martes, 28 de abril de 2009

32 Maratón de Madrid...... o de cómo nos convertimos....

--


Un maratón es una carrera llena de historias...... ésta es la nuestra:



DIAS PREVIOS

Artalejo:

Creo que la verdadera Maratón empezó por el mes de Enero con las maravillosas cuestas de la dehesa y el Excel de Howe. Sufrimientos con las series y casi al final con los tirones largos y el calor.

Pareciendo profesionales, el fin de semana antes a hacernos los últimos 16km del recorrido hasta el Retiro, estudiando los posibles lugares de ataque y romper la carrera.


Howe:

Han sido las dos semanas mas relajadas en cuanto a entreno que recuerdo. Me preocupaba el parar tanto. Los nervios, se me iban disfrutando con los de los demás, que había y muchos…
No dejé nada para el azar. El sábado antes de acostarme organice todo, incluyendo el chip en la zapatilla.


Sergio:

Preparativos acorde a lo que la ocasión se merecía, descanso el sábado por la tarde, todo el material de carrera preparado por la noche y prontito a la cama para descansar y mentalizarse del esfuerzo del día siguiente.


Buesa:

La tirada por los últimos 16 Km del recorrido del MAPOMA que hicimos la semana anterior me dejó con buenas sensaciones y muy motivado, pero sirvió para abrirme los ojos y tomar conciencia de a lo que nos íbamos a enfrentar. A partir de ahí todo fue empeorando: el mono por no poder entrenar al ritmo que lo estábamos haciendo, la ansiedad porque llegara el día 26 de abril, los correos electrónicos para organizar las quedadas, acompañantes, preparativos... Todo olía a maratón y yo quería correrlo cuanto antes.

La noche anterior preparé con esmero la ropa, y la coloqué en el sofá con igual mimo que colocaba las zapatillas de niño para los Reyes Magos: la camiseta (a la que había colocado primorosamente el dorsal), los pantalones, las zapatillas y el chip (estaba obsesionado con no perderlo). En el último momento cambié de opinión y en lugar de los calcetines demasiado finos con lo que había hecho las tiradas opté por otros más cómodos que sólo había usado una vez en unas series. ¡Arriesgando!

A las 11:00 de la noche me fui a dormir, y lo hice de un tirón hasta las 6:54 a.m., justo 6 minutos antes de que sonara el despertador. En la ducha apareció el miedo escénico, miedo a no poder con la distancia, miedo a no poder acabar, pero no a no hacer el tiempo previsto. En ese momento pensé dos cosas, por este orden: que los valientes no son aquellos que no sienten miedo, sino aquellos que se enfrentan a él; y que al final el Maratón se trata de rodar y que igual que había rodado 30Km podía rodar 42. Aquí me di cuenta de la importancia vital que tienen esas tiraaaaadas en nuestra confianza. A partir de ese momento supe que sería maratoniano, ya no volví a tener ninguna duda de que lo haría, cruzaría la meta.


Aki:

Una hoja Excel de 18 semanas de entrenamiento es todo lo que me separaba de la fecha de salida. Parecía que todo empezaría en escasos 10 días pero no era así. Hace tiempo que todo esto empezó, probablemente más del que imagino…. Quizá el momento fue cuando un traumatólogo con suspenso en empatía me dijo que no podría correr jamás……. luego vino la nueva temporada, el CSIC, Aranjuez y algún RdF que me calentó para probar el mapoma con la hoja Excel de antes.

Mientras sujetaba esa hoja mirando las escasas dos semanas restantes para el gran día, recordaba el sufrimiento en las caras de los corredores que vi el año anterior, aquel pobre hombre que se paró frente a mi en el km 38 con un calambre generalizado en el cuerpo, mis amigos que no podían terminar corriendo y paraban a andar, sufrimiento en toda su máxima dimensión….
El estómago esos días se encogía y si ponía las manos frente a mi, me resultaba complicado mantener un pulso firme. Hablar con alguien que estuviera en el mismo caso que yo tenía un efecto devastador, así que como aún tenía 8 días por delante traté de no pensar en el tema y pensar en el resto de cosas………… lo malo es que no había demasiadas.

No recuerdo en mi vida, un momento en el que haya tenido mayor tensión ni mayor concentración… me vienen a la cabeza ejemplos de mi vida de universitario o de mi novel paternidad, pero no estaría bien decirlo.



SALIDA





Artalejo:

Que maravilla juntarnos todos en Banco de España antes de la salida. Como buenos estudiantes que se han preparado muy bien el examen, sorprendente tranquilidad.

Cuñao y yo llegamos los 1º y nos encontramos con la máquina de Repsol Manuel Griñán (24 clasificado con 2h:36), luego Kevin preparado para llevar el globo de 3:45. Llegada del resto del equipo: Aki, Buesa, Sergio y más amigos como Javi Gallego, Javier Arangoa, Ennio Fattiboni y Alfredo Pastor (Ojo a su tiempo 3:00:10). Charlas, risas y a dejar la ropa ya con M_Lopez disparando ráfagas de fotos a diestro y siniestro. Preciosa foto del equipo con el Palacio de Correos al fondo. Saludos al “sindor” y al mogollón para la salida. MAPOMA ahora si que te siento cerca.

El Sr. Gallardon da el pistoletazo de salida y empieza a llover. En un grupo vamos Howe, Ennio y Gallego enfilando Castellana (que ganas de salir ya). Cuesta coger ritmo de carrera con los nervios y tanta gente pero parece que el Barreiros se ajusta. Sin darnos cuenta km 5 junto al edificio de Repsol y enfilamos la bajada con alguna que otra charla y relajando músculos. Sin darnos cuenta hemos perdido a Gallego o viceversa.


Howe:

Salida como de costumbre caras de sueño e incertidumbre. En general bien muy tranquilo. Ahora a toro pasado, viendo las fotos… Menuda prenda me agencié!


Sergio

Una vez mas, puntual en el punto de encuentro y paseíto junto con Dani y Aki hasta encontrarnos con el resto de RdF en Banco de España, una vez allí, empezaron las primeras sensaciones del Maraton, corredores por todas partes, amigos de mis amigos deseando suerte, fotos y mas fotos, estiramientos, anécdotas, nervios...

Desde el comienzo y según lo previsto los RdF se dividieron en dos grupos, los senior en el arte del correr y los más junior, en el cual, se encontraba un servidor junto con Aki, Buesa y el Cuñao de Agus dispuesto a darlo todo por la causa.

