martes, 30 de septiembre de 2008

La Carrera Perfecta. (La organización con lagunas...)

El despertador estaba puesto a las 6:30h. pero a las 6:20 mi reloj biológico ya había arrancado.... "si algún día ésto del running no me quita el sueño, lo dejo".
Desayuno frente al pc que nunca descansa (mientras la familia duerme). Hoy tocaba revisar perfiles, ver si finalmente llueve o no llueve y analizar el recorrido por enésima vez. Como he pasado por ahí millones de veces, casi podía visualizarla mentalmente.

De todas formas, la sensación era distinta; varios del grupo no iban a participar y eso hace que pierda un poco de pulso; me gusta cuando participamos muchos.... Asi que tras coger el petate revisado catorce veces, enfilo M-30 dirección Retiro con la primera dificultad de la mañana: donde cojones aparcar. Solucionado de manera compleja en más de 35 minutos, comienzo a ver a artapeich que parece que nunca descansa, parece que con su amiguete llevan calentando 45 min. (porque no habré venido en transporte público).
Como sé que le gusta, le encomiendo el encargo de recoger chips y revisar dorsales; mientras espero al resto de corredores; asiduos del año anterior, que en lo que va de temporada están lesionados aunque parece no importarles. Y sobre todo la nueva promesa; un tallarín de 1,60 cm y 38 Kg que bien parecía un perchero con zapatillonas. A lo lejos, en primera línea de salida calienta Chema Martínez con un plano del trazado.....

La obligada visita al ropero comienza a irritarme; apenas un par de voluntarias sin intención de despeinarse, trataban de organizar los bártulos de miles de corredores que veían que no llegaban a tiempo a la salida. Otro imperdonable fallo de organización que se suma a los caoticos mostradores de recogida de inscripciones.
Carrera Perfecta, carrera perfecta.....

Milagrosamente llegamos a la salida 2 minutos antes del pistoletazo. El pequello tallarín me mira y me dice "Me acabo de recuperar de una lesión, no se si os podré seguir". su madre que lo escucha le obliga a ir a su ritmo, a lo que el joven ignora sin pensárselo.





Comienza a salir gente.... ¿Por qué nos pondremos siempre tan atrás?, así no hay quien corra luego. El joven, parece que me lee el pensamiento y alza el codo para abrirse paso cual rompehielos. todavía no llegamos a la alfombra de salida, el contador general muestra 2:54 y nos dicen por megafonía que Chema Martinez acaba de completar el primer kilómetro.

Qué épico es el Retiro.... cuantos kilómetros habré hecho en él, que impresionante llegada en la pasada edición del mapoma... y cuanta gente hay delante leches,..... además va a llover. Rápidamente nos quedamos cuatro runners: artapeich y su colega el futbolista, el pequello tallarín y yo. No paramos de vigilarle por si lo perdemos o le da una primera pájara, al fin y al cabo esta corriendo de ilegal por faltarle 3 años para edad minima de participación. Km 1; qué tal vas?, "bien" dice encogiendose de hombros. No le veo cara de aguantar mucho, pienso....(cuanto me falta por aprender). Km 2,5 Neptuno, punto que coincide con el Km 7,5 donde vemos una inesperada exaltación de las masas que están delante nuestro. Los coches de la organización que abren la carrera, preceden el paso de Chema Martínez que vuela como alma que lleva el diablo. A su ritmo y la cuesta abajo de ese punto, calculo que se estaría moviendo a 2:15.... impresionante. Hace alarde a su cercanía y saluda a grupo de populares cual Borbón en evento oficial.
Un pequeño jarro de agua fría, me invade.... no sé por qué, jugamos en distintas ligas pero...... además comienza la cuesta arriba de Alcalá hacia Sol.



Miro de reojo al pollo, que continúa sin sudar, y sin cambiarte el color de la cara. Un grupillo toca en el emblemático Km 0 en un justito escenario que la nobel organización ha preparado; suena distorsionado, quizá los músicos han madrugado mucho, quizá no había presupuesto para 2.000w decentes de audio.
Arenal, Opera, La Almudena y vuelta por Bailén..... En la web indicaban que habría avituallamiento en la almudena... allí na había ni Blas, tan solo un arco de uno de los patrocinadores.
La cuesta de entrada por Mayor de nuevo hacia Sol empieza a costar, mi Garmín me avisa que estoy llegando a mis pulsaciones máximas, miro la media de RC y observo que el corazón no va a descansar ese domingo... 176 ppm... mientras estoy en un debate interno en el que tengo que optar entre prudencia y frenar o sufrimiento y continuar, el pequeño tallarín, me dice "hay que apretar....¡ vamos !". Jodío niño.... tengo que seguir con ellos.

