informa que la carrera se retrasa 10 minutos, no son ni capaces de recoger el dorsal en tiempo como van a tener tiempo de probar el agua…”.

Nos relajamos un poco sabiendo que por lo menos nos va a dar tiempo de probar las gafas, es importantísimo que no se caigan al tirarnos (eso es lo que dice el dúo profesional…). Una vez en la furgoneta nos ponemos los monos (menos mal que es una Space y no un mini…), aplicamos dorsales en bici y “cinturón” para correr; posteriormente nos dirigimos a la verificación de material, bici OK… pero falta el DNI… menos mal que lo dijo Buesa y no le hicimos caso¡¡¡ Corriendo a por el DNI volvemos a pasar verificaciones y nos pintorrojean con “Rotring” del bueno (Tres días duro el gracioso tatuaje…) , marcados como cruel ganado para ir al matadero… en nuestro caso a una piscifactoría.

Una vez colocadas las bicicletas y demás complementos en nuestros respectivos números nos dirigimos al agua para analizar la salida, visibilidad, recorrido,… primer chapuzón y “bingo” debido a la altura las gafas se salen… después de varios intentos Buesa decide tirarse a bomba para evitar perder alguna de las lentillas y tener que nadar con el GPS del Garmin. El agua esta bastante bien de temperatura y aunque no se ve a mas de dos metros los profesionales dicen que esta clara, yo asiento… parece que estamos en las Maldivas¡¡¡¡

Megafonía: “Sres. Globeros (hemos dejado de ser populares) les informamos de los números que han dejado la bici colocada de forma incorrecta… después de bastantes números escuchamos “el 428 (mi número)… la primera en la frente y eso que no hemos ni empezado¡¡¡” Menos mal que Buesa me lo explico 5 veces¡¡¡¡

Nos colocamos cada uno en nuestro dorsal, aprovecho para dar la vuelta a la bici disimuladamente y empezamos a desfilar en grupos de 50: primero Buesa en el grupo 1, aplausos… después Aki, aplausos,… y el último el novato, vamos yo mismo que en la espera he aprovechado para ver como se colocaba la gente para tirarse. A partir de este punto solo voy a poder hablar de mi triatlón porque mis queridos compañeros debían tener prisa y me abandonaron.

El agua:

Desfilamos cual profesionales hasta el pantalán de salida con la estrategia clara: me coloco en una de las esquinas, espero a que todo el mundo este en el agua y después voy yo a mi ritmo que lo importante es disfrutarlo…

Megafonía: “a las ordenes de los jueces”… Bocinazo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Al agua patos cual profesional (es que con el mono parece que hasta sabemos…) intento retrasar mi entrada en el agua pero mi tranquilidad no me lo permite por lo que me encuentro con todos los “energúmenos” en la charca verde… primeras dos brazadas y al intentar respirar me encuentro con dos mamporros de mis queridos compañeros de aventura… se me salen las gafas, casi me ahogo y decido parar. Me coloco tranquilamente las gafas, echo un vistazo al grupo que se aleja y decido ir tranquilo que lo importante es llegar y que no te recoja la barca de SOS… Después de unos metros empiezo a coger ritmo (el mío que no es muy elevado) y me tropiezo con una pierna, joe pero no tenían tanta prisa que casi me ahogan y ahora resulta que nadan a “perrito”… adelantamos a unos pocos compañeros, giramos la boya para afrontar el último largo y me encuentro en la A6 en hora punta… un montón de gorros multicolores (esto quiere decir de diferentes tandas) nadando a braza, a braza 300 metros¡¡¡¡¡¡¡¡ Y para eso casi me ahogan, porque tengo que ir esquivándoles que sino me dedicaba a hacerles aguadillas hasta hundirlos en la cristalina charca verde… conclusión: “que pongan calles en la salida para los globeros que alguno se ahoga¡¡¡¡”

Una vez evitados los “escollos” natatorios enfilo la salida del agua, según me voy acercando en mis oídos retumba un sonido repetitivo “mas, mas,…”; debe ser alguno que ni llega al final, menudo paquete,… cuando estoy a no mas de dos metros de la “alfombra” de salida me pongo de pie para salir disparado, segundo error de pardillo porque todavía faltan un par de brazadas… tragamos un poco de agua, asomamos el morillo e identifico a la organización diciéndome: mas, mas,… creo que el mensaje iba dirigido a mi¡¡¡¡¡¡ Segunda reflexión: porque no pondrán banderitas para indicar donde se puede salir¡¡¡¡ (Posteriormente Buesa me explica que hasta que no des con la mano no se debe poner uno de pies, mas vale saberlo… aunque sea tarde).