Desde el comienzo marcamos un ritmo sin prisa pero sin pausa con el único objetivo de terminar la prueba, en los primeros Km apareció la lluvia como para recordarnos que la cosa iba en serio, aunque una vez que se dio cuenta que nosotros también lo íbamos desapareció pocos km después, fue entonces, cuando el equipo decidió que era el momento de apartarse a un lado y seguir el ejemplo de otros corredores, “pis”.


Buesa:

Paro a un taxi en la puerta de mi casa y le digo "Buenos días, a Banco de España, por favor". Con el típico gesto de taxista se inclina hacia adelante para poner en marcha el taxímetro mientras exclama: "vamos pa'llá".

- ¿Por dónde quiere que le lleve? ¿Castellana o Serrano?
- Por Serrano mejor, hoy es el Maratón de Madrid y no sé si la Castellana estará cortada ya.
- ¡Ah, es verdad! -me dice- Anda que no tendrán un día mejor para hacer algo así.
- Yo voy a correrla.
- No, si yo no estoy en contra del deporte. Lo que digo es que lo hagan en otro sitio, porque aquí cortan La Castellana y hay gente que viene de fuera y ya no sabe moverse por Madrid.
- Ya...
- Si es lo que teníamos que hacer todos: deporte.
- Sí...
- Bueno, ya estamos aquí.
- Gracias, aquí tiene. Buenos días.
- Que tenga buen día...¡y que gane!
- Gracias -le digo con una inmensa sonrisa.

Con esa sensación de ganar el Maratón de Madrid espero al resto de los RdF que van llegando puntuales a la cita; unos con ropa que habrá que llevar al ropero y otros con prendas que tirarán, y no me extraña porque Howe lleva una camiseta de fútbol (4 tallas mayor que la suya) y parece un portero de hockey sobre hielo venido desde la más profunda gruta de Canadá. ;-D

Nos hacemos unas fotos para el recuerdo, Arta saluda a un montón de conocidos y yo decido acercarme al guardarropa para ver que tal está organizado. Como está ordenado por el útimo número del dorsal, hay cinco camiones y la entrega es rapidísima, así que dejo la ropa en la bolsa de plástico que nos dieron a tal efecto y me quedo con el "traje corto". Desde allí vamos subiendo hacia la salida, mientras a nuestro alrededor algunos van trotando para calentar y el cielo de Madrid amenaza lluvia.

Estamos en la salida, todos muy juntos, aprovechando el calor de la multitud, Malópez nos hace unas fotos, hay un poco de envidia en su mirada y mucho ánimo en sus palabras. Aquí estamos. Nos damos la mano. Para esto hemos entrenado. Hemos venido a demostrar que nuestro esfuerzo y dedicación tienen premio.

Suena el pistoletazo de salida, el cielo de Madrid cumple su amenaza, se abre y comienza a llover, nosotros iniciamos la carrera mientras con la mano nos despedimos del Alcalde de la ciudad al grito de "¡Adiós Alberto!"


Aki:

Sueño muy ligero, forzada copiosidad en un desayuno de casi dos horas y la odiada tensión de no saber donde aparcar a falta de 10 min del momento de reunión con el resto del grupo. Un parking repleto de premaratonianos y una concienzuda puntualidad, hizo que junto con howe y sergio, atravesáramos un desierto retiro camino de banco de españa a tiempo…. Lastima no llevar cámara encima, la foto de la meta sin nadie a las 7h. hubiera sido grandiosa…. una manera de no pensar en que estado pasaría por allí dentro de unas cuatro horas.

Reunión con el resto del grupo, nuestro gran fotógrafo oficial puntual a la cita, ya estaba obteniendo instantáneas inesperadas… las mejores. Poco a poco nos vamos colocando cerca de la línea de salida. Algo raro se respiraba en el ambiente, era como una especie de prudencia, respeto y miedo. Indiscutiblemente distinto que en todas las carreras anteriores.
Cielo gris, algo de frío, comedido buen humor y breve despedida de arta y howe deseándonos suerte.
El alcalde dispara al cielo…… alguien se debió molestar, porque empezó a llover.

Vuelve a reinar lo inesperado y lo extraño, no se trata de una salida escopetada para encontrar tu hueco de ritmo…aquí todo el mundo iba reservón y tranquilo….quedaba una vida por delante.




Km 15 - Gran Vía -Sol



Artalejo

No se por que leches cuesta tanto beber y correr, que infierno cada paso por la zona de agua.

Enfilamos Gran Vía ¡¡¡Que maravilla!!! Luego la Puerta del Sol y los pelos como escarpias de la cantidad de gente. Casi nos pasamos la foto a la altura del Corte. Vaya ritmos entre 4:50 y 5:05.


Howe:

Hasta el Km 15 rodamos solos, charlando con Ennio y Agustín los kilómetros caigan al ritmo objetivo a 5min el km. Los 5 primeros subiendo castellana un poco por debajo y un poco en remojo, no me molesto el agua, claro que dejo de tener presencia en el 10.
Una vez más me impresiona correr por la Gran Via, es algo tan impactante como la película abre los ojos… Además te acercas al gallinero de Preciados, que este año tenía el hándicap de estar empapada y no llevamos neumáticos de lluvia!!!


Sergio:

Los Km iban pasando y mientras tanto nosotros buscábamos y encontrábamos referencias que nos ayudaban y motivaban a un más, nuestro querido compañero Miguel Angel “el señor Lopez” para los que hemos tenido la suerte de compartir con él algo mas que trabajo, situado en puntos estratégicos para sacar las mejores fotos, nuestras familias en Sol y hasta una chica con no se que artilugio que íbamos viendo cada dos por tres


Buesa:

La lluvia arrecia en algunos momentos, pero la gorra cumple su cometido. Los consejos de los más veteranos tienen un valor incalculable. Inmediatamente empieza a pararse gente a mear, chicos principalmente ;-D Esto me sorprende un poco porque acabamos de salir, pero es como algo contagioso, cada vez más gente, cada vez más grupos, hasta que Aki dice que el también lo necesita así que poco antes de Plaza Castilla nos paramos: Aki, Sergio y Antonio mean, yo paro el cronómetro y miro la riada de gente que sigue corriendo. En ese momento me di cuenta que nuestro objetivo era terminar, no importaba la marca.