Ahora es cuando llega el avituallamiento; me pasan agua y me doy cuenta que no se beber moviendome a ese ritmo. Por miedo a atragantarme doy un tímido trago. Los tres le pasamos agua al pequeño que nos rechaza porque continúa perfectamente hidratado.
Cuesta abajo hasta el Paseo de Prado, serpenteando hasta la Cuesta de Moyano; completamos ese Km en 4:17, lo más rapido que he hecho hasta la fecha...... Uno piensa en nuestra querida Dehesa....

Nunca he tenido claro los porcentajes de pendientes. Pero en esos metros de libreros yo creo que debería ser del 7.000 %, mi Garmin ya no sabía que hacer para que bajara el ritmo... marcaba 195 y el cuerpo me aplica un correctivo en el costado derecho que me obliga a aflojar..... Quizá gracias al "re-pris" aun llevo un ritmo decente pero mis tres compañeros de carrera se me van, obligando a terminar los 2 km restantes conmigo mismo.
Que lento caían esos 2 km.... que despacio iba todo... yo creo que eso era "El Muro". O la tapia, o el pladur...
Comienza a llover, lo vuelve hacer todo más épico.... miro el tiempo que llevo y observo que van 47 minutos con algo.... "coño a lo mejor acabo por debajo de 50". Intento ir más deprisa pero no se que pasa que no se puede. Avanzo, avanzo.... veo la meta al final... vamos, vamos, vamos...... menos de 50, menos de 50...... .....
..... preparo el dedo para parar el cronómetro correctamente y no dejar escamar ni una décima..... ya está, ya lo tengo.....STOP...

Miro..... 51:26.... pequeña decepción, que rápidamente se va al analizar las medias por kilómetro. "La próxima vez será......., cuándo es?, el 19 en la del CSIC" ....
Veo a mis tres compañeros... el pequeño saltamontes parece que está algo sonrojado; por lo visto había apretado en el kilometro y medio final: 49:46 hizo el muy bruto. Vemos las promesas de las nuevas generaciones... alguno ya estaría pensando en representarle.

Vuelta a esperar el caótico guardarropa, la miserable bolsa de corredor tenía la aleatoria fortuna de contar o no con un reparador plátano. La mía era de las que no.
Despedida del grupo y reencuentro con la familia que ansiaba el momento de participar el la categoría de Chupetines.

Ahí van algunas instantaneas para inmortalizar el momento;





Chema la fecilitó;



Saboreando el dulce placer de la victoria.......o el sabor a aluminio barato;













Otra carrera más...... (tan solo llevo 5 en mi haber); de vuelta a casa, me encuentro pensando en la siguiente, confiar en no lesionarse, que haya el mismo ambiente..... La debutante me estira del brazo, "Cuando hay otra carrera de chupetines?....".
Me hace gracia descubrir que estabamos pensando lo mismo.

Duatlon Cross Boadilla 27 Septiembre 2008


Llegamos pronto mi amigo Isaac y yo a la salida para recoger los dorsales y nos dimos cuenta que nuestras bicis costaban menos que las ruedas o cambios de algunos y no digamos nada de los cuadros o frenos. Nos “regañaron” varias veces: entrar con el casco puesto para dejar la bici, pruebas de frenos, DNI,…

Salí con Alejandro a disfrutar de los 6km a pié y viendo el recorrido con su perfil me daban ganas de salir pitando al coche. Tras la 1ª crisis nos pusimos a rodar y completamos el circuito de 6,3 en 31,10 a una media de 5. Cambio a la bici y tratando de encontrar sensaciones en un circuito con subidas y bajadas con mucho peligro debido a las grietas en algunos tramos por la lluvia caída. En la 4ª subida importante perdí la referencia de Alejandro y me puse a mi ritmo de Barreiros - Pegaso. Completada la vuelta en algo menos de 20 minutos y con mucha prudencia en las bajadas.

En la 2ª vuelta empiezan a doblarnos las máquinas que te pasan por derecha e izquierda y en una de ellas casi me voy al suelo (2º susto). Se completa la vuelta en unos 20 minutos y empiezo a ver algunas caídas, gente llena de rasguños y recojo algunos cadáveres que empezaron demasiado fuerte.

Respiro en el inicio de la 3ª vuelta y rezo para que termine pronto y me baje a correr. Trascurrido 1 km veo nuevamente la ambulancia del Samur en el descenso de una curva algo peligrosa y conforme me acerco, una cara conocida pié en tierra con el brazo vendado al cuerpo. Nos cruzamos una mirada y una frase “¿Que Isaac hemos terminado ya?” Le llevan al clínico y me da las llaves del coche. Van él y a otro ciclista con la clavícula peor.