Bicicleta:

Llego a la bicicleta con cara de tonto y sensación de pardillo Desprez del traguito de agua por lo que pienso las cosas: primero casco, calcetines y por último zapatillas… me iba a montar en la bici pero recuerdo que hasta el banderín rojo no se puede (eso y que veo a todo el mundo corriendo con la bici). Las sensaciones en la bici desde el principio fueron muy buenas, intente regular desde el principio para que no me pasara lo mismo que en Parla y al 80% iba dejando cadáveres atrás, a pesar del calor y del polvo el circuito es entretenido… de repente un cartelón: “bajada peligrosa” y todo el mundo pie a suelo, otra vez la M30 y algunos nos toca adelantar al pelotón de “miedosos” por fuera del camino; os aseguro que la bajada la única dificultad que tenía es un pequeño surco de agua. Primera contingencia superada, volvemos a coger ritmo y unas curvas mas adelante cual fue mi sorpresa al encontrarme a Aki, me acerco a el y le pregunto que pasa: “voy fatal, voy fatal” acierta a decirme con bastante mala cara, me ofrezco a esperarle pero me dice que siga.

Todavía falta vuelta y media por lo que decido regular un poquito mas temiendo una súper pájara, que con el calor que hacía no es difícil que pase. En la bicicleta no hubo mucho mas historia, conservador en las bajadas y llano y adelantando en las subidas apretando un poco… Y por fin llegamos a la transición, momento critico porque todavía me acuerdo de la “subida” de bolas de Parla; me acerco a un señor con banderín rojo y recuerdo alguna recomendación de los profesionales: “…cuando llegues sacas directamente los pies y dejas las zapatillas en los automáticos”… sin darme cuenta me paso al señor de la banderita montado en la bici y empiezan a grita: “bájate, bájate que no se puede ir en la bici”… la verdad es que podía haberlo avisado el de la banderita pero… cuando empiezo a ponerme las zapatillas de correr se me acerca un señor de la federación y sin decirme nada me saca tarjeta amarilla… pero esto que es futbol o Triatlón¡¡¡¡ Y yo que pensaba que ya no jugaba al futbol :-)

A pie:

Salgo de la zona de transición dándole vueltas a la tarjeta amarilla, el único consuelo que me queda es que no creo que pueda liarla en el tramo a pie porque “solo” hay que correr… ni amarilla, ni leches.

Empiezo a pasar gente en los primeros doscientos metros, ahora si que se van a enterar en mi terreno 2 kilómetros a bajar de 4min/Km. …la idea duro exactamente 10 segundos… se me subieron las bolas al igual que en Parla y tuve que hacer una rápida sesión de estiramientos, que dolor¡¡¡¡ Porque había espectadores que sino me doy la vuelta y espero a mis compañeros en la sombrita que es los suyo… empiezo a andar y poco a poco noto que puedo correr, sin levantar las rodillas pero puedo y como son solo 2 kilómetros decido acabar que me hace ilusión… Después de unos minutos de sufrimiento continuo (esto y el dolor de la siguiente semana fue lo peor del Tri), visualizo la llegada y a la izquierda están charlando tranquilamente el “Galgo” y Buesa… ya ni sudan por lo que deben llevar un ratito esperando. Llego a meta con dolor en las piernas pero con muy buenas sensaciones, no haber llevado el Garmin ayuda a no agobiarse.