Después de la parada técnica empiezan las mejores sensaciones de la Maratón: el cuerpo entra en calor y las imágenes de las calles de Madrid llenas de gente corriendo se quedarán en mi retina para siempre. Desde Joaquín Costa y hasta el final de Raimundo Fernández Villaverde es todo un rio de mil colores que sube y baja sobre el Paseo de la Castellana. Aki echa de menos su cámara y pasamos a un tío que va cantando con sus cascos. "Esto es lo bonito del Maratón" -le digo a otros corredores que no conozco- "te encuentras de todo". Reimos.

En Guzmán el Bueno intento buscar a parte de la familia que vive cerca, pero con la lluvia parece que han preferido quedarse en casa, y nos preparamos para la foto al final de la calle. Vamos cuesta abajo y pletóricos nos quitamos las gorras, levantamos los brazos, sonréimos y Málopez dispara su ráfaga en la curva.

Enfilamos Gran Vía, me invade una inmensa emoción, no sé por qué me acuerdo de esa escena de "Abre los ojos" en la que Eduardo Noriega recorre, en su sueño, esta calle totalmente desierta. Ahora la recorremos nosotros, con los ánimos del público. Seguramente sean los metros más bonitos que haya corrido hasta ahora y así se lo hago saber a mis compañeros. Así de alegre bajo hacia Sol donde nos esperan nuestras sufridas mujeres, animando, después de aguantarnos todo el año hablando de entrenamientos, dolores y alimentación. Al llegar donde están me paro para besarla y decirle al oido lo que me sale del corazón.


Aki:

Tras una parada técnica en el camino, unos cinco kilómetros de fina y molesta lluvia, se abren unos cuantos claros en el cielo. La suerte estuvo de nuestro lado y quedarían unas condiciones meteorológicas envidiables para completar la gesta. Continuamente la prudencia era presa de nuestro ritmo, junto con mis tres compañeros buesa y sergio entonces aspirantes a maratonianos, y antonio (cuñado de agustín), si alguno se dejaba llevar por los ánimos o por la gravedad, automáticamente el resto nos recordaba que debíamos volver a nuestro ritmo….. como decía sergio:
“…. pues esto es lo que tiene un maratón; correr y correr……”

Despues de algo mas de una hora, de ver modernas y viejas torres emblemáticas, nos acercábamos al primer punto donde seríamos inmortalizados. Nuestro gran reportero nos había pasado con precisión trigonométrica donde y cuando estaría esperándonos. Parece mentira la ilusión que hacen estas cosas… algunos se quitan la gorra, otros erguimos la postura y hacemos la mayor cantidad de movimientos posibles ante la cámara.

Entramos en Gran Vía y llegamos a otro de los puntos más esperados del recorrido: Sol.
El año anterior hacía allí de fotógrafo…. quien me diría que tan pronto estarían los papeles cambiados. Eso unido a que estaban nuestras familias esperándonos, hacía que fuera un punto por el que estuviéramos ansiosos por llegar.... lástima que todo pasara tan rápido.






Km 21 Media Maratón



Howe:

Unos Km antes se nos unió Alberto, maratoniano internacional, que por motivos de lesión solo pudo acompañar en grupos a casi todos. Perfecto el paso del medio maratón. 1h45min. Ahora sabemos que empieza la parte divertida.


Buesa:

Recuerdo pasar por la pancarta de Medio Maratón, oir los pitidos de los chips y mirar el crono 02:02min. Poco después veo un atleta negro sentado en la acera con esa tela metálica que te mantiene en calor sobre los hombros; parece que ha desfallecido porque tiene unas pintas de "galgo"... Al mirarle pienso en lo duro que es el Maratón para todos. Buscamos un lateral de la calle con un poco de tierra, el asfalto empieza a pesar. Al intentar comer un poco de gel se me cae de las manos, y tengo que volver atrás a cogerlo y pedir disculpas a los corredores. ¡En esos momentos no era gel, era maná puro en el desierto!


Aki:

Una eterna calle Ferraz, nos deja ver a lo lejos uno de los puntos importantes del maratón….. la mitad del recorrido. Queda poco para correr la distancia más larga hasta la fecha. Pregunto a mis compañeros como van, todos dicen que bien…. Alguien en un arrebato de sinceridad confiesa pequeñas molestias. Les informo sobre molestias en mi fascia derecha, cosa extraña porque en la vida había tenido problemas ahí.
Miro el Garmin y veo que pasamos a las 2:02:52….. pienso en nuestros objetivos marcados; los oficiales decían que sería únicamente terminarlo, los reales era hacerlo en menos de 4h. Con ese tiempo en media maratón, empiezo a comprender que pasaremos las cuatro horas.
El ambiente empiece levemente a cambiar, conforme vamos camino al parque del oeste, vemos un montón de corredores frescos a lo largo del camino. Se trata de los diversos acompañantes que apoyarán a los inminentes sufridores maratonianos hasta el final de su calvario.
Pienso en la siguiente motivación: Miguel Angel, estará en el Paseo de Camoens, el siguiente punto fotográfico de su plan.
Y por supuesto mi hermano que se nos unirá en el km 25 .
En ese punto, donde probablemente fuera la hilera humana más estirada de la carrera, el ganador llegaba a la meta.





Km 32 Casa de Campo

Artalejo:

Llega el primer momento crítico con la entrada a la Casa de Campo. Mal estado del pavimento y esa sensación de sosiego que parece que te a atrapar y no te permitirá continuar, largo-largo, por fin doblamos y empieza la bajada. Salimos y encima de un poste como si fuera una “estatua de sal” ganándose la vida, Miguel Ángel dando voces y tirando fotos (que carga de pilas para afrontar la subida hacia Pirámides verle por allí con su gorra roja).

Subidas duritas, algún que otro silencio y nuestras caras denotan que empiezan a notarse los km acumulados enfilando el 34. Saludos a Alberto Lucendo (que no se rompe las manos aplaudiendo) y a Isabel Rodríguez de voluntaria en la zona de agua.


Howe:

Justo antes de entrar en la casa de campo sorpresa!! el hermano de Aki en el 25, una vez cruzado el rio vuelve a dejarte a solas con tu organismo y siempre muestra sensaciones raras. Este año no me aparecieron hasta el Km 28, pues seguíamos subiendo y no veía el giro para empezar. Recuerdo que por aquí, mis compañeros de viaje aportaban mas bien poca conversación al igual que un servidor. A partir de aquí es donde comienza el maratón real, las sensaciones, las dudas, las preguntas…
Punto de inyección de moral. Km 30! Digo en alto; Vamos nos quedan solo 12! Y asi hasta salir de la casa de Campo. Apretando en los repechos para no perder mucho y con bastantes dudas en la bajada del Km 32 para localizar al grande del día. Sr. Lopez el magnífico fotógrafo que se ha desplazado por todo Madrid para disponer de recordatorios.