Ahora es cuando empieza la carrera para mi: bajando por donde puedo a la salida, no me quieren dejar entrar al sitio de transición, no encuentro la bici de mi amigo, no me acuerdo ni de la sed que tengo y me olvido del dolor de piernas que llevaba.

A la 1:30h llego al clínico y visitamos diferentes salas de espera, médicos, radiografías y tratando de levantar el ánimo a los 2 “claviculistas” ya con más dolores y descubriendo que la caída también les ha afectado al codo y glúteo de manera bastante importante. Tengo una sed de la leche y nadie tiene cambio de 5€. Tras lograrlo me empujo 1 cola-cola y 3 botellas de agua casi sin respirar. Llamadas tranquilizadoras a familiares.

Por fin termina el duatlon a las 18:30h, sin comer y camino de Parla. Compramos en una farmacia todo el material de dopaje necesario para aliviar los dolores y 1 barrita de miel para cada uno. Lo dejo en casa y aguanto con él para que el chaparrón casero no sea muy duro con frases como: Ya te lo dije, no tienes edad, siempre eres el mismo, pero viéndole la cara que llevaba no pasó de ahí.

Afeitado y ducha para ir de cumpleaños de un niño en el que me comí hasta el cartón de la empanada.

lunes, 29 de septiembre de 2008

II Maraton Do Miño, por relevos

Fin de semana completo. Después de un sábado espectacular disfrutando de las termas que la ciudad de Orense ofrece a sus visitantes y un tiempo envidiable ( algunos del grupo corriendo en Madrid la perfecta con algo de lluvia... jeje).
Domingo 8:05, el día pinta soleado, pero de momento el termometro no sube, que en Orense puede pegar de lo lindo. Primer problema de la mañana. No encontramos ningún bar donde desayunar. Los nervios a flor de piel para los dos primeros relevistas, Carmelo calentado por las calles peatonales cercanas a la salida en la Plaza Mayor. Sergio intentando decidir si tomar o no algo antes de la salida.
Por cierto, el primer bar en abrir no lo hizo hasta las 8:30!! menos de media hora para el pistoletazo.
El ambiente era de tensión y a la vez de felicidad, aproximadamente 1000 corredores y/o andadores estaban listos para el chupinazo de arranque. La jornada sería larga para algunos. El control de la prueba se cerraba sobre las 17:00 de la tarde.

La prueba discurre por el casco antiguo de Ourense, para una vez cruzada la universidad bajar al nivel del rio. A partir de aqui no abandonamos el Miño
para continuar las siguientes vueltas descubriendo
veredas, puentes y parques que lo rodea.
El primero en llegar de nuestra tropa es Carmelo
que con 56 minutos llega dándolo todo a la zona de relevos.
14 Km en 56 min!!! eso es correr...
Lo demás tonterías. El relevo de Carmelo, Luis, esta preparado
y sale como un tiro.





Ya va faltando menos para nuestro relevo, por problemas
logísticos y más que nada para que yo no sufriera de cuidador
de tres criaturas de golpe, decidimos realizar un cambio de
última hora y en vez de salir Buesa salgo yo a darlo todo en
cuanto aparezca Sergio. Qué nervios!!
Quizás de lo mejor de estas carreras sea la tensión del relevo.
No saber en que minuto aparecerá...
Antes de nada, voy a calentar al menos unos minutos para que no me pille en frio..
Con un tiempo de 1h 9 min aparece Sergio en buen estado y me lanzo a ayudar con la ardua tarea de quitar el velcro con el chip.