Momento de charla y reflexión mientras esperamos a Aki… después de unos minutos decidimos ir a buscarle a la zona de transición pensando que posiblemente hubiera abandonado… llegamos y su bici todavía esta por lo que debe estar todavía en carrera. Decidimos recoger los bártulos e ir a buscarle… y aquí mi última “Jaimitada”… después de mas de 10 minutos buscando el DNI, que en algún lugar del cajón de utensilios había dejado, decido revisar mis playeras… y como no apareció el DNI¡¡¡¡¡¡¡

Creo que voy a ir a reclamar al ministerio porque esta claro que el plástico del DNI dentro de una zapatilla provoca subida de bolas… J¡¡¡¡¡¡ Y lo peor es que una semana después seguía doliendo¡¡¡¡

¡¡¡¡HE ENCONTRADO MI DEPORTE, IRONMAN TIEMBLA QUE ESTAMOS CERCAAAAAAAAAAAAAAAAAAA¡¡¡¡¡¡




martes, 7 de julio de 2009

21 Jun 2009 Pozuelo de Alarcon y la soledad total ( por Agus el grande...)

Salida puntual tras el desastre anterior y me pongo en modo pegaso en una enorme y larga bajada (hablando medio recorrido con un amigo de Repsol) que luego deberemos subir.
Gracias a la dehesa y sus cuestas no paro de pasar gente con paso corto y constante. En el tercer tramo se queda mi amigo. Por fin enfilamos la subida del cementerio y desde allí a meta 46.30.
Que sensaciones más extrañas y sin sabor alguno. Objetivo no perder ritmo dentro de lo posible pero que difícil es.

1/2 Maratón de Leganes. La primera... Por Agus el grande.

Empieza la temporada de verano con la 1/2 de Leganes.

El día antes bautizo de Rodrigo (hijo Isaac). Se cumplieron los mejores presagios: tras acostarnos sobre las 2h, a las 5 de la mañana surgió el hijo del exorcista, saliendo la cena por todos lados. 8.15: quedo en el burguer con Howe para recoger el dorsal. Saludamos a Alejandro y Jesus (padre compi del cole de Maria) y a por la bolsa del corredor. Sorpresa, nos encontramos con una invitación en burguer a tomar algo y decidimos que una coca cola ayudará a recuperar lo perdido.

Ufff que humedad a pesar de estar todo nublado. Salida casi sin calentar y hemos perdido a Alejandro. Los 3 enfilamos la 1ª vuelta y empezamos a sudar como pollos en el horno.

Una vuelta al circuito, segunda y nos quedamos unos pocos para hacer la media.

Ni el agua cada 5 km nos quita la sensación de humedad. Una goma de regar enganchada en una valla hace las delicias de todos tanto en la subida como en la bajada hacia la Cubierta. Tiramos de Jesus para que entre con nosotros y por fin la meta en 1.42.10 que sed...

domingo, 5 de julio de 2009

XVIII TRIATLÓN VILLA MADRID.... o de como lo vi claro.


Da igual todo lo que te digan, cuando eres nuevo en algo, nunca se está suficientemente preparado; hay cientos de detalles subjetivos que eres incapaz de prever.....
En mi primer triatlon estaba nervioso por el segmento de agua, no porque fuera un medio hostil para mi, sino porque nunca habia nadado en aguas abiertas y tal como confirmaría mas tarde, nadar en un lago y nadar en la piscina, se parece como un huevo a una castaña.

Mi co-tratleta Buesa ya veterano aquella temprana mañana de junio, me esperaba en mi casa a las 7 de la mañana con una espectacular bici monocasco de carbono, dirección a la Casa de Campo. Ya al llegar al parking me dijo, "Bffff, ésto no tiene nada que ver con el del fin de semana anterior", mientras contemplaba un novel participante con bañador de flores y bici sacada del museo de Bahamontes.

Recogemos dorsales y nos disponemos a colocar nuestros enseres en boxes. Tras acabar Buesa repasa supervisa como tengo lo mío preparado, "No dejas las zapatilas con los cordones atados?" .. otra novatada que aprendo para la siguiente.
A lo lejos aparece Howe con su bici y su cámara disparando planos robados y deseándonos suerte para la prueba.... se me hace raro verle de espectador.