Sergio:

Ya con la compañía del hermano de Aki nos internamos en la Casa de Campo, aquí se manifestaron los primeros síntomas del esfuerzo y sumado al contraste de correr por Madrid el recorrido se hizo duro, aunque mas duro aun fue la bajada de una cuesta interminable nada mas salir de la misma, en esos momento era peor bajar que subir.


Buesa:

Seguimos corriendo por el falso llano de la Avenida de Valladolid, donde adelantamos a un esforzado corredor vestido de torero al grito de: "Ánimo, Manolete"; él sonríe mientras unos goterones de sudor le resbalan por las enormes patillas negras de pega que lleva. No me extraña, porque el tío va con el traje de luces de seda, un capote de trapo a la cintura y ¡la montera encasquetada!. También nos saluda a nosotros un compañero de trabajo del resto de RdF que va acompañando a un colega. Creo que la mitad de los que corren MAPOMA van acompañando a la otra mitad. A mi me empiezan a pesar las piernas, voy bien de cardio pero me empiezan a molestar los cuádriceps.

Poco antes de la Glorieta, Jaime, el hermano de Aki, se une a nosotros. Nos pregunta qué tal vamos, cada uno responde con lo suyo. Pero todos decimos ir bien.

Al pasar por Príncipe Pío vemos de nuevo a Málopez, vuelve a sacarnos fotos y nos sigue corriendo unos metros por un tramo en obras con el firme realmente peligroso. Nos ánima con mucho ímpetu, sabe que nos dirijimos a la peor parte de la carrera porque él tiene 5 maratones a sus espaldas. Me alegra verte, sus ánimos me devuelven de algún modo la energía y, aunque parezca increíble, me parece que nos mira con orgullo, como pensando "yo los conozco, son amigos míos, estos runners están haciendo algo grande".

Lo peor de la Casa de Campo es que todos los ruidos desaparecen, ya no estás en la ciudad y sólo se oyen las pisadas de los corredores. Es un tramo en el que no sabes si vas subiendo, bajando o en llano. Es un tramo en el que empiezas a ver a la gente pararse, andar o buscar el mágico espray. Hay hospitales de campaña del ejército, patinadores con botes enormes de vaselina y puestos de avituallamiento con agua. Jaime se encarga de ir cogiéndonos de todo, en cierto momento tiene en las manos dos botellas de agua, un vaso de sales y un puñado de vaselina. No nos falta de na´.

Al rato nos podemos al lado de un par de veteranos que llevan en la cintura el móvil con el "Aserejé" de Las Kepchup, bromeo con ellos: "¡Buff, qué susto! Pensé que estaba en el muro y esa canción estaba sólo en mi mente." Es la última vez en la carrera en la que todavía tengo ganas de bromas.

Al pasar el 30 Aki dice: "Bueno, el objetivo era llegar frescos hasta aquí y lo hemos conseguido". Y yo pienso que no tanto como me hubiera gustado. Los cuádriceps ya no me molestan, ahora me duelen. Al llegar al lago empiezo a buscar a Juan que iba a acompañarme desde la cuesta de salida de la CdC hasta el final, por mucho que miro no lo veo y enfilo esa subida, para mi la peor del recorrido, cabizbajo. Se nos une Antonio para acompañar en la parte final, el grupo sigue creciendo.

Me acuerdo de nuevo del experto Malópez cuando empezamos a bajar paralelos al Paseo de Extremadura, como él dijo, "llega un momento en que cuesta más bajar que subir". El dolor en las piernas con esa maldita cuesta es mucho mayor. Afortunadamente puedo recuperar un poco en el Paseo de la Ermita, creo que el único llano real de todo el recorrido. Sin embargo, al cruzar el Puente de San Isidro un interruptor cambia de posición y me vengo abajo. Creo que no es el famoso "muro", es otra cosa. Un bajón mental provocado por lo mal que voy muscularmente. Pienso que he entrenado poco. Pienso que he entrenado mucho y me he pasado de forma. Pienso que tengo mala suerte.

Bajo la visera de la gorra, miro al suelo y sigo corriendo.


Aki:

La entrada en la casa de campo supuso un hito importante para mi;
Cambió el bullicio, de gente animando a respiraciones forzadas y zapatillas golpeando el asfalto.
Hasta entonces, nunca había hecho más de 27 km corriendo, y además llegaba al punto donde sobre conoceríamos perfectamente el trazado hasta la meta.
Era el punto donde la falta de experiencia la llenábamos con las teorías y vivencias de otros maratonianos y donde parecía que llegábamos al temido muro.
-Antonio, tú que esto lo has hecho mas veces, ¿el muro?, es muro o es chamizo.
- Es aleación extraterrestre impenetrable e irromplible…… El silencio se hizo en el grupo.

Seguimos adentrándonos por la casa de campo, seguimos nuestro ritmo con disciplina militar y tratamos de cambiar asfalto por tierra para dar un respiro a nuestras articulaciones.
Los kilómetros siguen en línea recta en dirección opuesta al lago, donde sabíamos que saldríamos de aquel monótono y aburrida parte del recorrido.

Las expresiones se tensan y los silencios son cada vez más largos. Empiezo a acusar problemas de rozamiento, quiero llegar al punto de inflexión del condenado parque para localizar el hospital de campaña, donde aparte de avituallamiento, solucionaría mi problema. Mi hermano se adelanta y vuelve cargado de productos; agua, aquarius….y por supuesto la vaselina.

Por fin vemos el lago, volvemos a hablar y ponemos en práctica la estrategia que habíamos planificado días antes sobre como afrontar la terrible cuesta que nos sacaría de la casa de campo. Bajamos ligeramente el ritmo y con una inesperada respetuosa paciencia conseguimos salir de allí.

Felicito al equipo por el logro y sobretodo por comprobar que a pesar de todo nos encontramos bien y no había muro. O al menos eso parecía...




Atocha - Pta Alcalá

Artalejo:

Paseo de las Acacias por delante y el primer error de la carrera, ando para beber un vaso de Acuarius y evitar su entrada por las fosas nasales como en el puesto anterior y cuando intento volver a correr las piernas no me hacen ni caso, perdiendo la estela de los grandes (Howe y Ennio). Tirando de corazón termino la subida 60 metros y empiezo poco a poco a recuperar rítmo. Mucha emoción al ver a mis hermanas y sobrina Marta a la altura del Reina Sofía y luego dar voces a López junto al Ministerio de Agricultura que no me veía y ya está el final y 3 en Madrid.