Arranco con muchas fuerzas y enseguida recuerdo la distancia, son 14 y pico... relaja me repito. Nos han desviado por una carretera, que además nos supone unos 180 mts a añadir, no tan bonito pero en peores plazas hemos toreado...
Adelanto a Jose Antonio, el amigo de Casiano que lleva 108 maratones a su espalda. Total na' unos 4,500Km más o menos. Continuo cogiendo a grupos de 2 ó 3 corredores. No voy muy fuerte, más bien conservando para evitar sorpresas. Sigo rodando entre 4:20 y 4:30,
Las sensaciones son buenas, esta claro que vamos en sentido descendente.
La idea es correr por pulsaciones. No llevo mucho tiempo entrenando desde el parón de verano como para darme la paliza y cascar en el 10, que ya nos conocemos.
No todos los kilometros están marcados , de repente te encuentras algún cartel de referencia, así que el forerunner es mi guía.
Consigo alcanzar a un pequeño grupo rodando sobre 4:30/4:40 y en el cual un corredor veterano intenta una y otra vez engancharse para no perder ritmo.
Me estoy agobiando, no me lo quito de encima y tampoco quiero apretar mucho. Me quedan 7 Km segun el garmin.
Al final cae él solo, pasado el puente para cruzar al otro lado del Miño y comenzar la subida engancho a otro grupo de gallegos muy majetes que van a por los 42Km! Vamos a 4:35 y la media la pasaron en 1h42. Van tan frescos, me cuesta pasarles así que a darle a la humeda y que me lleven a Meta.
Antes de entrar, lo damos todo... Tanto que los 20 metros hasta mi relevo (Dani) me cuestan más de lo esperado.
Dani arranca y comienza la tercera y última vuelta.
Platanos, Sandia, Acuarius, mucha agua y voy empezando a ser persona..
Ya en la meta, empiezan los nervios del fotógrafo. Pasan dos minutos de las tres horas y sigo esperando la llegada de Paco. Con un tiempo de 3:03 concluye el equipo de Carmelo, Luis y Paco.













Dani parece que se retrasa desde las 3:23 estamos pendientes de verle asomar cruzando el puente romano para llegar a meta. Diana, su mujer me confiesa; "Esto es cuando peor lo paso, ¿estará bien?" Me pregunta. Y yo pienso por dentro: estará disfrutando como siempre...
Por fin asoma, conseguimos animar al tímido de Javi para que corra con él los últimos metros y aún con despiste de meta incluido dejamos el crono en 3h30min. Equipo Buesa, Sergio y servidor.

Una vez repuestas las fuerzas con el pedazo avituallamiento: bocatas, barritas, acuarius, fruta a discrección... nos dirigimos al hostal para la merecida ducha.
Eso sí, despues de recoger la impresionante bolsa del corredor ( gorra, camiseta, botella Ribeiro, lomo, calcetines, chocolates, etc...)
Un placer de carrera. Marcada en el calendario. El año próximo tendrá mayor presencia de participantes, esperemos que no pierda el encanto y siga enganchándonos para volver.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Prueba superada: II Duatlon de Cercedilla

Ayer, día 13 de Septiembre de 2008, tras un año y tres días sin fumar completé este exigente Duatlon de Montaña en la bella localidad madrileña de Cercedilla.

Era la primera vez que me enfrentaba a una prueba como esta y, para mantener los nervios a raya y también por ser un poco precavido, el pasado jueves me acerqué hasta el circuito a hacer un entrenamiento de reconocimiento con la bici que era lo que más me asustaba. Las primeras rampas me hicieron ver que aquello iba en serio y que iba a sufrir. Además, aunque había intentado construir el circuito en el FR-305 a partir de Google Earth no fui capaz de terminar el recorrido. De todos modos, y debido a las tormentas de ese mismo día, finalmente el recorrido de bicicleta de montaña tuvo que ser modificado por la organización y se redujo de 4 a 3 las vueltas necesarias al circuito de 4Km. Por lo que iba con la información de perfiles y mapas de la página web.

Así que la mañana de la prueba tenía unos nervios que me subía por las paredes, dormí bien por la noche, comí a base de plátanos y arroz y a las 16:30 estaba con toda la familia en el Polideportivo de Cercedilla recogiendo mi dorsal, el chip, los imperdibles, etc...

Después de inspeccionar la zona de boxes y localizar mi puesto en los mismos, me puse a preparar todo el material mientras iban llegando el resto de participantes. Las fotos de rigor con la familia, y a colocar todo en la zona de transición. ¿Dónde pongo el casco? A ver cómo lo hace este de aquí al lado... ¿y las zapatillas? ¡Joder, aquí todos con velcro y yo con los cordones! Bueno, tampoco creo que los 30s que voy a perder en el cambio de zapatillas sea tan importante :-). Al fin dejé todo a mi gusto y listo. Un poco de calentamiento al trote y...

LINEA DE SALIDA

Un total de 150 participantes y yo al final del todo, a la espera del pistoletazo, los nervios a flor de piel, miro a la familia, saludo y ¡pum! Allí salen todos como alma que lleva el diablo y en pocos metros ya hay un pelotón de participantes destacado.