Nos vamos al lago a intentar calentar algo o a tomar consciencia de lo que es nadar allí. De camino vemos que ya han llegado mis hermanos y cuñado que han tenido el detalle de madrugar y venir a verme.
Al lanzarme al agua descubro dos cosas: lo primero que no hay suciedad en la superficie, y lo segundo es que la desorientación por la turbiedad es mayor de lo que imaginaba.

Nos mandan salir del agua, colocan a todos por grupos de edad, y me quedo solo esperando que mi grupo tome la salida. Son solo 10 minuntos y veo como Buesa ya esta en el agua. Al cruzar con Howe y mis hermanos, les pido que cronometren el agua ya que voy sin referencias.
El juez de salida nos coloca en el pantalán, me fijo en los grupos que ya están en el agua y en la pedazo de distancia que implica ir hasta el final del Lago y volver. Desoigo la instrucciones de prepararse ante la inminente bocina de salida y sin darme cuenta, todos se lanzan.

Ya en el agua, me doy cuenta que no he asimilado todo lo que tengo por delante, es una distancia asequible, pero en ese momento me pareció un ultra-ironman.
No consigo coger ritmo nadando, por mas que trato de nadar "a ciegas", la ansiedad se apodera de mi, tengo que parar cada tres o cuatro brazadas, soy incapaz de coger aire hacia delante. Me invade el miedo escénico y pienso en dejarlo hasta otro momento en el que me encuentro más tranquilo. Sabía que esos fantasmas vendrían a mi cabeza y trato de serenarme, pero se me hace imposible. Sin darme cuenta ya estoy a 375m de la salida; de manera que sigo así hasta el final..... total un gran triatlon no se hace en el agua.



Salir del agua fue otra sorpresa, pensé que tendría tiempo de recuperar, pero en un tri, no se recupera nunca.... segunda lección aprendida.

Llego a la transición de bici, sigo los pasos que habíamos repetido mentalmente durante la semana anterior, sale bien, pero al subir en la bici tras el punto que indicaba el juez, descubro la falta de entrenamiento en bici de carretera........; mis gónadas se llevan la peor parte.
Ruedo las 4 vueltas de bici, pensando que si un tri es un 80% de bici, ¿Qué hago presentándome a una prueba, donde no he entrenado nada de eso?, la primera vuelta mas o menos bien, la segunda empezo a recibir los efectos del gel energético que llevaba y me empiezo a encontrar mejor. La tercera vuelta la mejor, llegué a ver 46,2 km/h bajando. La última, cansado y animicamente inquieto al ver que casi todos ya habían acabado ese segmento.


De camino a la ultima transición, trato de descalzarme encima de la bici tal y como vi como lo hacían otros triatletas. Lo consigo con un pie solo.
Tercera lección aprendida; Practicar transiciones.



Afronto el cambio a carrera mejor que los otros, creo que en 30 sg ya estaba todo hecho, y con la cadencia de la bici me pongo a rodar a 4:14.... demasiado rapido para lo que llevaba encima, ya que como ya había descubierto, no había tiempo para recuperar.

El circuito plano, los recodos incomodos y su perfil, rapidamente me colocan en mis 4:45 de siempre. Poco a poco me empiezo a sentir como en casa, cómodo y en lo que realmente he entrenado lo suficiente. La familia y Howe siguen haciendo fotos y dando los últimos alientos de ánimo. Al ser dos vueltas, veo como Buesa acaba su último km, con cara de triatleta consolidado y de haber encontrado su verdadera vocación.

Al acabar mi ultimo km veo a lo lejos el ultimo de los siete triatletas que decido dejar atras antes de llegar a la meta. Casi al final veo a Buesa que me anima desde la barrera, golpeándola para que haga el ultimo esfuerzo y para acabar como a los RdF nos gusta, ..... en sprint. Paro el crono ... ya estaba, era triatleta. Otro ítem de mi lista de tareas pendientes eliminado.



Rápidamente, y una vez recuperado, las buenas sensaciones se apoderaron de mi, Algo raro tienen los triatlones, quizá es una simple regla de tres que aprendí del atletismo; cuanto mayor sea el sufrimiento en la carrera, más grande es la satisfacción después.....

Quizá por eso me ha dejado más enganchado que el maratón.

Se ha producido un error en este gadget.