Howe:

Antes de atocha, vino mi momento bajón, psicológico pero estuvo ahí. En el Km 33 me paso Ennio y Agus a 4:30!!?!? Pense, bueno pues ya esta que sigan yo me quedo aquí y listo.. Bajé la cabeza y continue recordando todo el esfuerzo de estos meses, las tiradas largas por barajas, las series con toda la tropa, los tempos a ritmos de vértigo… En el 35 enganche los pies de Agus y hasta que no dejamos atrás la C/ Segovia no levante la cabeza. Aquí me dije. Ya esta! Ahora estamos arriba. Esta hecho.
En embajadores se nos descolgó Agus, no me dí cuenta la verdad. Mirando tanto suelo, fue al girarme para ver a Rafa que descubrí que el único compañero era Ennio. Atocha fue otro gran momento. Sabiamos que una vez subido Alfonso XII estaba en casa, y no tendría problemas… Aguante los dientes, me pasaron unos cuantos… seguíamos pasando gente. Paré en el Km 40. Aquí fue el único momento donde pude beberme a gusto el Acuarius. Seguimos para el retiro, adelantando y pasando mucha gente.


Sergio:

Sin ver aparecer el muro llegamos a los km finales donde el equipo se fue separando, “los entendidos comentan que es algo normal”, y sin que estuviese preparado conseguimos mantener a los RdF emparejados con los compañeros que habían ido entrenado km atrás, en mi caso fue el hermano de Aki quien me acompaño, dio agua y animo hasta la entrada en meta, un mes después aun recuerdo sus palabras de animo, “venga que ya lo tienes”, “ya no queda nada” y el “lo has conseguido” al entrar en meta, MIL GRACIAS.


Buesa:

Callejeamos paralelos al río, tras nosotros se situa un corredor que acompaña a otro que va muy tocado. Aprovecha para animarnos a todos: "Vamos chiquilines que vais muy bien, esto esta hecho. ¡Vamos chiquilines!". Hasta en la forma de animar se nota quien ha corrido un maratón y quien no. En el Paseo Imperial afronto el momento más duro de la carrera, acabamos de subir un trozo de la Calle Segovia con el Viaducto de frente que me ha puesto el corazón en la boca y cuando aun me estoy recuperando nos adelanta un conocido. Sinceramente me sorprendo de verlo ahí con lo poco que ha podido entrenar, y no puedo evitar comparar su rendimiento con el mio y maldecir por las horas que he invertido preparando esto. Me invade una inmensa decepción, frustración, cabreo...

Aki (con Antonio), empieza a ganar unos metros de ventaja. Sergio (con Jaime) se queda a mi lado. Al final, esta temporada hemos ido unas cuantas veces juntos: Alcalá, Getafe, Fuenlabrada...

Empezamos a subir por Acacias hacia Atocha, cambio al último piñón que me queda, y de pronto de entre el público sale Juan Antonio. Le esperaba en el lago de la Casa de Campo, pero es una alegría inmensa verle. Él termino un Ironman con éxito y sabe que cosas se me están pasando por la cabeza ahora. Me explica que ha estado en la CdC y que no me ha visto, y que iba subiendo hacia la meta buscándome. Hace un rato ha pasado por ahí Agus y le ha dicho que venimos por detrás. Con la conversación se termina la cuesta, Sergio decide tirar un poco acompañado de Jaime. Yo no puedo seguirlos.

Le cuento a Juanan cómo se siento, lo que iba pensando y así nos dirigimos hacia Atocha. Entonces él me cuenta lo que sufrió en Alemania, lo que tuvo que aguantar: vómitos, lluvia, rotura de cadena, muro en la 1/2 maratón y lo que sintió al terminar el Ironman... el interruptor que estaba apagado se me vuelve a encender. Aumentamos el ritmo, estamos en Atocha y empezamos a pasar gente, algunos caminan en la primera rampa de Alfonso XII.


Aki:

Me pregunto que tal vendrá el equipo por detrás. Antonio pavón me acompaña desde el km 33, mi hermano, sergio y buesa van por detrás. Espero que su primo finalmente le encontrara. David se uno a nosotros desde el km 38.
Tratan de animarme y recuerdo lo sorprendentemente efectivo que resultó ser la cantidad de bandas de música que hay en los 8 km finales.
Me encuentro con fuerzas, pero mi cerebro es monotarea. Solo miro hacia adelante y trató de erguir la postura para luchar con un típico dolor lumbar del corredor de larga distancia.
Ambos compañeros me hablan, me preguntan si quiero agua….. no soy capaz de mirarlos por si me quedo sin fuerzas…. en aquel momento creo que comprendí lo que significa llevar escolta y dejar de preocuparse por ciertas cosas.

Vemos a miguel angel donde nos sacó las mejores fotos; subimos la demoledora cuesta de alfonso XII del km 40 y trato de ver a lo lejos la puerta de alcalá, que significaba mi último hito antes de la llegada.
Las fuerzas son muy justas, no quiero beber, siento que no podría sujetar el vaso.. Al fondo la consigo ver……”Ya está”, pienso, "lo tengo".







Llegada

Artalejo:

Estiramientos, comentarios sobre los vivido y otra vez el grupo de RdF y familiares y amigos haciendo piña y recibiéndonos como si hubiéramos ganado la carrera. Luego muchas fotos disfrutando del momento. Lunes con molestias pero lo peor llegó el martes en muslos y gemelos, el miércoles retornamos el vuelo y a planificar la siguiente.

Mención especial mi permanente recuerdo durante toda la carrera para Pepe Leardi.

Y los siguientes comentarios;

ANTONIO SACRISTAN
Quiero dar las gracias a mi grupo que me acompañó hasta el km 30 salvándome así del muro, de hecho, en la maratón de ayer y por primera vez no lo vi. Gracias Sergio, gracias Buesa y gracias Aki.