PRIMER SEGMENTO A PIE (4km)

Los primeros 500 metros cuesta abajo para iniciar la subida por el conocido Camino del Calvario, que bien merece su nombre. Tranquilo, me digo, que queda mucho por delante y lo tuyo es la bici, ¡qué iluso!. Sin embargo, para mi lo peor no fue la subida constante hasta el km 2, sino la bajada de después por sendas con piedras sueltas, rocas y arena donde por miedo a lesionarme un tobillo y por mi falta de técnica me pasan varios corredores. Tras subir de nuevo los 500m que antes habíamos bajado, entro en boxes con un tiempo de 23'16". Muy lejos del ritmo que había previsto, con malísimas sensaciones y las pulsaciones disparadas. De hecho, en ningún otro momento de la prueba las volví a tener tan altas... posiblemente los nervios del principio o, más probable, un calentamiento insuficiente. Voy buscando mi bici y me encuentro con que la han puesto al otro lado de la barra de sujeción horizontal, así que tengo que agacharme por debajo de ella, me coloco el casco, cambio las zapatillas y pillo la bici...

SEGMENTO CICLISTA (12km)

salgo de boxes y me dice el de la organización que apuntaba los dorsales ¡venga encima de la bici! y yo pienso "este espera que salte al sillín como los de la tele o algo así", nada más lejos de la realidad, me subo como puedo y hasta que no oigo los aplausos de la familia no soy capaz de dar dos pedaladas seguidas. 100m, curva a la derecha y la primera rampa aún sobre asfalto. Aquí, al ver a gente con el pie a tierra, las malas sensaciones que traía y pensar que sólo había terminado 4km estuve a punto de abandonar. Sin embargo, superé la primera rampa de asfalto y al llegar a la primera de tierra perdí tracción atrás y me bajé de la bici. La rampa en cuestión no podría tener más de 10m pero es que me sentía vacío. Me vuelvo a montar en la bici y sigo subiendo, en la siguiente trialera y esto sería el km 1 me pasa uno de la organización con moto de trial y me dice "ahora os ponéis a un lado, que viene el primero que parece que no es cuesta arriba, ¡cómo va el tío!". Después de esto me dije "por lo menos vamos a acabar esta primera vuelta". Así que terminé de subir a pie, recuperé en un falso llano de 1km más o menos y tras coronar una nueva pendiente empecé un peligrosísimo descenso por trialeras con piedras sueltas, rocas y pasos muy técnicos donde se produjeron varias caídas. Aquí empecé a pasar a gente que bajaba con prudencia o andando, y esto me hizo superar las malas sensaciones. Me convenció de que podía terminar la prueba. Ya en la segunda vuelta subí mucho mejor (sufriendo) y en la bajada tenía una sensación de euforia total, conocía el descenso de la vuelta anterior por lo que bajé más prudente, recuperando y muy cómodo en la bici. De nuevo adelantando a gente, alguno de ellos me había pasado subiendo en lo que fue una constante: yo bajaba arriesgando pero sufría mucho subiendo. En la tercera vuelta, subí las rampas como pude, echando pie a tierra en varias ocasiones, y en el último kilómetro de bajada cuando había recuperado varias posiciones reventé la rueda delantera...maldiciendo me puse a andar, me pasaron los que acababa de adelantar alguno de ellos al grito de "¡al final has pincha'o!". Tras andar unos 100m un chico que había de público me dijo "¿Has pinchado? ¡Venga! Lo tienes aquí al lado, yo que tú me subía y que sea lo que tenga que ser..." o algo así, le hice caso y me subí en la bici. Evidentemente el tiempo me daba igual pero en este último kilómetro perdí unos 2 minutos, aunque los doy por bien empleados a cambio de no haber pinchado en ninguna de las otras dos vueltas.

SEGUNDO SEGMENTO A PIE (2km)

Cuando entré en boxes para la transición no podía ni ponerme las zapatillas de correr, este fue el segundo momento en el que pensé en dejarlo. Casi me quedo allí, cuando me calzaba las zapatillas me parecía que se me iban a acalambrar los gemelos, tenía las piernas cargadísimas y respiraba con mucha dificultad... pero volví a salir del bache y empecé a correr con pasos cortos y la sensación de llevar las piernas de otro demasiado revolucionadas. La primera cuesta arriba me hizo ponerme a andar, no más de 100m pero ya estaba agotado, me crucé con un rebaño de cabras y el pastor me miró con cara de "¡vaya como va este!". Al llegar arriba empecé a correr de nuevo, y a animarme en voz alta a mi mismo, ya feliz por haber superado el último escollo. En los últimos 500m aunque cuesta arriba, al oir la música y sabiendo que lo iba a conseguir me llenó una emoción tremenda, con lágrimas en los ojos crucé la meta y me dirigí a besar a los míos que me esperaban al grito de ¡campeón!.

No me acordé de parar el cronómetro hasta 5 minutos después... ¿qué importaba?
Se ha producido un error en este gadget.