ENNIO FATTIBONI
Felicitaciones a todos los valientes que acabaron y sobre todo gracias a quienes estuvieron alentando !!! Es una inyección de energía cada vez que un compañero te grita dando aliento (aunque después del km 30 dure muy poco…). Aunque es mi primera maratón, estoy más que contento con los 3:35:20
No tuve la sensación del muro en los últimos km, a mí me pareció más bien un túnel cuesta arriba de 7km donde no veía nada, ni escuchaba a nadie. Me ha quedado claro lo que significaba la expresión de que los últimos km no se corren con las piernas sino con la cabeza.
Impresionante Agustín y su amigo Daniel que me llevaron a un ritmo perfecto de 5min/km durante casi toda la carrera.
Como hoy todavía me duele todo, no me planteo si habrá próxima, pero a juzgar por vuestras experiencias, parece que esto de correr va creando adicción al masoquismo…

ALFREDO PASTOR
Por fin puedo decir que he disfrutado de una maratón. Y eso a pesar de que la lluvia durante los primeros kms parecía que nos iba a amargar el día. Finalmente incluso salió algo el sol; en general un día perfecto para correr.
Comencé muy conservador, quería llegar a la media con bastantes fuerzas para luego poder afrontar con garantías la segunda parte, que el año pasado se me atragantó bastante. Y con esta estrategia a lo "Stefano Baldini" (salvando las distancias jeje) fui pasando gente continuamente hasta el km 36, donde ya me estabilicé en un grupo donde iba la 3º española (que por cierto, como la animaban)... y de ahí hasta el final apretando los dientes para mantener el ritmo.
Finalmente 3h. 10 segundos, lo cual me anima para intentar la próxima vez bajar de las 3 h.


Howe:

La entrada al retiro estaba complicado, mucha gente animando y poco espacio para adelantar ( poca capacidad de giro a estas alturas…) Ver a la parienta y amigos cercanos a meta me alegra y lo que más es que son 3h35min, media hora menos que mi primer maratón y mucho mejor en cuanto a sensaciones….
Los primeros pasos al acabar son graciosos, como dos patos mareas Enio y yo nos movíamos en círculos intentando mandar el mensaje a nuestras piernas para parar…
Una vez recuperado el aliento y la estabilidad empezamos a aproximarnos hacia la zona de avituallamientos a disfrutar de los manjares de la llegada. Ahora pasado el tiempo lo que más recuerdo son los frutos secos y la chaqueta prestada por Enio para no helarme de frio mientras iban apareciendo el resto.


Sergio:

Por ultimo comentar la satisfacción del trabajo bien hecho, la entrada en meta con mi hija, el abrazo con mi mujer en meta.


Buesa:

Ya huele a meta, giramos a la derecha entre aplausos, entramos en Retiro acelerando el ritmo cada vez más, Juanan ya no puede acompañarme pero sigue corriendo por la hierba al otro lado de las vallas, sigo corriendo todo lo rápido que puedo, él anima a gritos paralelo a mi "vamos, sigue, sigue, sigue", paso grupos enteros de corredores, hay mucha gente. Veo muchos arcos antes de la meta, y me vuelvo a acordar de Málopez porque tengo que aguantar las lágrimas para salir sonriente en la foto al ver de nuevo a nuestras mujeres animando desde las vallas.

Miro el crono de meta, alzo los brazos y sonrío exhausto. Lo hice. Lo conseguí. Hace 20 meses pude correr 20 minutos. Hoy he corrido 4 horas y 17 minutos. Soy maratoniano y nadie podrá quitarme lo que eso significa para mi.


Aki:

El Retiro en sí, es la llegada…. desde el tablón de madera que la organización coloca para que el acceso a la entrada sea más sencillo, hasta la línea de meta.
Gente se agrupa a ambos lados del trazado, el bullicio es ensordecedor……. “vamos el último esfuerzo”, “levanta la cabeza, mira la meta”, “este momento es para ti” me dice el acompañante que informaba periódicamente a la familia.

Las vallas publicitarias y los arcos de los patrocinadores van ampliando el pasillo hasta la meta que no termino de verla.
Empiezo a recordar los videos promocionales donde se muestra la llegada de otros años y muchos corredores cogen a sus hijos en brazos para cruzar con ellos la meta. …. Menos mal que no ha venido Jorge, porque si no puedo levantar 33cl de bebida, mucho menos 12 kg de inquietos piel y huesos.
A lo lejos veo a Susana que se ha colocado en el mejor plano para sacarnos fotos perfectas….. nunca se creerá lo que pensé en ella durante toda la carrera.
Saludo a todos y busco a mi padre, menos mal que al final se acercó a vernos.

Ya no hay nada más que hacer, solo continuar con la misma inercia y cruzar la meta…….
Algo más de cuatro horas….. pero como nos decían los veteranos, el maratón es una carrera donde todos ganan…









Dicen que cuando te mueres, ves tu vida pasar en imágenes... ya he seleccionado unas cuantas de aquel día.









miércoles, 22 de abril de 2009

Preparativos para Mapoma

Señores, ya esta aqui.
No me voy a enrollar con algo que ya esta escrito por Dragonkik55. Para quien no lo conozca toda una leyenda en esto del correr.

Lectura muy recomendada:

http://dragonkik55.blogspot.com/2009/04/logistica-y-recorrido-de-la-carrera.html

lunes, 6 de abril de 2009

IX Media Maratón de Madrid ....... Respira


 

Una vez más tenemos un bloggero invitado.... mi hermano con muy poco entrenamiento, fue capaz de acabar su primera media maratón en menos de dos horas...... Esta es su historia;

“Respira, céntrate en la pisada y en la zancada, respira…” lo único que me viene a la mente tras la salida de mi primera Media Maratón es solamente eso. Mi objetivo: terminarla. Estoy con los RdF y para ellos es un entrenamiento más para su principal objetivo, la Maratón popular de Madrid. Antes ya han estado rodando unos 6 km. Me llama la atención que Sergio tiene la cara roja junto con unas cuantas gotas de sudor y pienso, “joder y ahora se va a meter una media maratón”.

Debo hacer frente a la carrera más larga que he hecho hasta ahora en mi vida. Puede que con anterioridad hubiese rodado durante unos 15 km como mucho… pero ¿21 km?, eso nunca. Así que trato de empezar a una velocidad constante. Poco a poco alcanzamos un ritmo que me resulta cómodo. A parte tanto mi hermano, como Dani y Sergio me preguntan con frecuencia cómo voy, y les contesto que bastante bien. Da gusto correr con este apoyo.

Llevamos 5 km y voy bastante bien, he estado hablando un buen rato con Dani sobre nuestros gustos. Me ayuda muchísimo a sobrellevar la carrera, compartimos impresiones sobre libros de fantasía, ciencia ficción… y sin darme apenas cuenta ya nos encontramos con el primer avituallamiento.

Llegamos al Km 7 y empiezo a acordarme de la vaselina que debí ponerme y que por pasotismo no hice… noto un rozamiento en el culo molesto de pelotas, “joder, como esto siga así puede ser un verdadero problema” correr arrastrando esta molestia y que encima podía haberse evitado es una autentica cagada de principiante. Ya en el km 9 este rozamiento va a más así que no me queda otra que adaptarme a la situación y resistir. Luego en casa me tocará pasar factura con la ducha (tela…)

Seguimos corriendo. Ya estamos en Plaza Castilla y ya queda menos para llegar al km 10. Trato de mentalizarme de que solo llevamos la mitad, hemos hecho 55 min y según la altimetría ya es casi todo bajada así que lo que queda debería estar chupado.

Otro avituallamiento, el suelo está lleno de agua, parece que ha llovido y las primeras mesas están vacías. Sergio y Dani se hacen con un par de botellas de agua que nos pasan a mi hermano y a mí. Con la de gente que había resultaba casi imposible hacerse con una botella.

Estamos en el km 12 y ese último avituallamiento no me ha sentado nada bien, debe ser porque nos ha pillado en plena subida… Es hasta el km 15 donde peor lo paso, me resulta duro tanto tobogán, tanta subida y bajada, tengo la sensación de que llevamos un buen rato corriendo cuando de repente veo el cartel de km 13, “¡Joder! ¿Solo 1 km llevamos desde el 12?, de eso hace mucho”, empiezo a notar mucha sobrecarga en los gemelos.

Se acerca el km 16, punto en el que hemos quedado con David para darme un último empujón y animarme a lo que resta de carrera, ya juntos se me acerca con una botella de agua, ”toma, ¿quieres?” “no gracias, acabo de pasar el ultimo avituallamiento en el km 15 y no me ha sentado nada bien”, seguimos, corriendo. La brigada paracaidista esta justo detrás entonando sus himnos militares lo que me motiva y me ayuda a distraerme.
Estamos llegando a la última cuesta, llevo ya un rato mentalizándome de que probablemente sea la cuesta más cabrona de esta carrera. Sube en el km 19 y termina en la fuente del Angel Caído. Es dura, realmente dura después de llevar 19 km corriendo. Hasta los Paracas se han callado. Dani les dice, “¡cantar ahora hombre!” y ellos responden “no, ahora no que estamos subiendo…” …jaja que cachondos.

Ya arriba en el km 20 estoy codo con codo con mi hermano. Dani y Sergio se han adelantado unos metros, mi hermano me anima, me dice “Venga que ya está hecho, no queda nada”. Llegado este punto tiene toda la razón, miro el crono y ¡sí!, puede que consiga hacerla en menos de 2 horas. Eso sería cojonudo, venga , venga… la gente se agolpa se empieza a estrechar mucho el camino de llegada, la gente anima y nos grita. Veo a David que aplaudiendo nos grita “Venga que ya lo tenéis” nos acercamos a los últimos arcos, ya veo el km 21… pero ¿cómo? ¿Por qué no ha terminado esto? Yo ya he hecho mis 21 km y aun no he pasado por la meta. Le pregunto a mi hermano, ¿qué pasa aquí? ¿cuando paro el crono?, me dice que siga que la meta es ahí delante, cruzando el arco. Lo pasamos, levanto los brazos y veo mi crono, el resultado 1:54:50. He conseguido hacer mi primera Media en menos de 2 horas.

Mi hermano me explica que la Media son 21 km y no sé cuantos metros, por eso hemos pasamos del km 21. Ya con Dani y con Sergio nos damos la enhorabuena, aparece David y me pregunta que tal, le digo que “bien bien en menos de 2 horas”, me da la enhorabuena él también, sus ánimos me han ayudado mucho.

Son las 14:00 del Lunes, y mi culo ya está mejor, tengo alguna molestia en la rodilla izquierda pero nada grave y tengo el honor de escribir la crónica de la Media Maratón 09 en el blog de los Runners de Fortuna ^^, pero el verdadero honor fue correr codo con codo con ellos este Domingo.


Además tuvimos la suerte de, por una vez, tener grandes fotos oficiales....; ahí van.















Y por supuesto el autor.......



Videos de la llegada;




miércoles, 1 de abril de 2009

XI Intercampus Getafe - Leganes



En la XI edición de la Intercampus tuvimos como runners invitados a mi hermano y cuñado, que parece que ya son presa de los efectos de las endorfinas de las carreras.
Le propusimos a David ser bloggero invitado para escribir su crónica; se ve que con la fatiga de aquel día no pudo decir que no....... ésta es su historia;

" 29 de Marzo….2:00am….4:00am….7:00am…o ¿son las 8:00 ya? ¿Me he dormido? Que follón de horas. Menudo día han elegido para cambiar la hora.
Los nervios no dejan ni que suene el despertador del móvil ni que el cuerpo, aparentemente, lo note.
Revisión del equipo y desayuno ligero (yogurt con cereales). Aparece por el pasillo Jaime y por el aspecto de su cara deduzco que no ha tenido problemas para dormir, es más, diría que podría dormir otras 3 horas más sin problema.

El cielo amenaza lluvia y hace frio…lo que me faltaba.

Nos metemos en el coche y cogemos rumbo a la maravillosa villa de Leganés. En poco más de 20 minutos nos plantamos allí y Aki ya está esperándonos con el coche aparcado en la meta.

8:30 y ya se ve bastante ambiente runner por la zona. Un grupo variopinto de atletas hacen cola para coger un autobús que imaginamos les llevará a la salida.

Primeras dudas: ¿dejamos aquí la ropa? ¿nos la llevamos? ¿llevas los imperdibles?...
Nos montamos de nuevo en mi coche, esta vez rumbo a Getafe. Aki nos va guiando hacia la estación de cercanías de Getafe como si hubiese vivido allí… ;-)

También hay ambientillo por aquí. Charleta banal en el coche mientras llegan el resto. Fuera hace frio todavía.

Ya están aquí!!! Puff que marrón…esta gente tiene mucho nivel…Bueno, vamos para allá.
Saludos y presentaciones. Coño Edu, ¿que tal? Dani y Agustín toman la iniciativa y nos dirigen hacia la salida para recoger dorsales. “Vamos calentando, ¿no?”….Glub!!! No jodas!!! Que yo si corro ahora no corro luego…que me canso pronto… Bueno intento seguirles. Jaime me acompaña y gracias a Dios la zona de salida no dista mucho de los coches.

Que ambientazo!!!. El estomago se me hace pequeño mientras llegamos a las colas para recoger los dorsales. Aki no encuentra su DNI….pufff menos mal que no me ha pasado a mi….típico fallo de principiante ;-). Cada uno en nuestro cajón recogemos dorsal e imperdibles sin problemas. ¿El 81?…que numero más bajo…eso será ¿bueno?, ¿malo? o ¿peor?...

Soy de los primeros en salir de la cola, junto a Agustín que ya tiene su dorsal puesto. Disimulo y hago como que ya me he puesto más de uno…no ha quedado mal del todo. El resto van llegando mientras Agustín me da consejos que escucho como hace un niño con su padre. Edu y yo coincidimos en que mis Brooks son muy estrechas en la puntera.

Los profesionales deciden volver a los coches a terminar de prepararse y a calentar de nuevo… ¿otra vez? Si yo ya estoy caliente…yo casi que me quedo aquí ayudando a Jaime a ponerse su dorsal…o a contar las grietas del suelo, o los brotes de hierba…
Sin apenas darme cuenta ya están todos de vuelta y nos dirigimos a la línea de salida. La gente trota por donde puede…la temperatura ambiente no acompaña, hace frio…o eso dicen, yo ya ni lo siento. Tensión.

Agustín propone calentar un poco mas hasta el Ayuntamiento...joder con el correcaminos… Me rajo de nuevo, no vaya a pasarme factura más tarde tanto calentamiento.

3 minutos para la salida y vamos cogiendo posiciones. Dani nos señala a un individuo sin camiseta que, al parecer, se permite el lujo de hacer flexiones/abdominales cuando termina la carrera. Buen intento de distracción, pero a mí ya no me tranquilizan ni los brazos de mi madre.

Bocina de salida. Miradas entre todos deseando suerte y dudas sobre cuál es la pancarta correcta que marca la salida. Cronos en marcha y nuestros amigos se distancian desde el primer momento.

Jaime y yo nos quedamos atrás a nuestro ritmo…bueno al suyo porque apenas puedo seguirle. 500m y ya le hago una seña para que continúe sin mí. Está claro que se ha preparado muy bien y es el momento de sacarle partido a tanto sacrificio. Yo no habría aguantado de haberle seguido. 

Prefiero reservar fuerzas e intentar acabar sin que me recoja el coche escoba.
Poco después del primer kilometro nos cruzamos con la cabeza de carrera…madre mía que ritmo. Veo incluso alguna fémina entre los 10 primeros. Me cruzo también con Aki y los profesionales, pero a Jaime no consigo verle.

Está claro, voy a ir toda la carrera solo, así que planeo mi estrategia: selecciono a alguien que me permita seguirle y me voy fijando metas. La primera es el puente del km 4. Es el punto de no retorno. Si lo cruzo ya no hay marcha atrás y tengo que seguir hasta el final…y sin que me pille el coche escoba.

Ya está aquí. Impone, pero no me castiga mucho…por lo menos se ve cuando acaba. La bajada me da un respiro para seguir hasta la siguiente meta.
Km 5, avituallamiento ¿Por qué la gente coge la botella de agua, la abre y tira la mitad al suelo?....pues nada, “donde fueres, haz lo que vieres”. El agua me ayuda a terminar de tragar la pastilla de glucosa. La madre que me pario, ¿estas pastillas las hacen para ayudarte o es un hándicap más?

Voy dejando unos grupos y uniéndome a otros. Algunos me dejan a mí… muchos…

El km 6 nos lleva al marco incomparable de un polígono industrial...menudas vistas. Por lo menos ya he superado la barrera psicológica de la mitad de carrera, aunque algunos ya habrán llegado a la meta. Creo que va siendo hora de tomarme la segunda pastilla. La altimetría mostraba un perfil prometedor para los 3 últimos kilómetros y seguro que llego muy justo de fuerzas. Sin darme cuenta voy pegado a una chica que, aparentemente, va sufriendo al mismo ritmo que yo.
Poco a poco nos ponemos en el 7. Aunque parezca increíble vamos recogiendo algún que otro cadáver. En el 7,5 hay un polideportivo con pista de atletismo… ¿unas series?

El 8 nos empieza a meter en el corazón de Leganés. Mi compañera parece que flojea y apenas me salen palabras de aliento. Sin darnos cuenta y sin haber pactado nada vamos haciendo relevos y pasándonos el testigo de tirar del otro.

Empiezo a ver runners que ya vuelven a sus casas con sus bolsas de corredor. Alguno de ellos se permite el lujo de bajar corriendo…que envidia. Si se pudiera comprar esa fuerza le compra un par de kilos a cualquiera de ellos.

Pufffff….seguro que estos ya están allí echando espuma por la boca por la espera…o incluso alguno se haya ido ya…espero que Aki por lo menos me espere en su coche.

Km 9, mas cadáveres ¿Qué suena?, ¿Qué es ese pitido? A mi Garmin le pasa algo. Como puedo miro la pantalla y apenas puedo leer un fatídico mensaje “Ritmo cardiaco elevado”...180 ps´s.
No!!! Ahora no. Intento normalizar la situación disminuyendo el ritmo, pero mi improvisada compañera se da cuenta y me dice “no me dejes ahora compañero”. Bueno, deben quedar unos 600 metros, así que un último esfuerzo y que sea lo que Dios quiera.

Entramos en el recinto universitario…esto parece que no se acaba nunca, pero doblamos la esquina y ya vemos el pasillo de meta.

Que follón de gente, música, megafonía... Estiro el cuello para ver donde está la pancarta de meta, es el mejor estimulo para conseguir terminar, pero según me acerco a ella descubro un estimulo todavía mejor:

A 20 metros de la meta, Aki, Jaime, Agustín, Dani y Edu me animan detrás de las vallas. Profesionales hasta en eso!!!. Toda una sensación.

Sonrío y me olvido de todo el sufrimiento.

Aunque ridículo, alzo los brazos en la línea de meta y como siempre, me olvido de parar el crono, pero lo he conseguido… por segunda vez.

Recojo la bolsa y nos hacemos la foto oficial con la camiseta…lógicamente Agustín va a por la cámara hasta su coche corriendo sito en el km 9…¿correrá también para “enfriar”?



En resumen: buena organización, recorrido feo y duro para un principiante como yo.

En cualquier caso, ya estoy pensando en la próxima.
"

Añado los vídeos de las llegadas:

Se ha producido un error en este gadget.